Régimen importa interferón de Cuba para combatir Covid-19; especialistas dicen que no hay suficiente evidencia sobre el fármaco

El régimen de Daniel Ortega, a través de sus medios de propaganda oficial, hizo gala de que en Nicaragua se podría empezar a producir el medicamento “interferón» en la planta de vacunas Mechnikov para enfrentar el Covid-19. Sin embargo, especialistas consideran que ese proceso toma mucho tiempo y requiere la certificación del laboratorio.

Roberto López, presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y uno de los funcionarios orteguistas sancionados por el Gobierno de Estados Unidos, aseguró el pasado 19 de marzo que estaban “evaluando la posibilidad de empezar a producir interferón en Nicaragua, en la planta Mechnikov, que es uno de los productos que se está utilizando en el tratamiento del virus del Covid-19».

El doctor Carlos Quant, infectólogo y miembro del Comité Científico Multidisciplinario, afirmó que el tiempo para poder iniciar la producción del interferón se desconoce. Otros expertos del mismo Comité, a su vez, apuntaron que el producto interferón “no es fácil de producir”, pues se necesita “tecnología, recursos humanos y técnicos capacitados para su producción, además de una planta certificada bajo estándares internacionales” de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Gobierno importa interferón de Cuba

En una nota de prensa del pasado 8 de abril, la vicepresidenta Rosario Murillo anunció que el régimen había importado interferón para combatir el Covid-19. “el pueblo de Nicaragua ha recibido ocho mil dosis adicionales de Interferón Alfa para estar preparados para la atención de casos de Covid-19», dice el comunicado.

Lea también: Nicaragua registra un octavo caso de COVID-19

“Este medicamento es producido por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba,cuya Directora, la Doctora Marta Ayala Ávila, ha estado con nosotros acompañando la organización de las Actividades de Prevención,
Vigilancia Epidemiológica y Preparación para enfrentar el Covid-19», agrega.

Entonces, aunque la producción de interferón en el país no será a corto plazo, el régimen sigue confiando en este fármaco para enfrentar la pandemia en el país; sin embargo, los expertos dicen que no existe suficiente evidencia para afirmar que la enfermedad provocada por el coronavirus puede ser tratada por este fármaco.

Aún no hay suficientes datos para afirmar que es una cura

Los expertos explicaron que aunque en algunos países se ha utilizado el interferón en pacientes con coronavuris, no hay estudios que demuestre su efectividad contra el virus. Además, la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) ha referido que hasta la fecha no hay ninguna fármaco para curar a personas positivos al Covid-19.

El doctor Leonel Argüello, epidemiólogo y miembro del Comité, fue categórico al indicar que el interferón “no es para tratamiento de coronavirus”. Por su parte, el doctor Carlos Quant concuerda con Argüello en que el interferón “no es la cura, ni la panacea, ni la vacuna, ni nada de eso. Es solo un fármaco más que se está utilizando para ver si puede tener beneficio”.

Quant apuntó que el interferón alfa y el beta han sido altamente mencionados porque se cree que “podrían ser útiles o llegar a ser útiles” porque se ha demostrado que tienen actividad antiviral, pero enfatizó que “no es la cura para el Covid-19”, porque “no hay estudios comparativos que lo demuestren”, únicamente, ensayos clínicos sobre usos compasivos.

Lea también: Negocios de playas sufren ausencia de veraneantes y temen que pérdidas los lleven a la quiebra

Quant indicó que el uso compasivo “es cuando uno usa un medicamento al margen de un ensayo clínico, es decir, es algo que no está comprobado en estudios comparativos… Es una indicación no específica y es una situación excepcional para ver si un fármaco logra un beneficio en una enfermedad, ese es el propósito de ser un uso compasivo y lo que se trata es ver si permite un beneficio”.

Argüello también resaltó que el “uso compasivo” de un fármaco no es más que darle la opción al paciente de usar algo “que está en estudio y que no está evidenciado científicamente su efectividad”. Por lo que, apuntó que como Comité no pueden recomendar el uso del interferón, simple y sencillamente, porque “no hay evidencia científica mundial que demuestre su efectividad contra el Covid-19”.