Policías orteguistas irrumpen en casa de Ruth Matute, excarcelada política y secuestran a su esposo, también excarcelado

En horas del mediodía, el opositor Danny García, quien estuvo preso entre octubre del 2018 y junio del 2019 por haber participado en el levantamiento popular de hace dos años, fue secuestrado en Masaya por la Policía Orteguista.

Un día antes, el Jueves Santo, la policía del régimen apresó a otros cuatros monimboseño señalados de estar vinculados con la explosión de una bomba artesanal en el barrio San Carlos de esta ciudad entre la medianoche del martes último y la madrugada del pasado miércoles.

Lea también: Dictadura pone en riesgo la vida de los reos en La Modelo ante el peligro del Covid-19

La captura de Danny García al mediodía de hoy viernes, fue denunciado a través de las redes sociales por su esposa, Ruth Matute quien también es expresa política. Matute, durante los cinco meses que estuvo en prisión cobró notoriedad pública; porque su vida estuvo en peligro en el penal de Mujeres La Esperanza: porque las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional, se negaban a llevarla al médico para cambiarle el marcapasos.

La denuncia

En el vídeo que circuló en las redes sociales, Ruth Matute entre sollozo denuncia que varios policías se llevaron preso a su marido, Danny García García cuando almorzaban en familia en su casa en el barrio Monimbó.

“No sé que daño les hago con la bisutería que vendo. Ellos ( los policías) nos tratan de delincuentes cuando los delincuentes son ellos que se llevaron la bisutería que vendo para darle de comer a mi familia», reclama la exprisionera política.

Danny García, es primo de los hermanos José Domingo Ñamendi González, Norlan González y Milton Pavón Alemán quienes fueron apresados la mañana del Miércoles Santo en distintos lugares del barrio indígena de Monimbö en Masaya.

Lea también: Cuatro pobladores de Monimbó secuestrados en redadas de la Policía Orteguista

Carolina Sánchez, esposa de Norlan González aseguró vía telefónica que cumplida la tarde de hoy viernes las 48 de la detención de su marido y sus cuñados Milton Pavón y José Ñamendi, las autoridades policiales de Masaya todavía no les daban razón si los pondrían libres o la Fiscalía los acusaria en los tribunales. “La Policía todavía no nos dice que va pasar con nuestros familiares “, expresó Carolina Sánchez.