Matan a joven de 22 años con una cuchillada en la yugular

Un joven de 22 años, fue asesinado la madrugada de hoy, tras recibir una cuchillada en el cuello, durante una trifulca que se escenificó frente a los muros de la entrada del cementerio de Rivas.

Las autoridades identificaron a la víctima como José Antonio Quedo Hernández, el cual habitaba frente al costado noreste de la escuela Eloy Canales del barrio La Puebla, en Rivas, donde deja a un bebé de nueve meses en la orfandad.

El fatídico hecho se registró a las 1:20 a.m., cuando Quedo, se encontraba en el sector de los muros del cementerio en compañía de su amigo Léster Lúquez y en ese momento el hoy occiso, inició un forcejeo con otro joven que transitaba por el lugar, confirmó una fuente policial.

Puede interesarle: Capturan a nicaragüense con seis mil tapas que serían usadas para botellas de licor adulterado

Durante el forcejeo, Quedo recibió la cuchillada que le ocasionó la muerte minutos después, tras sufrir un shock hipovolémico, es decir, se desangró.

En su intento por sobrevivir a la cuchillada, la víctima buscó ayuda en un billar que se localiza en el sector donde sucedieron los hechos, pero el local se encontraba cerrado por lo que se dirigió a unos 30 metros en dirección suroeste, donde se desplomó a la orilla de la calle y segundos después se rindió a la muerte.

Llegó a cenar

La abundante sangre que emanaba del cuerpo de la víctima quedó impregnada en la entrada del billar y en el lugar donde sucedieron los hechos.

Meiby Hernández, señaló que su hijo andaba en compañía de Léster, desde las 7:00 de la noche del domingo y que a altas horas de la noche se trasladaron al sector de los muros del cementerio, pero que desconoce quién y por qué lo mataron.

Lea además: Policía detiene a vecino implicado en muerte de anciano que pidió tomaran licor en calma

“El vino a cenar con ese amigo y a las 10:00 de la noche todavía se encontraban en el sector de la terminal de buses de La Puebla y luego Lester, le dijo que se fueran de ese lugar y se dirigieron en dirección norte y a eso de las 1:20 de la madrugada, otro de mis hijos me vino a informar que lo habían asesinado”, explicó.

Hernández agregó que su hijo se ganaba la vida en Costa Rica como ayudante de cocina y electricista, pero que desde diciembre se encontraba en Nicaragua y a la vez relató que este lunes, tenía planificado conversar con él, para aconsejarlo y decirle que se alejara de los vicios.