Reflexiones sobre lo que nos espera

A continuación, comparto algunas reflexiones sobre lo que nos espera económicamente en 2020 y 2021.

Primero, la semana pasada, el Fondo Monetario Internacional publicó su más reciente “Perspectivas de la Economía Mundial”, conocido como WEO por sus siglas en inglés. La gran noticia del WEO es que la economía global ha caído en una profunda contracción —igual a la de la Gran Depresión de los años treinta del siglo pasado— debido a la pandemia del Covid-19. Pero, aunque la perspectiva para 2020 es catastrófica, el Fondo abriga la esperanza de que esta depresión no será tan “eterna” como la Gran Depresión que duró una década. Más bien el Fondo apuesta a que la pandemia será controlada antes del fin del año y que la economía global repuntará 5.8 por ciento en 2021. El WEO reconoce que hay mucha incertidumbre alrededor de esta hipótesis, pero al menos ofrece una esperanza.

Segundo, el WEO afirma que Latinoamérica será profundamente sacudida por la pandemia y la depresión mundial. Según el Fondo, nuestro subcontinente sufrirá una contracción de 5.2% este año, muy por debajo del promedio mundial (-3%) y del de todas las otras regiones.

Tercero, la contracción nicaragüense en 2020 será 6%, por mucho la peor de Centroamérica. Además, para 2021 el WEO augura cero crecimiento para Nicaragua. Todos los otros países latinoamericanos, incluyendo Haití, gozarán de un repunto el próximo año con excepción de Venezuela, un caso singular por tener años de estar en caída libre por su profunda crisis política y económica y el bajo precio del oro negro.

Cuatro, haciendo números basado en el WEO, estimo que Nicaragua se beneficiará del bajón en el precio del petróleo. Si este se mantiene, podría traducirse en un ahorro de aproximadamente US$300 millones anualmente. Por otro lado, nuestras remesas también caerán en aproximadamente US$400 millones porque la mayoría de nuestra diáspora tiene trabajos en los sectores de servicio, los más afectados por los despidos en Norteamérica y Europa.

Quinto, otra mala noticia es que en EE.UU. la venta de ropa ha colapsado en 50%. Esto implica aún más despidos en nuestras zonas francas. ¡Esto sería desastroso!

Finalmente, Nicaragua corre un alto riesgo de ser excluida de los programas de ayuda que el Fondo y el Banco Mundial están montando para combatir el Covid-19. En tan solo un par de semanas Honduras, El Salvador y Panamá han recibido US$143 millones, US$389 millones y US$515 millones, respectivamente, del Fondo Monetario bajo su nuevo “Instrumento de Rápido Financiamiento”. En cada caso, el Fondo justificó estas operaciones porque los tres gobiernos tienen programas agresivos para combatir y mitigar la pandemia. Me pregunto, ¿podrá Nicaragua pasar esta y otras pruebas de gobernanza?

El autor fue director del Banco Mundial y presidente de la Comisión Económica en la Asamblea Nacional