Bautizos en tiempos de Covid-19, ¿cómo se realizan?

El Covid-19 ha cambiado muchas dinámicas y detenido algunas actividades. Otras se han tenido que adaptar a las nuevas realidades, como el caso del Sacramento del Bautismo, que según el cardenal Leopoldo Brenes, la orientación es realizarlo en casos de emergencia o amenaza de muerte.

“(Los bautizos) los estamos posponiendo. A algunos les hemos sugerido que, si es de urgencia, si el niño está enfermo, la liturgia nuestra habla del bautismo en peligro de muerte y hay un rito que lo puede hacer un laico: la mamá, una tía. La fórmula que diga: Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén y le echa agua”, explicó el cardenal.

Comentó que esto viene del “agua del socorro”. “El agua del socorro era eso, que cuando no había sacerdotes, que era frecuente, había alguien en el pueblo que era la rezadora, cuando el padre llegaba ya hacía el sacramento con las unciones propiamente dichas”, dijo.

En los casos que se realice el bautismo en peligro o situación especial, lo recomendado es que cuando regresen las condiciones normales se lleve a la persona a la iglesia para que se haga la unción respectiva del sacramento.

Lea además: Obispos Rolando Álvarez y Silvio Báez llaman a vencer el miedo para construir una nación justa

Es importante que la familia anote la fecha, hora y padrinos del bautizado, como un recuerdo y para explicarlo en la iglesia cuando se hagan las unciones propias que son: la unción del Santo Crisma y la unción del óleo de los catecúmenos y ya se inscribe en la iglesia como bautizado.

Pastores toman medidas

El cardenal Brenes comentó que la iglesia fue la primera en lanzar el SOS el 16 de marzo como Conferencia Episcopal, para tomar medidas que protegieran a la población del contagio del Covid-19.

“Nadie, ni los políticos, ni la iniciativa privada, ni el estado, nadie había dicho nada sobre el guardarse. Tuve una reunión con los presidentes de conferencias episcopales de toda Centroamérica y nos dimos cuenta que de los seis países centroamericanos, los cinco tuvieron medidas bien drásticas y que en esas medidas drásticas hasta la Iglesia tuvo que aceptarlas y las medidas fueron: se cierra todo y se cerraron los templos. En Nicaragua no ha habido una medida así drástica, sino que ha sido un confinamiento voluntario”, comentó el cardenal Brenes.

Indicó que al ser voluntario se tuvo el inconveniente con los feligreses porque se decía que no asistieran las personas adultas y eran las primeras en ir. “Es parte de esta historia nuestra de convocar a un confinamiento voluntario y no un confinamiento de ley como en otros países”, agregó.

Lea también: Conferencia Episcopal de Nicaragua urge dotar de equipo de protección a los médicos para protegerlos del Covid-19

Manifestó que los sacerdotes son responsables de su salud, de la salud de personas a su alrededor y de la sociedad como pastores.

En este sentido, comentó que la pastoral social ha estado activa apoyando a sectores vulnerables. Asimismo, desde Caritas han realizado labores de apoyo como llevar alcohol y medicinas para quienes lo necesitan.

“Ha sido un trabajo muy hermoso. De las 115 parroquias, más del 90% están haciendo actividades. Me reuní con 130 sacerdotes a través de Zoom, tengo un contacto permanente con ellos, los llamo por teléfono, por WhatsApp y tengo estas reuniones”, expresó Brenes.

Sin embargo, comentó que la crisis también ha afectado a quienes apoyan a la Iglesia en estas labores y recolectan menos ayuda para llevarla a los sectores vulnerables.

Iglesia en línea

Sobre la transformación que ha tenido la iglesia comentó que el consuelo lo realizan a través de llamadas telefónicas, de WhatsApp y de oración por los feligreses.

“También es triste cuando (la enfermedad) afecta a personas muy cercanas a uno. Por ejemplo, mi vecino se me murió y no pude ir. Todo eso es triste, a uno lo marca. Como dice el Papa, el pastor llora en lo más profundo de su corazón”, comentó el religioso.