Obispos Rolando Álvarez y Silvio Báez llaman a vencer el miedo para construir una nación justa

Los obispos Rolando Álvarez, de la Diócesis de Matagalpa, y Silvio Báez, de la Arquidiócesis de Managua, llamaron este domingo, en sus homilías por separado, a los nicaragüenses a vencer el miedo, a no creer en las mentiras y a que los jóvenes luchen por construir una nación con amor y justicia.

Monseñor Álvarez indicó que como dijo Jesús “los envío como ovejas en medio de lobos”. “El Señor también en nuestro tiempo nos envía en medio de gente que quiere construir el mundo con sus propias verdades efímeras, superficiales, pasajeras, cambiables, light, descartables. Gente que quiere construir el mundo con sus propias invenciones, inteligencias, con sus propios mitos, sus propios engaños y hasta con sus propias mentiras”.

Consideró que Nicaragua es de tradición cristiana y lo que puede suceder algunas veces es que “como individuo, comunidad, o sociedad se trastoque la verdad, se le niegue, se le intente manipular, provocando una terrible tormenta”.

Lea además: Obispo Silvio Báez se suma al llamado a la cuarentena nacional voluntaria

“En este tiempo de pandemia la exposición a la enfermedad, al contagio, a la muerte, ahí se trastoca la verdad, los valores, principios del evangelio tan fundamentales para el buen vivir en una sociedad como la libertad, la justicia, la paz, la dignidad de la persona, los derechos humanos, el respeto al derecho ajeno se pueden perder de vista por el mundanal bullicio de la avaricia y de la ambición”, comentó Monseñor Álvarez.

“Sigan siendo jóvenes protagonistas de su historia, de su presente y de su futuro, guiados por la mano de Dios, sigan trabajando con eficacia valentía y esfuerzo por el sitio y el lugar que tienen en la sociedad y que se han ganado en la lucha por la justicia y la paz”, recomendó monseñor Álvarez durante su homilía en la catedral de Matagalpa.

Añadió que los jóvenes deben ser intrépidos y responsables para participar en todos los sectores de la vida social y nacional. Que no teman los obstáculos y las dificultades, capaces de renovar la faz de la tierra y encender en los nicaragüenses la llama del amor y la justicia.

Por su parte Monseñor Silvio Báez retomó en sus redes sociales la frase de su homilía: “Los poderosos de ayer y de hoy, cuando se sienten acusados por la palabra profética que desenmascara sus injusticias y su corrupción, intentan siempre desprestigiar o eliminar a los profetas. Es su arma preferida. Pero los profetas nunca están solos”.

Lea también: Obispos Silvio Báez y Rolando Álvarez reclaman verdaderos líderes que actúen responsablemente ante pandemia

Admitió que el anuncio de la palabra puede implicar que “tarde o temprano nos volvemos incómodos y corremos el riesgo de ser rechazados o perseguidos. Por eso es que muchos piensan que es mejor callarse”.

Pero aseguró que si queremos actuar con valentía y libertad como los profetas no podemos dejarnos “condicionar ni por intereses mundanos ni por el miedo”. “Tarde o temprano Dios se manifiesta solidario con quien es marginado, perseguido o amenazado a muerte a causa de la justicia”, dijo.