Régimen de Ortega confirma su interés de insertarse en las «burbujas de viajes» para reactivar turismo

Aunque el régimen de Daniel Ortega ha perdido toda credibilidad y confianza en el exterior por el mal manejo de la pandemia, este pretende hacer uso de la estrategia de las “burbujas de viajes” o turismo de proximidad que se está promoviendo a nivel internacional para reactivar el turismo. La intentó del Gobierno fue confirmada ayer por Anasha Campbell, co-directora del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).

Las “burbujas de viajes” son asociaciones entre países vecinos, que han manejado responsablemente la pandemia, mediante el cual se abre una ruta para el intercambio de viajeros en condiciones seguras y con bajo riesgo de contagio de Covid-19.

El régimen pretende insertarse en esa estrategia mundial a partir de la segunda fase de su plan de reactivación del turismo que esta semana presentó Campbell en una entrevista a un medio oficialista.

Aún sin proyecciones claras del impacto que tendrá la pandemia en el sector turístico, Campbell, presentó el plan, el cual consta de tres fases: promoción del turismo a nivel nacional, regional y la apertura al mundo entero.

“Nosotros tenemos un plan que se define en fases, la primera fase es el turismo nacional, todo lo que va de este año 2020, ya partir del 2021 al 2022 va a ser un turismo regional, es decir centroamericano que ha sido nuestro principal mercado emisor de turistas hacia Nicaragua y luego el 2022 en adelante el turismo internacional”, dijo Campbell.

Lea además: ¿Por qué negligencia de Ortega con la pandemia puede dejar a Nicaragua excluida de las “burbujas de viajes»?

El sector privado ha alertado que si el mal manejo de la pandemia dejará excluida a Nicaragua de cualquier iniciativa global para crear puentes turísticos, tomando en cuenta que la propia Organización Panamericana de la Salud ha criticado la forma inadecuada de manejo de la crisis sanitaria.

Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur) manifestó que el plan que presentó la codirectora de Intur coincide con lo que Canatur ha venido planteando.

“Esto coincide con lo he venido diciendo todo este tiempo a los medios, que lo primero que se va a reactivar no solamente aquí sino en el mundo entero es el turismo nacional y que luego viene el turismo regional, eso es así porque las líneas aéreas van a tener un proceso paulatino de reactivación”, explicó Valenti.

Por su parte Leonardo Torres, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur) manifestó que apostar al turismo de proximidad entre países de la región y el nacional es lo mejor.

“Para suerte nuestra el 70 por ciento de la visitación de turistas extranjeros es de Centroamérica, por lo tanto me parece correcto que la industria en el 2021 apueste a eso y que este año se piense en el turismo nacional, nosotros estamos creyendo que después de octubre y noviembre la curva de la pandemia habrá caído”, dijo Torres.

Según los anuarios estadísticos del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur), la mayoría de los turistas que llegan a Nicaragua, proceden de Centroamérica. Por ejemplo en el 2017 vinieron de la región 1.1 millones de turistas (70 por ciento del total de visitantes) y luego en el 2018 esa cifra se redujo a 887,178 turistas, pero siguieron siendo mayoría.

Lea también: Nicaragua entre los únicos dos países que mantienen abiertas sus fronteras en América Latina para el turismo. Este es el segundo.

Asimismo Campbell considera que la crisis política que se vivió en el 2018 sirvió de experiencia para el sector. Ese año debido a la violencia que se desató cuando los parapolicías salían a reprimir a los manifestantes, muchos países levantaron alerta de viajes, lo que ahuyentó a los turistas.

“Creo que en el caso de Nicaragua tuvimos una experiencia en el 2018, donde se demostró esa importancia que juegan los nicaragüenses en el turismo nacional para mantener la industria turísticas y ahora todos están enfocados en eso, esa es la apuesta en este momento, en lo que resta del 2020, porque la tendencia también demuestra que hay que recuperar esa confianza del turista internacional para que decida viajar”, sostuvo Campbell.

El turismo golpeado por la pandemia

Campbell expresó que el sector turístico venía creciendo fuertemente antes que llegara la crisis sanitaria. “En términos generales a nivel mundial, en el primer trimestre 2020 el turismo mundial cayó -22 por ciento, en el caso de Nicaragua para nosotros de enero a abril se tuvo una baja del -17 por ciento, pero en los primero dos meses, enero y febrero, teníamos un crecimiento de 25 por ciento en llegadas al país, pero obviamente a mediados de marzo hasta el mes actual se ha sentido ese impacto en el sector turismo” detalló.

No obstante, Valenti considera que ese crecimiento que anuncia Intur en el primer bimestre no se sintió en el sector antes que llegara la pandemia.

“Realmente nosotros no sentimos ese crecimiento, es más nosotros dimos a conocer en febrero previo a la pandemia que íbamos a tener un crecimiento en todo el año del 10 por ciento en comparación con el 2019 y por información de las empresas no se miraba ese crecimiento del 25 por ciento con respecto al año anterior, entonces nosotros dudamos de esos datos”, dijo Valenti.

Proyección para este año

La Organización Mundial de Turismo (OMT), proyecta que para este año habrá una baja en llegadas internacionales en todo el mundo entre el 60 y 80 por ciento.

“En Nicaragua obviamente no estamos exento de toda esta realidad internacional, hemos visto que muchos negocios han tenido que cerrar temporalmente, algunos operan al 50 por ciento siguiendo ese esfuerzo de mantener ese desarrollo humano”, dijo la codirectora de Intur.

Puede interesarle: Fracaso turístico total en Semana Santa, “fue peor de lo que se esperaba». ¿Qué va pasar con este sector agobiado por crisis?

Campbell indicó que es muy prematuro proyectar cómo va cerrar el sector este año y que todo va a depender si las líneas aéreas reactivan sus operaciones en julio.

Pero si se toma de referencia la proyección de la OMT, de una caída del 60 a 80 por ciento, con respecto a lo casi 1.3 millones de turistas captados en el 2019, estaríamos hablando de una reducción entre 780,000 a 1.04 millones de turistas.

“Tenemos que adaptarnos a esta nueva realidad, el que no se adapte va quedar fuera de esta nueva realidad, porque esta es una pandemia con la cual vamos aprender a convivir, porque nadie sabe cuándo va haber una vacuna, cuándo va a terminar y nadie en el mundo puede pasar encerrado toda su vida», agregó Campbell.