Médicos aseguran que han recibido entre dos y cuatro mascarillas N95 en tres meses de pandemia

Aunque el régimen orteguistra exponga la solidaridad de Taiwán con donaciones de equipos de protección para el personal de salud en medio de la pandemia por Covid-19, el problema de la desprotección persiste en los hospitales. En tres meses desde que se reportó el primer caso del nuevo coronavirus, dos médicos confirmaron a LA PRENSA que han recibido dos mascarillas N95 y los demás artículos como caretas los han tenido que comprar ellos mismos.

Este lunes, un medio oficialista reportaba que el Minsa, representada por la titular de esa cartera, Martha Reyes, recibió una nueva donación de Taiwán. En esta ocasión fueron 30 mil mascarillas N95, 4,500 batas descartables y nueve mil batas de aislamiento. A ciencia cierta no se conoce cómo se distribuyen esas donaciones, o por lo menos, no se hace público. Desde el inicio de la pandemia, las diferentes asociaciones médicas advirtieron sobre la necesidad de proteger al personal de salud para evitar contagios.

La anestesióloga María Escoto López, explicó que hasta el 9 de junio, la fecha en la que recibió una carta de despido sin justificación en el hospital Antonio Lenín Fonseca, les habían entregado tres mascarillas quirúrgicas para la semana, por las que tuvo que firmar una hoja. No hubo protectores faciales, ni ningún otro equipo.

El también anestesiólogo Fernando Rojas, quien fue despedido del hospital Bertha Calderón por demandar protección para el gremio médico, explicó que hacía dos semanas le habían entregado dos mascarillas de tipo quirúrgica, por las que también tuvo que firmar un documento de recibido, y un mes anterior, le habían entregado dos mascarillas N-95. Es decir, en lo que va de la pandemia recibió solo cuatro mascarillas, lo que es “demasiado poco”, sostiene. En su caso dijo que las últimas mascarillas si decían que eran donadas por Taiwán.

Lea además: Régimen orteguista despide al menos diez médicos en un mismo día

Ambos médicos aseguran que los profesionales de la salud que están en la sala Covid son los que tienen todos los medios de protección. Sin embargo, los otros médicos, que también atienden pacientes, que podrían o no presentar síntomas de Covid-19 siguen expuestos a contagios.

La doctora Escoto explica que una mascarilla N95 es suficiente para ocho horas, en el caso de ellos que están en quirófano, pero al no haber, lo que hacen los médicos es reciclarlas. Las protegen con una mascarilla de tipo quirúrgico sobre la N95 para volvérsela a poner en unos tres días. Por su parte, el médico Rojas asegura que lo ideal es que por cada caso que entre a quirófano se ocupe una mascarilla nueva. En un turno, antes de la pandemia, se podrían atender hasta 18, 20 casos, dijo.

Sin embargo, aclara, que esta situación de las mascarillas no es un problema nuevo, incluso, él llevaba de regalo a quirófanos mascarillas y gorros; “porque el desabatecimiento siempre ha estado ahí, hay muchas cosas que faltan”, expresó.

“Hubo un tiempo que hasta la vendían ahí. Hace dos años estuvieron vendiéndola en quirófano, y eso es real, una jefa de enfermería, con el pretexto que de ahí se iba a recoger para la purísima, el costo era cinco córdobas hace dos años”, expresó “la vendían en sala de operaciones”, aseguró el médico.

Lea también: Minsa les negó pruebas a médicos con síntomas de Covid-19

Ante la nula respuesta del Ministerio de Salud (Minsa) a las demandas de los médicos por contar con el equipo de protección necesario, las donaciones han empezado a llegar a los hospitales, pero se hacen de forma discreta, casi en la clandestinidad, ya que siempre existe el riesgo que pueda haber represalias.