La Esperanza del Domingo de Pascua

Este domingo 12 de abril, los cristianos celebramos la resurrección de nuestro señor Jesucristo al segundo día de su crucifixión.

Para los nicaragüenses, además del regocijo que nos da la resurrección, este es un día muy especial ya que nos renueva la esperanza de que pronto tendremos un país próspero justo y sano, derrotando pacíficamente a las dos plagas que nos golpean y amenazan: la de nuestros gobernantes, y la del virus.

¿Porque nos renueva la esperanza?

Primero porque la palabra pascua proviene del hebreo “Pesaj” que celebra la liberación, hace 3470 años, de los hebreos de los egipcios y su éxodo a la Tierra Prometida. A los israelitas les tomó 40 años de andar por el desierto para alcanzarla. Nosotros, como nos relató hace poco don Humberto Belli, llevamos casi dos siglos de vida independiente buscando en nuestro propio desierto una “tierra donde primen las instituciones republicanas y la estabilidad democrática “. Todavía no la hemos alcanzado pero la resurrección nos renueva la esperanza de que pronto la lograremos y celebraremos nuestra propia “Pesaj”.

Segundo porque con la resurrección de Cristo, Dios nos hizo “nacer de nuevo a una esperanza viva “(San Pedro). En nuestro caso nos hace nacer de nuevo la esperanza de una Nicaragua próspera y justa para todos y con particular protección a los pobres lo que también lograremos pronto.

Tercero porque la resurrección de Jesucristo es el triunfo del bien sobre el mal, y de la vida sobre la muerte. Por eso nos renueva la esperanza de que derrotaremos pronto a estas nuestras dos plagas.

El autor es economista nicaragüense.