Reynaldo Ruiz: «Mi guerra no es contra los sapitos. Mi guerra es contra Daniel Ortega y la Chayo»

Si no fuera porque cambia la voz y dice palabrotas con todo el gusto del mundo uno nunca sabría si está hablando con Reynaldo Ruiz o con Enrique Flores. Este personaje del comediante se ha vuelto popular de nuevo entre los nicaragüenses.

Irónico, directo, mal hablado pero sincero así se escucha al comediante Reynaldo Ruiz. En esta entrevista habla de su exilio, del día que decidió dejar de trabajar para el régimen de Daniel Ortega, las puertas que se le cerraron, su separación y diferencias con su antiguo socio JR, de Rosario Murillo y de la oposición.

Reynaldo Ruiz dice que fue muy difícil dejar de trabajar en uno de los canales del régimen de Daniel Ortega, donde junto a su exsocio presentaron su programa International News Network (INN), pero un día se cansó de decir “sí señor” y se fue.

Suelta de manera sorpresiva que Enrique Flores en realidad lo que está haciendo es una campaña política y que hasta ya fundó un partido. Pero detrás de las malas palabras, el sarcasmo y los exabruptos Ruiz se presenta como un nicaragüense, que vivió la pobreza, que desde niño trabajó en el mercado Oriental, que no pudo terminar la secundaria, que le costó mucho llegar a cumplir su sueño de trabajar en televisión, pero que terminó trabajando en un canal orteguista y ahora asegura que fue su peor decisión.

¿Qué hacía antes de ser comediante?
Trabajé muchos años con mi familia en el mercado Oriental. Me levantaba a las tres de la mañana para estar a las cuatro, sacar los canastos y vender plátanos. Viví una parte de mi infancia en Costa Rica y luego de nuevo me vine a Managua en el 92. Me mandaron a estudiar al Colegio Douglas Sequeira y el Maestro Gabriel. Lindos los colegios donde me ponía mi mamá solo pandilleros había en esa época (ríe).

¿Cómo se sale de eso y se llega a la televisión?
Se me metió en la cabeza que quería ser locutor de radio, luego quería ser locutor de comerciales de radio y televisión. Tuve una oportunidad en Canal 2 que me costó un alma llegar y ahí comenzó todo. Para poder hacer el programa de televisión me costó cinco años poderlo plantear y enseñar sin que se me robaran la idea porque se me habían robado varias antes.

¿Estamos hablando de Nicaragua News Network?
Correcto, el que comenzó con toda esta idea fui yo. Era un noticiero parodia que comenzó con la corriente política y ahora lo mismo está haciendo Enrique Flores.

Sobre ese personaje en concreto llama la atención su popularidad.
Enrique Flores regresó a ser lo que era antes. Una persona sin miedo a decir la verdad y aprovechando que no hay líderes políticos en Latinoamérica y sobre todo en Nicaragua en los que la gente confíe entonces él viene a ser esa voz. No le da miedo ni pena decir lo que tiene que decirle en su cara a los políticos, que es lo mismo que la gente les quiere decir. Que no sirven, estamos cansados de que nos roben, queremos que se vayan.

¿Por qué Enrique Flores usa un lenguaje que para algunos es muy ofensivo?
Alguien me dijo que estaba algo subido de tono y que era vulgar. Yo le dije que no, que así era la ficha técnica del personaje. Cualquier nicaragüense que esté en las calles, que venda en la calle, que trabaja, que es obrero, campesino así les hablaría a estos políticos que nos han robado los sueños, la economía de nuestros hogares y el futuro de nuestros hijos.

Es algo obvio en quién se inspiró a la hora de crear a Enrique Flores.
Claro, fue creado al comienzo como Enrique Quiñónez que nos daba risa de cómo le gritaba al Frente Sandinista. Pero poco a poco cobró vida y se llamó Enrique Flores, lo volví a sacar al personaje para que la gente se riera, pero diciendo la verdad.

¿Y quién es Enrique Flores?
Es un político. Dice verdades a la cara y en estos momentos está señalando todos los errores de este gobierno, políticos, las autoridades y la oposición. Y ha decidido fundar un partido político.

¿Cómo se llama esa nueva agrupación?
PDM, cuyo slogan es “No somos de izquierda ni de derecha, somos del partido de en medio”. Te lo digo en jodedera, pero también te digo que estoy haciendo una campaña política.

