¿Qué está pasando con las finanzas del Seguro Social? 6 meses sin estadísticas genera incertidumbre

Hasta el primer semestre del año 2020 se desconoce cómo han evolucionado las finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), lo que genera incertidumbre sobre todo porque la pandemia estaría acelerando la pérdida de afiliados, que comenzó con la crisis del 2018, advierten especialistas.

Este año el Seguro Social completará ocho años consecutivos de crisis financiera que, aunque el régimen ha intentado solventar con drásticas reformas a costa de golpear a las empresas y a los trabajadores, aún no ha logrado sacarlo del atolladero.

En este nuevo contexto la situación es peor para esta institución, sin embargo los especialistas consultados por LA PRENSA, indican que el INSS ha tratado de quitarse de sus hombros la responsabilidad de la pandemia, dejando la atención de los afiliados en manos del sector público y negando los subsidios, sin embargo la crisis sanitaria está afectando a la institución por el cierre temporal o total de empresas, que ha traído una ola creciente de desempleo.

Lea además: INSS decide ocultar todas sus cifras del 2019; y BCN también violenta su Ley Orgánica al esconder su informe anual del año pasado

“Con la pandemia el Seguro Social trato de cubrirse las espaldas, al dar la orientación de negar los subsidios a las personas que se enferman de Covid-19; pero además el Seguro se capeó porque el Estado no decretó un estado de emergencia sanitario para ayudarse, dejando que la pandemia sea atendida por el sistema público”, explicó Róger Murillo, consultor en Seguridad Social y exgerente de Estudios Actuariales de la Superintendencia de Pensiones y del INSS.

Expresa que la intención de ocultar el anuario es esconder el declive del instituto, que en los últimos tres años con la recesión económica su deterioro ha sido progresivo.

“¿Por qué no presentan los datos?, porque quieren ocultar el desbarajuste que tiene el Seguro, el déficit verdadero, lo más grave es la población asegurada activa que tienen, quieren ocultar en cuánto ha disminuido la población de asegurados”, sostuvo.

Para el economista y sociólogo Óscar René Vargas, es claro que el régimen mantiene un mensaje de negación porque mostrar la realidad no le conviene y por eso han decidido ocultar las cifras.

Lea también: BID pronostica para Nicaragua una gigantesca ola de destrucción de empleos formales. Especialistas temen por el INSS

Pero además de no conocer las cifras de este año, se desconoce con cerró el año pasado, porque el anuario 2019, no ha sido divulgado. Este documento permitiría conocer el verdadero impacto que tuvo la reforma de la Seguridad Social el año pasado, de ahí la importancia que este sea publicado.

Reforma del 2019 fue insuficiente

Por otra parte Murillo considera que el instituto estaría en aprietos porque la reforma que se aplicó el año pasado ya no le está generando recursos, no obstante señala que aplicar otra no sería conveniente, por lo que cree que al final el régimen de Daniel Ortega tendrá que transferirle dinero.

“El déficit que venía cargando el Seguro Social se está incrementando drásticamente y el gobierno va tener que seguir haciendo transferencias, va requerir otra inyección grande de parte del Gobierno Central, porque el Seguro vive de las cotizaciones de los trabajadores y a medida que hay menos trabajadores, estas van disminuyendo, lo que genera una caída en los ingresos”, dijo Murillo.

Explicó que actualmente el Seguro esta sobreviviendo del sector servicio e industria, donde están la mayoría de los asegurados que han sobrevivido a esta segunda crisis.

Puede interesarle:Estas son las razones de por qué las cifras económicas 2019 del BCN son dudosas, según Funides y Copades

Proyecciones dramáticas

Pero además el panorama para el Seguro Social cada vez se torna más oscuro, sobre todo por las proyecciones de decrecimiento que han hecho diferentes organismos internacionales.

El sociólogo Oscar René Vargas manifestó que de cumplirse la proyección de una caída del 6 por ciento en la economía, hecha por el Fondo Monetario Internacional (FMI) se esperaría que en lo que reste del año, sigan cerrando más empresas y por consiguiente aumente el número de desempleado.

Murillo coincide con Vargas, al señalar que “ese 6 por ciento de caída en la economía significa más desempleo y si hay desempleo, está disminuyendo el número de asegurados activos y con una reducción drástica de afiliados no hay ninguna reforma que pueda ayudar, sería una reforma muy dura, que no la van hacer en este momento, porque podría generar otra explosión social”.

Creciente déficit

Según el Presupuesto General de la República 2020, este año se esperaba un déficit de 3,184.4 millones de córdobas, sin embargo los pronósticos habrán empeorado, tomando en cuenta la crisis que ha generado el coronavirus.

En el 2012 fue el último año que las finanzas del INSS pudieron acumular un superávit, que fue de 385.7 millones de córdobas (16.4 millones de dólares al tipo de cambio promedio). A partir de ese momento, la curva se desplomó y cada año los déficit fueron crecientes, sobre todo por el aumento de gastos administrativos y malas inversiones.