Poca demanda en buses y microbuses que viajan hacia las playas de Carazo

La situación económica que atraviesa el país desde abril del 2018 a raíz del estallido social, sumado al desempleo y ahora con la llegada al país del coronavirus, conocido a nivel mundial como Covid-19 y que ya suma ocho casos en tierras pinoleras, los nicaragüenses se la están viendo difícil.

Podría decirse que esta Semana Santa decidieron quedarse en casa ante el llamado de la Organización Mundial de la Salud (OMS), organizaciones y personalidades que han realizado campañas como una forma de evitar la propagación de esta pandemia que azota al mundo.

Lea además: Veraneantes se ausentan de las playas de Rivas por temor al Covid-19

Poca afluencia de pasajeros hacia los balnearios de Casares y La Boquita. A mediodía de este viernes así se veían salir los buses hacia esos destinos turísticos. pic.twitter.com/prADSmFFct

— Mynor Garcia (@Mynorjgn) April 10, 2020

Un ejemplo vivo de la precaria situación se ve en el sector transporte, específicamente de los que viajan de Diriamba hacia las playas de Carazo, donde la poca afluencia de pasajeros es visible.

Esta Semana Santa no ha habido filas como en ocasiones anteriores. Mynor García/LA PRENSA

“Ahorita está un poco malo, no hay muchos pasajeros, parece que las alzas producidas por el coronavirus ha afectado, solo ahorita (1:09 p.m.) he dado dos vueltas y comúnmente a esta hora ya he dado 3 vueltas para completar las 4, salí de Huehuete a Diriamba, ambas vueltas las hemos hecho vacías, siempre se espera que en Semana Santa se puede ganar un poquito más», dijo Gasmel Eliecer, quien se desempeña como ayudante.

Así mismo añadió que no ha habido filas como en ocasiones anteriores, esta vez les toca esperar a los pasajeros y en la carretera tampoco encuentran usuarios. “La gente no quiere salir parece».

Lea también: Instalan lavamanos improvisados en dos buses que cubren la ruta Matagalpa-Waslala

En total son 8 microbuses y 7 buses los que están trabajando estos días santos de Diriamba hacia las playas, saliendo cada 40 minutos los microbuses y los buses cada 50.

Por su lado, Mykel Antonio Parrales, manifestó que desde el lunes ha estado “malo». “Hemos estado saliendo solo con la capacidad que son 8 personas, este jueves estuvo palmado, algunos buses dieron dos vueltas, otros dos vueltas y media, hemos estado resintiendo esta situación desde los tranques y ahora por el problemas virus, la gente tiene miedo y ya no sale, se hacían unos filones antes y ahora no se ha visto eso, lo que ayuda es el diesel, si estuviera caro el diesel ni los buses estuvieran trabajando, llevamos un poquito de ganancia», refirió.

Los transportistas esperan de que en el trascurso del fin de semana, haya más asistencia de veraneantes para sacarle algo de ganancias.

Puede interesarle: Farmacias y pulperos en Diriamba toman sus propias medidas de seguridad ante Covid-19

Los precios del pasaje se mantienen así. En buses ordinarios, el pasaje hasta Casares y La Boquita cuesta 20 córdobas y en interlocales 25. A Huehuete cuesta 26 en interlocales y a Tupilapa 30 y 35 córdobas.