México y la OPEP: por qué el gobierno de AMLO se convirtió en el gran obstáculo del plan de la OPEP para aumentar el precio del petróleo

No es habitual que México sea el que lleve la voz cantante en un encuentro de los principales productores de petróleo del mundo.

Pero este jueves lo hizo, al dar un sonoro golpe sobre la mesa y negarse a reducir su producción de crudo en la cantidad que le pedían el resto de miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados (OPEP+)

El grupo respaldó un acuerdo para reducir la producción global de crudo en más de una quinta parte en un intento por estabilizar así unos precios que ya están fuertemente golpeados desde antes del inicio de la pandemia del coronavirus.

Pero la imprevista negativa de México -e incluso su abandono de la mesa de negociaciones- encendió las alarmas y propició la entrada en escena de un actor no menos inesperado: Estados Unidos.

Según reveló este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador, su homólogo Donald Trump se comprometió personalmente a asumir el recorte que la OPEP le exigía a México para salvar el pacto.

Por qué el gobierno de AMLO estuvo a punto de hacerlo saltar por los aires por aferrarse a mantener la producción es una de las preguntas que muchos expertos se hacen en el sector.

Sobre todo porque incluso, en parte, esa producción que defiende resulta a pérdida debido al histórico colapso y actual desplome de precios del petróleo.

Miles de personas, sin embargo, celebraron en redes sociales lo que consideraron una clara victoria por parte del gobierno de AMLO en beneficio de los intereses económicos de México.

Discusión de diez horas

La reunión virtual de este jueves de la OPEP+ fue, cuanto menos, tensa y vertiginosa después de que México se convirtiera en el único de los países que no quería respaldar el acuerdo planteado.

Tras más de diez horas de conferencia, la secretaria de Energía mexicana, Rocío Nahle, se negó a aceptar la petición de que su país redujera la producción en 400.000 barriles por día -después fue rebajada a 350.000- y limitó su contraoferta a 100.000 barriles.

México en el consenso para estabilizar el precio del petróleo en la reunión de la @OPECSecretariat ha propuesto una reducción de 100 mil barriles por día en los próximos 2 meses. De 1.781 mbd de producción que reportamos en marzo del 2020 disminuiremos a 1.681 mbd. @GobiernoMX

— Rocío Nahle (@rocionahle) April 10, 2020

Según medios especializados, varios de los presentes en la reunión se molestaron al entender que la propuesta de ajustes de Nahle se basaba en la producción futura con la que México pretende cerrar el año y no en la actual, que fue la línea de base tomada por el resto de países.

Gonzalo Monroy, de la firma Monroy Energy, señaló también en el diario “El Universal» que la reducción sugerida por México podría solo afectar a las empresas privadas, ya que la producción de la estatal Pemex estaría casi garantizada.

Pantalla de la videoconferencia de la OPEP+
La tensa conferencia de la OPEP+ se prolongo por unas diez horas este jueves. BBC/Twitter @RocioNahle

Pero tras el acuerdo fallido, López Obrador desveló que Trump le llamó en la noche del jueves para preguntarle por qué no había aceptado.

Tras su conversación, EE.UU. aceptó reducir otros 250.000 barriles de su producción para asumir los recortes que México no quiso hacer, y que ascendían al 23% de su producción total.

“Nosotros nos sostuvimos hasta el final, porque nos ha costado mucho esfuerzo aumentar la producción», justificó el presidente mexicano, quien insistió en que fue un “rotundo fracaso» que gobiernos anteriores la dejaran caer “durante 14 años consecutivos».

AMLO confío en el buen resultado del acuerdo alcanzado.Se espera que con esto aumente el precio del petróleo crudo y que esto compense, pero sobre todo se ayuda a estabilizar la economía, los mercados, y consideramos de mucha utilidad. México está aportando».

Trump confirmó su trato con México horas después, pero subrayó que será una especie de préstamo y que aún no está aprobado.

“Ellos nos lo reembolsarán luego, cuando estén listos», dijo a la vez que destacó la buena relación con México por su trabajo conjunto en la frontera para frenar la entrada de migrantes indocumentados.

