Experiodista de ESPN sobre la velada de Rosendo Álvarez: «Es cosa de locos… Se puede transformar en un mitin panfletario»

Cuando Rosendo Álvarez anunció a principios de abril la cartelera de boxeo de este sábado en plena pandemia del Covid-19, la presentó a realizarse en un local pequeño como es el Gimnasio Nicarao y como normalmente suele hacerlas: con transmisión diferida por televisión del evento. Su argumento era “ayudar a los boxeadores golpeados por la crisis». Inmediatamente al momento en que surgió el contacto, y la posible transmisión para todo el continente con la cadena ESPN, se convirtió en un asunto político y desde la parte estatal acompañaron el proceso. Se cambió del Nicarao al Polideportivo Alexis Argüello, es decir de un lugar donde alcanzan 500 personas a otro en el cual caben 8,000. Asimismo, el Canal 6 tomó las riendas de la transmisión para realizarse en vivo, no más en diferido.

El experiodista de la cadena de ESPN, Bernardo Pilatti, hizo un video en YouTube compartiendo puntos interesantes sobre las irresponsabilidades que podría concatenar un evento en esta situación que vive el mundo. “Será la primera vez en su historia que ESPN le transmita algo a Nicaragua desde Nicaragua y patrocinada por un gobierno. No es una buena noticia de cualquier punto en que se vea. Se envía un mensaje contradictorio y se convierte en una actitud inadmisible por quienes se supone que deben garantizar una seguridad sanitarias de atletas que arriesgan su salud por una paga que en nada es exorbitante, y la cual, pudo salir del subsidio de un gobierno», inicia comentando Pilatti.

Los salarios de los boxeadores en Nicaragua son muy bajos. Los que tienen perfil poco conocidos como la mayoría de los que estarán en la velada de la promotora de Rosendo Álvarez devengan un aproximado de 1,000 córdobas por asalto. En otras palabras, si firman una pelea de cuatro rounds, el dinero a ganar son 4,000 córdobas (115 dólares). “Este será un evento a contrapelo ante un silencio cómplice desde los organismo boxísticos que hasta el momento no se han pronunciado sobre este desatino. El evento es amateur o semiprofesional, peleas de pocos asaltos, sin títulos en juegos ni presencia de fiscalizadores, boxeadores casi desconocidos fuera de Nicaragua y no hay expectativa de interés complementario, además será entrada gratuita. No se sabe que autoridad se hará responsable por la seguridad sanitaria de todos los que asistan ahí», agrega Pilatti.

Igualmente el analista de boxeo cuestionas las medidas que se tomarán. “Está muy difícil que haya logística e interés en cumplir con ese mínimo protocolo, basta ver las fotos publicadas por los organizadores en la conferencia de prensa en donde no hubo ninguna medida de tapabocas ni nada que impida el contagio masivo en caso que hubiera una persona contaminada. Mirando esas fotos es imposible de creer que las cosas el sábado sean diferente. El mundo se derrumba al rededor de Nicaragua… Nicaragua es la orquesta del Titánic».

No obstante, Pilatti no solo critica a los organizadores, sino a la cadena de televisión deportiva ESPN. “Es un acto de insensatez absoluto. El tema ESPN no es menor en todo este escenario. En tiempos normales es imposible imaginar la transmisión de una cadena como ESPN a un evento de este tipo. Ahora en medio de una pandemia que tiene a todo el personal trabajando desde sus casa e insistiendo con el quédate en tu casa, es inaudito que arriesga una emisión a contramano de la realidad, algo que nos hace preguntar: ¿Por qué razón se transmitirá un evento donde hay clara influencia del gobierno? Es una influencia política y controversial porque quien patrocina todo es el gobierno y se puede transformar ese evento en un mitin panfletario. ESPN no controlará y no tendrá directores de arena y asociarán su marca en un evento de imprevisible consecuencias. Tampoco sabemos dónde nace esta sociedad si es el gobierno que le paga a ESPN o es a la inversa o ninguna de las dos opciones. Lo que sea es una mala idea porque todo el espectro mediático le pide a la gente que se quede en su casa. Esto es cosa de locos», concluyó Pilatti.

Las otras dos promotoras de boxeo profesional en Nicaragua como son Pinolero Boxing y Nica Boxing Promotion han decidido cancelar sus eventos y ayudar económicamente a sus pugilistas.