Organizaciones buscan ayuda para más de 30,000 nicaragüenses exiliados en Costa Rica

Conforme aumentan los contagios de Covid-19 en Costa Rica, la necesidad de ayuda es mayor para los nicaragüenses exiliados en ese país, al quedarse miles sin empleos, techo y comida, perdiendo sus esperanzas de tener un mejor mañana.

Es ante esta situación que más de 30 organizaciones se han puesto de acuerdo y construido un rol de trabajo para canalizar recursos, a través de donaciones, que garantizarían llevar la ayuda a los exiliados más vulnerables, con una base de datos que tienen varios de estos organismos y se complementarían con información de la Dirección General de migración Y Extranjería de Costa Rica y SOS Nicaragua.

“Creemos que estamos hablando de unas 30,000 personas que están en esa alta vulnerabilidad, que creemos que muchos son adultos mayores, niños, mujeres embrazadas, que son la prioridad», explica Edwin Carcache, representante internacional de la Alianza Cívica y que aclara ser solo un enlace del trabajo para la recolecta.

Escapando de la represión emprendida por Daniel Ortega en abril 2018, miles de nicaragüenses abandonaron el país a partir de esa fecha y encontraron refugio en diferentes partes del mundo, pero principalmente en Costa Rica, calculando solo allí la cifra de 100 mil personas.

Covid-19
David Solórzano es uno de los más de 100,000 nicaragüenses que se fueron al exilio en Costa Rica, huyendo de las balas y la cárcel del orteguismo. LAPRENSA/ARCHIVO

Miles de estas han dormido en la calle y algunos días han comido poco o nada por falta de trabajo, pero con el Covid-19 la situación ha empeorado al decretar el gobierno costarricense una cuarentena y paralizar parte de la actividad comercial con el fin de evitar contagios, que según las autoridades sanitarias ya van al menos 558 casos confirmados.

Mecanismo de la entrega

Para reunir fondos están habilitadas dos cuentas bancarias, en dólares, y según Maribel Hurtado, coordinadora de Resistencia Campesina Tranqueros Unidos de la parte sur de Nicaragua, la idea es que conforme se reciban las donaciones, ir entregando paquetes alimenticios a los exiliados nicaragüenses a través de los coordinadores que son 22.

“Cada coordinador tiene un mapeo. Por ejemplo, nosotros tenemos gente en Upala, Los Chiles, Alajuela, El Naranjo y San José un poco, porque el trabajo de los campesinos es en la tierra», manifiesta Hurtado, quien reconoce que el techo y la alimentación es la mayor necesidad del nicaragüense exiliado.

Para desarrollar esta recolecta, la columna vertebral es SOS Nicaragua, quien tiene basta experiencia en ayuda humanitaria en el contexto de la migración masiva por la represión orteguista.