El Salvador comienza reactivación a medida que disminuye la pandemia

Luego de 85 días de cuarentena domiciliaria obligatoria y la paralización del comercio por la pandemia del coronavirus, El Salvador inicia el proceso de reactivación económica que se desarrollará en cinco fases.

La primera se implementará desde este 16 de junio, con una duración de 21 días, las siguientes serán de 15 días, y la quinta permitirá la reapertura total en una nueva normalidad, a partir del 21 de agosto.

Le puede interesar: EN VIVO | Estados Unidos alcanza los 116,526 muertos por el Covid-19

“Así como nosotros hemos sido reconocidos por el trabajo que hemos hecho en el área de la salud, queremos ser reconocidos por una apertura de la economía gradual ordenada», dijo la ministra de Economía, María Luisa Hayem.

El avance en cada fase estará sujeto a la evaluación de la pandemia, a cargo del Ministerio de Salud. Ante un posible incremento de casos de COVID-19, el calendario se retrasaría hasta lograr nuevamente un control en la curva de contagios.

“Sin las medidas de prevención necesarias y sobre todo, sin tener controlado el crecimiento y desarrollo de una pandemia, en la cual se ha demostrado que no hay un tratamiento, hoy por hoy, al incremento de la exposición de la población, habrá un incremento en los casos confirmados», indicó el ministro de Salud, Francisco Alabí.

A juicio del diputado del partido ARENA René Portillo Cuadra, la iniciativa presentada por el Congreso no fue sancionada por el presidente Nayib Bukele porque establecieron controles para el uso de los fondos públicos y el derecho de acceso a la información pública.

“Estos dos aspectos no fueron del agrado de Casa Presidencial y por eso prefieren en lugar de tener una ley de emergencia, en lugar de tener medidas sanitarias, prefieren desechar esta ley para no ser controlados los fondos que se le han adjudicado desde la Asamblea Legislativa», afirmó Portillo Cuadra.

Durante todo el proceso de reactivación de la economía, el gobierno salvadoreño recomienda a la población mantener las medidas de prevención del virus, como el uso de mascarillas, lavado constante de manos y el distanciamiento social.