Trump: «México se ha comprometido a producir 100,000 barriles menos”

El presidente Donald Trump señaló hoy que Estados Unidos está “en conversaciones» con diversos países productores de petróleo y aseguró que México “se ha comprometido» ha reducir su producción, ante la bajada del precio del crudo en las últimas semanas.

“EE.UU. estableció conversaciones anoche con México, Arabia Saudita, Rusia y estamos negociando con los países de la OPEP (…). México se ha comprometido a producir 100.000 barriles menos”, dijo Trump en un rueda de prensa celebrada en la Casa Blanca.

El mandatario desveló que el jueves habló del asunto con su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, con quien dijo tener “una gran relación».

“Hablando con el presidente [Obrador] me dijo que tienen un límite. La OPEP tiene un límite diferente, una reducción en torno al 23%. Así que lo que he pensado que podemos hacer -no sé si será aceptado, ya lo veremos- es que EE.UU. ayude a México por el momento y ellos ya nos lo reembolsarán más adelante», explicó.

Lea además: FMI augura a nivel mundial la mayor recesión económica desde la Gran Depresión en 1929

Las palabras de Trump se producen en un momento en que el crudo ha alcanzado precios mínimos históricos, debido a la baja demanda derivada de la pandemia y a la guerra de precios emprendida hace unas semanas por Rusia y Arabia Saudita.

“Nosotros estamos alcanzando el límite de nuestras reservas, no sabemos ni dónde almacenarlo, nos vamos a quedar si sitio. Se están utilizando barcos para almacenarlo, nunca se ha visto algo así. Para empezar, había una producción excesiva y después llegó el virus, y así se perdió el 40% del valor», explicó.

El presidente señaló que, ante esta situación, todos los países implicados han acordado reducir la producción; aunque reconoció que la situación puede beneficiar a los ciudadanos y a algunas compañías, como las aerolíneas: “Para algunos es bueno y para otros, no».

Nuevo acuerdo entre China y Venezuela

Preguntado sobre el acuerdo alcanzado entre el presidente chino, Xi Jinping, y el presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, para hacer frente a la pandemia por el COVID-19, Trump se limitó a decir: “No estaremos contentos si se produce».

Puede interesarle: Gobierno encargado de Venezuela anuncia comisión para la lucha contra el narcotráfico

Cuando la periodista insistió en preguntar al mandatario si le preocupa que Pekín y Caracas estrechen lazos, Trump bromeó y dijo: “A mí todo me preocupa, por eso no duermo por las noches».

Comparto el comunicado, a propósito de la amena conversación telefónica que sostuve con el presidente Xi Jinping, a quien expresé toda nuestra admiración hacia el pueblo chino y el agradecimiento por la solidaridad y la cooperación con Venezuela. pic.twitter.com/i8kTpAC9Is

— Nicolás Maduro (@NicolasMaduro) April 10, 2020

El impacto de la pandemia

Trump recalcó el trabajo de las autoridades y el esfuerzo de los ciudadanos, que, según dijo, permitirá al país superar la pandemia con muchas menos víctimas de lo inicialmente previsto.

“Vemos claros signos de que nuestra agresiva estrategia está salvando incontables vidas», sostuvo, antes de apuntar que cree que la cifra total de muertos rondará los 60.000.

“Cuesta creer que con 60.000 [muertos] puedas estar contento jamás, pero son muchos menos de los que se nos dijo en un principio», afirmó al recordar que las primeras estimaciones apuntaban un rango de muertes de entre 100.000 y 240.000.

Según los últimos datos divulgados por la universidad Johns Hopkins, a día de hoy, 475.749 estadounidenses han dado positivo por COVID-19 y 17.925 han perdido la vida.

Trump volvió a descartar que la posibilidad de someter a toda la población a pruebas diagnósticas para detectar el nuevo coronavirus sea un requisito de cara a volver a la normalidad. Al ser preguntado cómo será posible saber si el brote está remitiendo, el presidente se limitó a señalar: “Lo sabremos porque la gente ya no estará yendo al hospital».

Lea también: Dimite secretario interino de la Armada de EE.UU., tras insultar a capitán de un portaaviones

En este sentido, la doctora Deborah Birx, que forma parte del equipo designado por la Casa Blanca para gestionar la pandemia, recalcó que la COVID-19 es una dolencia que no da señales de “alerta» por lo que, según dijo, la Administración está desarrollando “una estrategia de testeo».

Trump, en cualquier caso, insistió en que no ordenará que la economía vuelva a abrir hasta que las autoridades sanitarias le indiquen que es posible hacerlo, pero anunció que el próximo martes presentará a un equipo de expertos que se centrará en los aspectos financieros de la pandemia.

“Esto —dijo— va más allá de la economía. Yo lo llamo el Consejo para Reabrir Nuestro País».

Enfrentamiento con la OMS

El presidente volvió a mencionar a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a quien viene criticando duramente desde hace días por su gestión de la pandemia.

“Vamos a realizar un anuncio sobre la OMS en el algún momento de la próxima semana», adelantó, sin dar más detalles. A comienzos de semana, Trump aseguró que su Administración estaba estudiando la posibilidad de congelar su aportación económica a este organismo dependiente de las Naciones Unidas.

Al ser preguntado por los detalles de su decisión, Trump rechazó hacer más comentarios hasta la semana próxima.

“No he querido hacerlo en Viernes Santos, no he querido hacerlo antes de la Semana Santa y no he querido hacerlo hasta que contemos con toda la información», zanjó.