¿Cuál es el objetivo de esta campaña?
Quiero que las personas se den cuenta de que puede confiar más en un personaje ficticio como Enrique Flores, que en los verdaderos políticos. Siempre nos han dicho que para ser un político en nuestro país y en otras patrias hay que ser superestudiado, superdotado y de alto conocimiento y nuestros políticos nos han demostrado que son muy ignorantes. En realidad, lo que se necesita en el país son ganas y disposición de trabajar por y para el pueblo. Aquí son los mismos políticos haciendo las mismas cochinadas.

¿Qué propone Enrique Flores?
Eliminar las 90 diputaciones y sus suplentes, más las oficinas y todo su presupuesto. También, eliminar las pensiones vitalicias, subirles el salario a los profesores. ¿Qué quiere hacer Enrique Flores? Que no le corten a la gente la luz en los barrios cuando les dan esos recibos altísimos, que una pobre señora que gana 50 dólares al mes vaya a comprar unos pañales y un tarro de leche y el precio no sea más que su salario.

¿No le han dicho que Enrique Flores es un populista?
No. Lo que sí he recibido son amenazas de muerte. Me dicen que quiero aprovecharme de las reacciones en redes sociales, que quiero ganar dinero y muchas cosas más. A mí me divierte hacer comedia y decirle la verdad a los políticos y autoridades. Tengo secretitos de ellos guardados que los voy a sacar a la luz en su momento, así como ellos dicen sacar secretos de las demás personas y tratar de destruir la imagen de uno. Yo tengo material de ellos, real y corroborado y vivido por mí mismo que estuve diez años trabajando para ellos.

¿Qué tipo de secretos?
Ahorita no lo voy a tocar hasta que toque lo diré en un video. Pero puedo comentar las humillaciones a los mismos dirigentes políticos. Esos que hablan que las instrucciones del compañero y la compañera y ni la cara le han visto, pero entre más sapos se escuchen y más idolatren a sus dioses reciben un poquito más de migajas.

¿Cómo fue trabajar para la dictadura en uno de sus canales de televisión?
Yo te lo voy a poner de esta manera y a poca gente se lo he dicho. Para mí trabajar para la dictadura fue venderle el alma al diablo. Te destruyen. Primero te contratan para que te quedés callado, segundo quieren que dependás completamente de ellos y ese es un sistema de trabajo que se lo hacen a todos los que están cerca. Hasta que llega un momento que te cortan las alas y te cierran todas las puertas, así como a mí me hicieron. Económicamente te morís y ¿qué te toca?, tener que llorarles y pedirles cacao. Ellos te dan la enfermedad y ellos te dan la cura. Muchos no hablan por temor y no es solamente por el salario.

¿A qué se debió esta ruptura con ellos?
Yo me cansé de decir “Si señor” y quedarme callado. Yo mismo fui el que renuncié. Les dije me voy, lo siento, ya llegué donde tenía que llegar y muchas gracias. Eso me costó mucho, haber renunciado me costó mucho.

¿Qué consecuencias vinieron después?
Me cerraron las puertas de todos los lados. Me dijo mi jefe: “Si vos te vas de aquí no vas a trabajar ni en una pulpería” y así fue.

Tanto poder tienen.
Tanto poder que me tocó pedirle reunión a uno de los grandes de ellos.

¿A quién?
A Payo Ortega y me dijo que me iba a ayudar con eso y me solucionó un tiempo, pero las cosas seguían iguales y no me pareció seguir con ese tipo de gente.

¿Cómo está su relación con JR?
Nula. Completamente cero no hay ninguna relación.

Llama la atención que siendo ambos unos comediantes de más o menos el mismo perfil tomaran caminos diferentes.
La diferencia es que yo no he sido muy amante del dinero que se diga. Si hay dinero bien y si no hay también. Mientras que él está donde le paguen bien. Una vez un hijo de Daniel Ortega nos dijo que éramos mercenarios. Yo no soy mercenario. Yo esto lo hago porque me gusta, quiero a la gente y me duele la gente. Mientras que él (JR) es un mercenario. Yo no estoy de acuerdo con su orientación política ni en lo más mínimo. Poco me interesa lo que le pase en la vida y lo que haga. Pero sí te voy a decir algo, buena gente no es.

¿Cuál fue el hijo de Daniel Ortega que les dijo que eran mercenarios?
Tino Ortega. Le tengo unos pañitos guardados que los voy a soltar en algún momento.