Tras conocer la noticia, miles celebraron la férrea postura que mantuvo la secretaria de Energía al considerar que defendió los intereses de México e hicieron viral en Twitter el hashtag #RocioNahleMeRepresenta.

“Fijación» de AMLO

Pero la demanda y precio del petróleo actual, resistiendo los coletazos de la crisis económica y ahora en plena emergencia sanitaria mundial por el covid-19, poco tienen que ver con los de hace una década.

Así, mientras otros países apuestan por reducir gastos o incluso su producción, resulta cuanto menos llamativa la firme apuesta de México por mantener su número de barriles en un escenario general de desplome del crudo.

Pemex
La petrolera estatal Pemex, que enfrenta una de sus peores crisis de producción en las últimas décadas, sigue siendo una de las prioridades del gobierno mexicano. BBC/Reuters

Tanto, que en su presentación del plan de reactivación económica el pasado domingo, AMLO dejó claro que uno de sus proyectos estrella seguía adelante pese a la pandemia: la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco, su estado natal.

Duncan Wood, director del Instituto México del Centro Wilson de Washington, criticó la negativa del gobierno de AMLO durante la reunión con la OPEP+.

“No aprovechar una oportunidad para estabilizar los precios del petróleo en un momento en que cuesta más bombear mucho del crudo mexicano que el precio de mercado es increíble», tuiteó.

Según el experto, en un momento de precios tan bajos para el petróleo, tiene mucho más sentido económico importar crudo para una refinación doméstica que incrementar una producción que da pérdidas.

Para explicar esta postura, Wood y otros analistas destacan el hecho de que en la estrategia petrolera de AMLO estén pesando más otros factores que los puramente económicos.

“El petróleo es un tema político para el presidente, es prioridad política número uno para él. Cree que México debe mantenerse como un productor muy fuerte, al margen de cualquier otra consideración», le dice a BBC Mundo David Shields, consultor de la industria energética.

AMLO
AMLO celebró este lunes no haber cedido ante las exigencias de recortes de producción que pedían el resto de países de la OPEP+. BBC/Presidencia de México

“El presidente tiene una fijación en la producción de barriles de petróleo y no esta viendo los precios. Creo que México no ha entendido que esta no es una crisis común del mercado petrolero», añade.

¿Tendrá consecuencias?

México vendió como una especie de triunfo el no haber firmado los recortes de petróleo que le exigían este jueves.

Está por ver si eso le pasará factura de algún modo respecto al resto de países productores, que sí aceptaron el acuerdo.

Shields cree que, cuanto menos, es evidente que afectará a su imagen y reputación. “Los demás productores y exportadores lo ven con malos ojos, México está quedando mal», dice.

Dmtri Peskov, vocero del gobierno de Rusia, se mostró convencido este viernes de que el recorte acordado tendrá una influencia “extremadamente positiva» en los mercados internacionales, “que se reforzará aún más después de que se uniera también México».

Pero según Shields, ni los 400.000 barriles diarios de reducción que le exigían inicialmente a México ni los compromisos tomados por el resto de países están a la altura de la grave situación por la que pasa el crudo.

“El problema exige un recorte global de al menos 25 millones de barriles diarios y ese grupo de productores está exigiendo alrededor de 10 millones, así que no es suficiente», pronostica.

Refineria en Reinosa de Pemex.
Expertos consideran que ni el compromiso de México ni el del resto de la OPEP+ por reducir su producción petrolera será suficiente para estabilizar los precios del crudo. BBC/Reuters

Shields opina que el pacto de la OPEP+ no deja de ser “algo simbólico» pero no conseguirá la recuperación del precio del petróleo en el mercado internacional.

“Eso solo ocurrirá cuando se logre vencer al coronavirus y se tenga una recuperación de las economías internacionales. Solo con eso se logrará un precio del petróleo más alto», concluye.

AMLO, aunque se refirió muy brevemente a la importancia de buscar opciones de energías alternativas y “no apostar todo al petróleo» por ser un producto no renovable, volvió a dejar claro este viernes que no piensa ceder.

“Por esta circunstancia especial, por esta crisis mundial, vamos a cumplir con nuestro compromiso de disminuir la producción; pero esto va a ser temporal y vamos a seguir extrayendo petróleo (…). Vamos a seguir con la política de refinar en México».