Por qué las medidas que se aplicaron en Nicaragua para dar un alivio financiero no se parecen a las que impulsaron los países de la región

Los organismos de defensa a los consumidores señalaron que las medidas crediticias temporales que adoptaron tanto la Comisión Nacional de Microfinanzas (Conami) como la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) son positivas, pero que se pudo evitar un mayor deterioro en la cartera de crédito, si estás hubieran sido aplicadas hace dos o tres meses, como los hicieron los países de la región centroamericana.

Desde hace varios meses los organismos de defensa a los consumidores habían pedido al régimen de Daniel Ortega un alivio financiero para todos los deudores, ya que con la pandemia del Covid-19, muchas empresas han cerrado temporal o totalmente, generando mayor desempleo, afectando el comercio y demás sectores y en consecuencia muchos clientes cayeron en mora con sus créditos.

A criterio de Juan Carlos López, director ejecutivo de la Defensoría al Consumidor, la normativa hubiera tenido mayor alcance si hubiera sido una política pública.

Lea además: ¿Por qué las medidas del BCN y la Siboif son insuficientes y pocos se podrían beneficiar de un crédito o un periodo de gracia?

“La diferencia es que los otros países la han tomado como una política pública y Nicaragua no, aquí se está haciendo porque se ha deteriorado el crédito y la está empujando el sector financiero, el sector que presta, en los otros países es política pública, que lo que persigue es dar un beneficio completo por parte del Estado”, explicó López.

Medidas preventivas

Indica que los países de la región actuaron con inmediatez previendo lo que iba a pasar con la pandemia, pero Nicaragua hizo todo lo contrario.“En esos países se dieron cuenta que la pandemia iba afectar fuertemente a los usuarios y consumidores, y es una realidad; de manera que esas decisiones la tomaron hace dos o tres meses, lo tomaron como medidas pública preventivas, porque sabían que iban a llegar a estas circunstancias; pero acá no fue así, con esta medida estamos hablando que sí yo estaba bien en enero pero luego acumule una mora de 35 a 45 días, significa que yo no aplicó para esta normativa”, dijo López.

Pero además indica que esta medida se tomó por el sector financiero ya no resistía y el mismo fue el impulsor de esta normativa.

Lea también: BCN abarata el costo del córdoba y libera C$4,000 millones para créditos. ¿Qué pueden esperar los bancos y el público de la medida?

“En los países de la región estas políticas públicas fueron preventivas aquí se hicieron porque ya no se resistía, en los otros países se hizo para evitar que el cliente llegara a un nivel de morosidad, esa es la diferencia abismal” agregó.

De hecho la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) señala que esto se debió hacer mucho antes. “Ya hay un daño hecho, esto se tuvo que haber hecho antes, Funides lo recomendó desde marzo, y aunque nos alegra que estén tomando en cuenta nuestras recomendaciones pero lo están haciendo muy tarde y lo están haciendo de una forma imperfecta», expuso un técnico de Funides.

Medida fue excluyente

López indica que la normativa fue excluyente con el segmento C y D, aunque fue oportuna para aquellos clientes que comenzaban sentir las circunstancias difíciles. “Obviamente esta normativa solo protege al sector que ellos consideran que hasta el día de hoy ha sido pagadero, porque en efecto no transciende a aquellas personas que ya venían siendo afectadas, hasta cierto punto los beneficios que tiene la normativa es segmentado y lo mismo sucede con el tema de las entidades microfinancieras. Creo que la medida no es mala, es positiva, es un paso necesario, pero bien pudo incluir más, pudo incluir la categoría C y D, pero peor es no tener nada”, añadió.

Puede interesarle:12 respuestas para entender quiénes pueden acogerse a la normativa de alivio a deudores de la Siboif. ¿Hay moratoria? Acá te explicamos

De igual forma Gustavo Ortega, vicepresidente del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor (Indec) lamentó que la medida dejará excluido a los clientes C y D, lo cuales muchos de ellos ya venían afectados desde la crisis que se dio en el 2018.

“Nosotros sentimos que no vemos ninguna ayuda al consumidor porque solo se aplica a clientes A y B, y hay que recordar que después de abril del 2018, mucha gente que era A y B pasaron a la categoría C y D, y esa gente no tiene posibilidades de una ayuda y eso debió ser parejo, no excluyente”, explicó.