Doctor Alejandro Lagos con Covid-19: «Si yo no he tomado en serio este virus, estuviera en otra situación»

El pasado 6 de junio, el doctor Alejandro Lagos Espinosa utilizó su cuenta de Facebook para comunicar a sus pacientes que había suspendido la consulta médica temporalmente porque estaba resolviendo una fiebre repentina.

“He presentado fiebre después de acudir a asistir una paciente que posiblemente está con Covid, tres miembros de esa familia estaban con sintomatología. Actualmente estoy tomando nuevamente el tratamiento para el Covid, aunque solo presento la fiebre», añade en la misma publicación.

Al día siguiente, la fiebre continuó, por lo que el 08 de junio, se realizó una serie de exámenes. “Estoy a la espera de resultados. Persiste el dolor de cabeza y el cuerpo con dolores como si me atropelló un camión», compartió en este mensaje, donde también agradece a Dios y a las personas por sus oraciones.

Lea además: Doctor Díaz sobre su renuncia del Hospital Lenín Fonseca: “Dar una opinión, el Ministerio de Salud lo toma como un desafío»

En una entrevista a LA PRENSA, Lagos manifestó que este virus mata, “si yo no lo he tomado en serio, estuviera en otra situación».

“Me dijeron que tenía un poco de anemia, la hemoglobina un poco baja, raro, porque yo como bien, una discreta, pero elevada leucocitosis, el PCR me sale elevado y todos los demás exámenes están normales, orina, azúcar, creatinina, pero ese día 9, es que yo pierdo el olfato, la fiebre desaparece, pero me quedan los dolores musculares, que no puedo estar ni acostado ni sentado», contó.

Añadió que padecía de dolores musculares. “Son jincones, luego desaparecen los jincones y aparece el ardor en la espalda, no respondía a ningún analgésico, entonces comencé a hidratarme y parece que la hidratación me mejoró un poco la cefalea, pero ya por la noche vino la sudoración, me imagino es la evolución torpida que tiene el virus, buscando por un lado, por el otro, pero gracias a Dios no fue ni con tos, ni con flema”, menciona.

Lea también: Expertos: contagios por Covid-19 en Nicaragua podrían durar más de seis meses

Con tratamiento

“Ya tengo cuatro días con tratamiento, quizás algún evento especial, como el dolor del cuerpo bien intenso, el olfato se ha ido, pero mantenemos el gusto, mantenemos el apetito, tenemos buena respiración, no tenemos tos, realmente la calentura se fue y seguimos con tratamiento intensivo con ganas de vencer al coronavirus y sin dejar por fuera que tenemos un compromiso con ustedes, de seguir en la consulta», expresó en un video el médico, que es cirujano y tiene una maestría en salud pública y gerencia hospitalaria.

LA PRENSA/CORTESÍA

Este héroe de gabacha blanca se destacó por atender gratis a cientos de heridos durante las protestas del 2018, tras la represión que vivió Nicaragua por el gobierno de Ortega-Murillo.

El doctor Lagos siempre supo que quería ser médico. Cuando era niño y trabajaba en el taller de mecánica de su papá. Este le decía: “Estudiá para ser doctor para que ayudés a los demás”. Eso nunca lo olvidó. Y ese compromiso, dice que mantendrá hasta sus últimos días.

Añadió que primero Dios y con las oraciones de todos va a salir adelante. “Espero no nos compliquemos, estamos con todo el tratamiento que le hemos dado a centeneras de amigos que le hemos dado consultas, y aunque en cuatro días no me he repuesto totalmente, creo que voy por buen camino, voy hacia la recuperación de mi salud y de seguro que en cuanto no más comience a sentirme con fuerzas, voy a estar con ustedes, abriendo mi teléfono y ofreciendo mis consultas de forma gratuita», dijo.

También hizo un llamado a mantenerse en casa, cuidarse y seguir tomando todas las medidas de salud.

“El coronavirus tiene cuatro fases, la leve, la moderada, grave y crítica, que es la que lo hace a uno terminar intubado y en UCI, en la fase leve muchos nos quedamos autolimitados, pero mientras nosotros no tengamos accesos a las pruebas no podemos decir que ya estamos recuperados, hay que esperar un tiempo prudencial de que uno recupere totalmente el olfato, el gusto, que se vaya el dolor de cabeza, que se recupere el apetito, que desaparezca la cefalea y que no hayan efectos residuales, secundarios», explicó.

Puede interesarle: Orteguismo despide a otro oncólogo del hospital La Mascota ¿Cuánto daña al sistema público de salud la salida de estos especialistas?

Sobre el despedido de médicos

Sobre el despido de al menos diez médicos en los hospitales públicos este martes, el doctor Lagos Espinosa refiere que esto viene a reforzar las acusaciones que se le han hecho a este gobierno sobre su actuar “irresponsable».

“Creo que este gobierno o cualquier gobierno que estuviera en un tiempo de epidemia a como estamos en Nicaragua, su prioridad para el sector salud, fuera mayor recursos para compra de insumos, de medicamentos, equipamientos tecnológicos para reforzar y contratación de personal, pero esta aberración raya más allá de una irresponsabilidad, esta aberración que está cometiendo este gobierno cae en una negligencia dolosa», manifestó.

Añade que al correr a infectólogos, pareciera que este gobierno despreciara la vida de quienes están internado en los hospitales. De acuerdo al especialista, con su actuar, el gobierno ignora lo que diga la Organización Panamericana de la Salud, OPS, el clero, los pastores, la empresa privada y demás. “Eso quiere decir que tenemos una pareja de gente maniática, loca, pero no solo ellos son culpables, un montó de gente también como el jefe de la Policía, el jefe del ejército, toda su mafia», criticó.

Minsa errado

Lagos se solidarizó con los médicos médicos despedidos y los que renunciaron. “Lo importante es hacer la fuerza desde adentro del Ministerio de Salud (Minsa), yo he venido asegurando de que el Minsa va a sufrir un huracán, va a sufrir un tsunami de fuerza laboral. Van a ver expresiones de inconformidad. El gremio del sector salud ha sido un gremio guerrero, han llegado hasta las últimas consecuencias cuando demandan algo», advirtió.

Según Lagos, con los despidos, el gobierno incentiva que los médicos tomen sus medidas contra la pandemia, desde dentro de los hospitales.