¿Cómo está llevando lo del exilio?
Hay mucha gente que me dice que me fui del país. Yo me fui por las circunstancias, por las faltas de oportunidades, cierres de puertas del mismo gobierno. Yo estaba haciendo una gira en Estados Unidos y luego me regresaba y en eso el estallido social en Nicaragua. La gente me dice que digo las cosas que digo porque estoy en Estados Unidos. Yo toda la vida he sido duro a las tapas con Enrique Flores y si hubiera estado en Nicaragua igual les hubiera volado… Ya estaría muerto o encarcelado. Pero me tocó hacerlo estando aquí en Miami y aquí lo hago y aquí lo hice y lo voy a seguir haciendo y el día que pueda ir a Nicaragua también lo voy a hacer. Aquí la he pasado duro por culpa de mi exsocio y de ellos. Pero esto me ha enseñado a ser más humilde, valorar más las cosas, lo poco que tengo lo valoro mucho y estoy tratando de estabilizarme para darle de comer a mis hijos.

Se cumplen dos años del estallido de las protestas de abril.
Todo eso fue muy triste. Aquí hemos llorado yo recuerdo que cuando estaba pasando todo esto yo salía de las discotecas y mis amigos me decían que me quedara con ellos. Pero yo les respondía que no podía estar bebiendo guaro mientras mi gente estaba siendo asesinada. Yo hasta evitaba ir a un restaurante porque no podía estar comiendo mientras la gente se estaba muriendo o las estaban torturando. Por eso sigo hablando, siempre van a salir sapitos ofendiendo, pero mi guerra no es con los sapitos. Con los sapos no se negocia ni se habla, mi guerra es contra el sistema, contra Daniel y contra la Chayo.

¿Qué opina de Daniel Ortega?
Eso debió de erradicarse hace mucho, pero gracias a Arnoldo Alemán lo tenemos de regreso. Nunca debió suceder en Nicaragua el Frente Sandinista ni Daniel Ortega.

¿Y de Rosario Murillo?
Lamentablemente es una señora sola porque no la quieren ni en el partido, ni la vieja guardia y ni los sapos. Solo su familia. Yo fui testigo de cuando sus mismos simpatizantes quemaron pósteres de ella. Le tienen miedo, pero ni respeto ni simpatía.

¿Qué opina de la oposición?
Están muy lentos. Se me durmieron, algunos se me vendieron y otros están de alquiler. Siento que solo les interesa la política y el poder y no lo que sienta el pueblo. Campañas políticas y ser presidentes muchos quieren, pero no miré a ninguno ayudando directamente al pueblo, pidiendo apoyo económico para el pueblo. Ni regalando mascarillas, ni alcohol en gel. Ni instando a la empresa privada a que apoyen a la gente. Están más interesados en ver quién es el próximo presidente. Enrique Flores quiere ayudar al pueblo.

¿En qué cree que se están equivocando?
Lo están llevando en un camino incorrecto. Lo están llevando demasiado diplomático, bonito, démonos la mano y un beso. Tienen que ser más enérgicos y más fuertes. No los veo, no los escucho y no los siento como dice Thalía.

¿Tiene planes de volver a Nicaragua?
Todos los días sueños que estoy allá.

¿Qué se lo impide?
Pedí asilo político y eso me tiene así. He intentado ver de qué manera yo puedo viajar a Nicaragua y que no me afecte mi estadía en Estados Unidos. Pero no hay manera.

¿Qué opina Enrique Flores de Daniel Ortega?
¿De la rata inmunda, anticristo, del asesino? Quiero que se vayan a la… no queremos esa basura en Nicaragua. Y de la Chayo opinar es perder el tiempo, gastar saliva así que no me interesa hablar de ella. Arnoldo Alemán es el Judas de nuestro país, nos vendió por unas cuantas monedas. El canciller Moncada, pobrecito ese enano tiene un casete grabado y lo repite. Es lo más bruto, pero no más que el otro que no se sabía el precio de la canasta básica y a la oposición le digo que si no se agarran duro y se ponen fuertes yo mismo les voy a volar…

Plano personal

Su nombre completo es Reynaldo José Hernández Ruiz.

Nació el 21 de mayo de 1979 en el hospital Berta Calderón en Managua.

Su papá se dedicaba a vender plátanos en el oriental desde tiempos de Somoza y su mamá era vendedora ambulante.

Desde pequeño ayudó en el trabajo a sus padres. Vendió helados en los semáforos de Managua, fue acarreador de agua y estibador en las bodegas del Oriental.

Solo logró estudiar hasta segundo año de secundaria.

Los vídeos que sube a redes sociales él mismo los graba y edita en su celular.