Sergio «Maravilla» Martínez relata que pidió y robó para comer antes de convertirse en campeón mundial

Actualmente, el excampeón argentino Sergio “Maravilla» Martínez tiene pan y comida en su mesa, pero antes no fue así. El excampeón argentino confesó que para poder comer tuvo que pedir e incluso hasta robar. Él sabe lo que es dormirse con el estómago vacío, sabe lo que significa no tener comida en su hogar hasta que su talento lo llevó a la cima del boxeo mundial.

Cuando Martínez se coronó por vez primera en junio del 2003, “Maravilla» contó que “Cuando dijeron que había sido campeón del mundo fue el día más feliz de mi vida, cumplí el sueño más grande de mi vida porque nueve días antes había ido a Cáritas, en una iglesia muy cerca de mi casa, para pedir algo de comida”, contó el púgil al programa televisivo PH y que recopiló el sitio Infobae.com.

La vida de los boxeadores está llena de grandes sacrificios que los impulsan a batallar cada día hasta tener la oportunidad de disputar la oportunidad de su vida: un título.

Le puede interesar: Dennis Martínez: “Me siento contento que los nicaragüenses estén siguiendo las indicaciones internacionales»

“Mi situación dio un vuelco brutal. Yo estaba luchando por alcanzar ese sueño y sabía que no podía dejar de trabajar, ni de entrenar. No podía descuidarme, porque la chance en algún momento iba a venir. Estaba complicado durante los meses previos a ese combate, porque me había quedado sin los dos trabajos que tenía. Me tuve que adaptar, porque me había quedado sin dinero y en mi casa me habían cortado la luz y el agua. Fue muy duro”, agregó el púgil argentino, de 45 años de edad.

“Maravilla» , quien también fue campeón en la categoría de peso mediano, contó que robar también fue una opción para poder comer.

Leer también: ¿Cuáles son los “peces gordos” para la ronda de refuerzos del Pomares?

“El que busca, por lo general encuentra. A veces iba al mercado y manoteaba algo para poder comer. No me siento orgulloso de eso, pero estaba con el agua al cuello. Iba a Cáritas una vez por semana y me daban una bolsita para poder comer en esos días. Un paquete de arroz me duraba un mes… cuando me dijeron que tenía la posibilidad de pelear por el título mundial, se me apareció la Virgen. Y cuando gané fue lo máximo de mi vida”, finalizó el argentino.

Leer además: Periodista de ESPN llama “sinvergüenzas» a los dirigentes de Liga Primera de Nicaragua por exponer a los jugadores

Fue un total de cinco cetros mundiales los que conquistó Martínez contabilizando 51 victorias, tres derrotas, dos empates y 28 nocaut. Su última pelea fue ante el puertorriqueño Miguel Cotto en junio del 2014.