Shantall Lacayo fabrica y vende mascarillas a 35 dólares y le llueven críticas en redes. Esto dice ella

Shantall Lacayo, diseñadora de modas nicaragüense, ha sido fuertemente criticada en las redes sociales por fabricar y vender mascarillas a 35 dólares.

Lacayo, quien radica en Miami junto a su hijo y su esposo, publicó en su cuenta oficial de Instagram que estaba realizando mascarillas personalizadas para madre e hijo con retazos de prints de sus colecciones pasadas. “Reusables, con ranura para filtros. Disponibles para adultos y niños mayores de tres años», escribió.

Lea también: Adriana Paniagua entrega 800 mascarillas a Nicaragua para prevenir el Covid-19

La publicación la acompañó con fotos de ella junto a su pequeño Franco, aclarando que el niño está usando la mascarilla solo para la foto, ya que su uso no es recomendable en niños menores de tres años. El precio es de 35 dólares más envío.

Ante la publicación de Lacayo, la red social de Twitter se llenó de comentarios negativos, en su mayoría. “El chiste del día: La Shantall Lacayo vendiendo mascarillas a 35 dólares. Estos “influencers” y su mundo de fantasía», dice un tuit.

Para comprarle mascarillas a la Shantall Lacayo 💁🏻‍♀️pic.twitter.com/kfsJjgZ1fm

— Una tal por ahi (@HelenRA0394) April 29, 2020

Otros comentarios dicen: “De los creadores de “¿Dónde están mis chispas de chocolate?» Presentamos “Mascarillas fashion por un módico precio de 35 dólares», o bien que “la Shantall Lacayo necesita ubicarse. 35 dólares más envío una mascarilla de telas tiradas de “colecciones pasadas» qué le pasa».

“Retazos de prints de colecciones pasadas” $35 wtf pic.twitter.com/uDSWbbFyfO

🥀Diana (@DianaZepedaH) April 29, 2020

Los voy a invertir en comprar las mascarillas de la @ShantallLacayo https://t.co/3p9MXNPEQI

— Rolo 🇳🇮 (@rol_mg) April 29, 2020

Qué dice Shantall

Al respecto de todos esos comentarios en su contra, la diseñadora dice que es una lástima, que la gente actúe de forma tan negativa y destructiva.

“Tengo cinco semanas confinada voluntariamente en mi casa guardando distancia social y aunque las cosas en Nicaragua no estaban tan mal como acá en Estados Unidos por seguridad de mi equipo (en Nicaragua) las envié a todas a sus casas con subsidio salarial. Hoy me siento bien de haber tomado esa decisión», expresa.

Puede interesarle: Danna García, después de contagiarse de Covid-19 dos veces: “Mi prueba de esta semana salió negativa»

Agrega que en estos momentos por la pandemia del coronavirus “no se están consumiendo productos de lujo, como ropa o zapatos, joyas, entre otros, pero de alguna u otra forma hay que sacar el salario de las trabajadoras para ser operativo y que ellas no se sumen a la lista de desempleo que cada día es más larga».

La idea de crear este producto, cuenta Lacayo, surgió por una amiga de ella que vende mascarillas hechos de las bolsas de zapatos y carteras de lujo. “Ella vino a mí para que le ayudara con el proyecto y le diseñara los barbijos (mascarillas), y le fue muy bien, entonces me pareció una idea genial para poder obtener fondos para seguir con el taller en Managua, ya que aunque estoy con otros proyectos y además gozando mi maternidad, dispongo de algún tiempo libre y lo aprovecho en buscar qué hacer».

Shantall quiere dejar claro que estas mascarillas que puso en sus redes, así como el precio, son únicamente para el mercado americano, al igual que el envío, “ya que por el momento es complicado hacer envíos a otros lados del mundo».

Agrega que también están haciendo mascarillas más económicas de producir, tanto en tela como mano de obra, con el objetivo de donar a un hogar de adultos mayores en Nicaragua, esto lo realiza con el apoyo de su hermana, quien está haciendo las gestiones y es parte de su equipo de trabajo.

Lea además: Estos son los Djs nicaragüenses que te ponen a bailar en la discoteca y algunos ahora desde casa por el Covid-19

Su mensaje final para todos los que la critican es que “es momento de estar unidos y apoyarnos mutuamente, de estar seguros y tomando precauciones para no contagiar a los demás. Fuerza Nicaragua».