La Unión Europea denuncia que en Nicaragua no hay avances en democracia

El representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, denunció que en Nicaragua no hay “avances tangibles sobre la democracia y los derechos humanos», dos años después del inicio de las manifestaciones sociales en contra del régimen de Daniel Ortega.

Borrell, por medio de un comunicado este 23 de abril, reiteró el compromiso de la comunidad europea en “seguir trabajando hacia una salida pacífica a la crisis» sociopolítica provocada por la represión del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo contra los nicaragüenses.

“Continúa la represión por parte de las fuerzas de seguridad y grupos armados progubernamentales contra opositores políticos, manifestantes, periodistas, organizaciones de la sociedad civil y miembros de la Iglesia católica», denunció el Alto representante de la UE para Asuntos Exteriores.

#Nicaragua: Two years after the beginning of the April 2018 social protests & demonstrations, no tangible advances have been made. We reiterate our support to the Nicaraguan people in fulfilling their pressing needs and aspirations. https://t.co/SwjYtugajq

— Josep Borrell Fontelles (@JosepBorrellF) April 23, 2020

Borrell también se pronunció en sus redes sociales sobre la crisis nicaragüenses al cumplirse dos años. “Reiteramos nuestro apoyo al pueblo nicaragüense en el cumplimiento de sus apremiantes necesidades y aspiraciones», dijo el canciller europeo.

Lea además: Miembros de la Coalición Nacional reafirman la exigencia de renuncia inmediata de Daniel Ortega

Ortega debe cumplir compromisos

La UE sigue esperando que la dictadura de Ortega y Murillo cumplan los acuerdos firmados en marzo del 2019 con la oposición agrupada en la Alianza Cívica, para alcanzar una salida pacífica, negociada y democrática a la crisis.

La brutal represión de la policía con turbas y civiles armados orteguistas ha dejado al menos 328 asesinatos, miles de heridos, más de 700 presos políticos de los cuales aun hay unos setenta en las cárceles a los que la dictadura se niega a liberar a pesar de los reclamos de las organizaciones nacionales y de la comunidad internacional.

La represión provocó una de las más grandes oleadas de exiliados en la historia reciente de Nicaragua. Unos cien mil nicaragüenses huyeron del país debido al asedio y persecución política, así como por la falta de empleo en su país por la crisis económica como consecuencia de la inestabilidad política y social.

Lea también: Daniel Ortega aprovecha crisis de la pandemia para congelar discusión de las reformas electorales

El canciller Borrell en el comunicado indicó que siguen vigente y esperando que se cumpla por parte de la dictadura de Ortega las tres áreas principales destacadas en las conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE del 14 de octubre de 2019, sobre que en Nicaragua “es necesario realizar urgentemente un progreso tangible del restablecimiento de las libertades políticas y la liberación de los prisioneros políticos restantes; plena cooperación y el regreso de los organismos internacionales de derechos humanos».

Lograr un acuerdo entre los principales grupos de oposición y el régimen también es necesario sobre “reformas electorales e institucionales» “con el objetivo de garantizar elecciones justas y transparentes».

“La UE sigue comprometida a seguir trabajando hacia una salida pacífica de la crisis actual», aseguró en el comunicado el Alto representante europeo para suntos exteriores.

Le puede interesar: Opositores nicaragüenses intensifican denuncia internacional ante negligencia del régimen y recrudecimiento de represión

Ese apoyo se extendió ante la situación de salud pública por la pandemia del nuevo coronavirus Covid-19, “que exige, más que nunca, la solidaridad y los derechos humanos para estar a la vanguardia de la acción común».