Estados Unidos acuerda reducir sus tropas en Irak «en los próximos meses»

Estados Unidos reducirá el número de tropas desplegadas en Irak “durante los próximos meses», anunciaron los Gobiernos de ambas naciones en un comunicado conjunto, en el que no especificaron plazos concretos ni detallaron cuántos soldados saldrán de Irak.

“Los dos países reconocen que, a la luz del progreso significativo para eliminar la amenaza del Estado Islámico (EI), durante los próximos meses EE. UU. continuará reduciendo sus tropas en Irak», reza el documento, difundido por el Departamento de Estado en Washington.

Una vez que se retiren más tropas estadounidenses, el siguiente paso de Washington será “debatir con el Gobierno de Irak el estatus de las fuerzas que se queden mientras los dos países se enfocan en desarrollar una relación bilateral de seguridad basada en fuertes intereses comunes».

Lea además: Seguridad Nacional y Justicia proponen nuevas reglas para otorgar asilo u ordenar deportaciones

De acuerdo a los últimos datos oficiales de febrero, la coalición internacional que se formó en 2014 para luchar contra el Estado Islámico (EI) tenía 7.500 militares desplegados en Irak, de los que 5.000 eran estadounidenses.

En el comunicado, EE. UU. reiteró que “no busca ni pide tener bases militares permanentes o presencia militar permanente en Irak», tal y como acordaron ambos gobiernos en 2008.

En el documento se recuerda que el “Gobierno de Irak se comprometió a proteger al personal militar de la coalición internacional y las instalaciones iraquíes que los albergan, de conformidad con el derecho internacional y los arreglos específicos para su presencia», algo que debatirán en el futuro ambos países.

Irak, por su lado, “se comprometió a proteger al personal militar de la coalición internacional» contra el EI y las instalaciones iraquíes que lo albergan, de acuerdo con el derecho internacional. Este diálogo tenía por objeto recuperar las conversaciones entre los dos países aliados después de meses de tensión, marcados por una treintena de ataques con cohetes contra los intereses estadounidenses, atribuidos por Washington a las fuerzas proiraníes.

Puede interesarle: EE. UU: Disminuyen las solicitudes de subsidio por desempleo

El sentimiento antiestadounidense en Irak se encendió con la muerte en enero del general iraní Qassem Soleimani y su teniente iraquí, muertos en Ba,Estgdad en una ataque ordenado por el presidente Donald Trump. Los parlamentarios chiítas votaron para expulsar a los soldados extranjeros.

El anuncio es el resultado del inicio de unas esperadas conversaciones entre Washington y Bagdad, que buscan abordar el futuro de Irak en términos de seguridad, pero también económicos con la idea de ayudar a la economía iraquí, perjudicada por la bajada de los precios del petróleo.

JU (afp, efe)