Pandemia de Covid-19 no se ha detenido. Está contenida en los hogares, afirma salubrista Alejandro Lagos

La pandemia de Covid-19 no se ha disminuido en el país, pero sí está contenida en la privacidad de los domicilios, donde los enfermos se atienden con auxilio de médicos que los orientan de forma virtual, y solo acuden a un hospital cuando presentan, principalmente, la dificultad de respirar, explicó el especialista en salud pública, Alejandro Lagos, quien asegura que en una hora puede recibir hasta unas 30 llamadas de posibles casos.

Si la referencia para entender el comportamiento de la pandemia en el país solo fueran los datos del Ministerio de Salud (Minsa) pareciera que esta no ha golpeado con fuerza a Nicaragua. En tres meses se han identificado 1,823 casos y han muerto 64 personas.

Sin embargo, los médicos independientes, incluídos epidemiólogos, han advertido que las estadísticas oficiales distan de la realidad de esta epidemia que sigue corriendo sin detención en el territorio nacional.

Prestar atención a lo que pase en las comunidades

El epidemiólogo Rafael Amador explica que es importante que la población se fije en lo que pasa en las comunidades, y que recuerde que si no se cuidan de la forma adecuada, se puede reforzar el incremento de la epidemia.

Advirtió que hay algunas zonas como el Caribe donde se han incrementado los casos, además de las zonas identificadas como Matagalpa o Managua. El problema es el acceso a la información, sostiene. Explica que si se empieza a investigar en las comunidades, las personas que se han muerto se va a dar un incremento importante en la mortalidad de esos territorios y que no es debido al comportamiento estacional del país.

“Carlos” pensó que tenía una gripe común. No se sugestionó por el SARS-CoV-2, pese a que sabe que todos los días debe usar el transporte público para llegar a su centro de labores, al sur de managua, y por ende, está expuesto.

Sintió dolor en la garganta, le picaba; luego, vino el dolor de cabeza y el cuerpo. Apareció la pérdida del olfato y poco a poco ya no volvió a sentirle sabor a nada. Tuvo fiebre, pero no fue tan elevada. Él no fue al hospital y se quedó en casa bajo las orientaciones de un médico, que le dijo qué debía tomar, pero eso si, le advirtió que si aparecía la fatiga por no poder respirar, debía acudir a un centro médico, pese a su desconfianza.

“Carlos», de 30 años, se ha quedado en casa por más de cinco días. Siempre usa mascarillas y tiene fe que la situación no empeore. Cree que tuvo Covid-19 porque perdió el gusto y el olfato, y es uno de los síntomas claves, además porque no es una persona que se enferme seguido, y mucho menos de gripe. Aun no está curado por completo, así que todavía debe estar aislado de su familia.

Lea además: Médicos alertan de brotes familiares de Covid-19 y llaman a tomar medidas

De acuerdo con el análisis del doctor Lagos con base a los pacientes que ha atendido de forma virtual, las sintomatologías reportadas han sido fiebre, cefalea, tos seca y con flemas blancas, nariz tapada, carrasperas, dolor de pecho, cansancio, dolor de espalda, dificultad para respirar, que demanda de una u otra forma el uso de oxígeno, además de la pérdida de gusto y olfato. El médico explica que por esta situación es que los hospitales se están viendo un poquito desahogados. “La gente está enferma en sus casas, cien por ciento seguro”, expresó el doctor.

Lagos considera que tras las visitas del Minsa en las casas está la identificación de los casos sospechosos de Covid-19 y sus contactos, porque “sabe que ahorita hay una incidencia domiciliar grandísima”, y esto le podría costar una elevación en la tasa de letalidad del nuevo coronavirus.

Con los últimos datos de este martes 16 de junio, la tasa de letalidad se ubica en 3.5 por ciento, que se equipara con el promedio centroamericano. El médico deduce que permanecen los brotes familiares porque él mismo ha confirmado la infección de otros miembros del núcleo a través de las 1, 254 llamadas que atendió de ciudadanos que necesitaban ayuda sanitaria.

Ambos médicos coinciden que la población ha fortalecido las medidas sanitarias para prevenir la Covid-19. Ahora se observa menos personas sin mascarillas y también la circulación ha disminuido en horas picos, advirtieron. Recomiendan mantener todas las medidas de prevención para no contagiarse.

Muchos trabajadores informales tienen que salir a trabajar, pero deben hacerlo con toda la protección, indican los médicos. LAPRENSA/ARCHIVO

Sin estudios, sin análisis

El epidemiólogo Amador explica que al no haber una política del rector de la salud para garantizar un proceso transparente y de calidad en la recolección de la información, lo que se ha hecho es acudir a diferentes medios para obtenerla. Sin embargo no hay un formato estándar, y cada quien-en el caso de médicos- lo hace a su manera, lo que limita el poder prepara una base de datos estandarizada que pueda tener información representativa de lo que pasó en el país con la pandemia.

Esta es una de las consecuencias directas de la falta de rectoría de la calidad de la información del Minsa durante la pandemia, que no hubo orientación clara, que se hiciera un formato único de recolección de la información que fuera accesible para todo mundo, lo que permitiría hacer las investigaciones respectivas.