Trump insiste en acelerar la deportación de migrantes irregulares durante la pandemia

El presidente Donald Trump ordenó a los departamentos de Estado y Seguridad Nacional coordinar sus esfuerzos para acelerar la deportación de ciudadanos extranjeros que supongan un riesgo para el país durante la pandemia de coronavirus y aplicar sanciones a las naciones que se nieguen a aceptarlos.

Una orden ejecutiva firmada el viernes por Trump menciona una directiva anterior del 12 de marzo que subrayó que los países que se nieguen o dilaten la aceptación de sus nacionales durante la pandemia “crean un riesgo de salud pública inaceptable para los estadounidenses”.

“Estados Unidos debe ser capaz de efectuar la repatriación de los nacionales extranjeros que violan las leyes estadounidenses”, dice la orden.

Lea además: Trump: “México se ha comprometido a producir 100,000 barriles menos”

Bajo ese precedente, Trump ordenó al secretario de Estado adoptar e iniciar un plan para imponer sanciones de visas establecidas en el artículo 243 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad.

Esta iniciativa debe ser iniciada no después de siete días de recibir la orden ejecutiva, dice el documento.

“El secretario de Seguridad Nacional deberá notificar al secretario de Estado si algún gobierno o país extranjero se niega o retrasa irrazonablemente la aceptación de personas que sean ciudadanos, nativos o residente de ese país después de habérseles solicitado que aceptaran a esas personas, y si esa negativa o retraso está impidiendo operaciones del departamento de Seguridad Nacional necesarias para responder a la pandemia actual causada por el SARS-CoV-2”, agrega la orden de Trump.

En caso de que no se cumplan estas condiciones, añade el documento, “el secretario de Estado deberá, de manera tan expeditiva como sea posible, adoptar e iniciar un plan para imponer sanciones en las visas».

Puede interesarle: FMI augura a nivel mundial la mayor recesión económica desde la Gran Depresión en 1929

Sin embargo, según el documento, la orden no altera ni limita la autoridad del secretario de Estado de hacer las excepciones consistentes con los intereses de política exterior de Estados Unidos.