La historia del futbolista nicaragüense que viajó engañado a Europa

Agenor Báez viajó a Europa con la ilusión de cumplir el sueño de jugar en el extranjero. Desde Malta le llegó una propuesta y oportunidad atractiva para su corta carrera y la tomó. En julio de 2019, el somoteño, de 22 años, agarró el vuelo que lo llevó a una experiencia que la calificó como desagradable porque la promesa del agente resultó falsa y se dio cuenta hasta estando allá.

Puede interesarte: Byron Bonilla acaricia el título en el futbol costarricense

“Me dijo que el club me pagaría 3000 mil euros, más apartamento y comida. Pero al momento que me ofrecieron el contrato era de 800, más apartamento. Eso me molestó porque me engañaron, me dijo una cosa y salió con otra. Es mejor que sea sincero y así uno viaja claro a lo que va», confiesa Báez la razón por la que decidió no firmar y se alejó del agente.

Béaz dijo que el boleto de avión salió de bolsa y el agente le hizo viajar en una fecha porque supuestamente el equipo lo estaba esperando para entrenar, pero empezó cinco días después. Desde ese momento presintió que algo andaba mal. “Después de eso seguí entrenando pero tenía claro que no me iba quedar ahí. Un día me llamó que tenía más pruebas en otros equipos, incluso en Grecia, y no quise saber nada. Estaba molesto porque no me gustó el engaño. Eso me marcó», señala.

Además lea: El primer nicaragüense que asciende en el futbol costarricense mantiene deseo de jugar para su país

El jugador reconoció que se dejó llevar y no escuchó el consejo de Mario Alfaro, exasistente de la Selección, quien le recomendó que no viajara porque no le pareció confiable la oferta. “El agente no me mandó contrato ni una carta de invitación del equipo, se lo pedí y se me hacía el loco o decía que estaba ocupado ateniendo a otros jugadores y no tenía tiempo», explica el seleccionado, quien aseguró que la decisión lo tomó junto a su familia.

“Todo esto me tocó mucho emocionalmente», confiesa el volante de los Leones Azules. “Me sentí mal porque me había engañado», insiste Báez, quien aseguró que su familia le ayudó a superar ese mal momento. “De Malta me fui a España donde mi mamá (Jazmina Cano) y mi hermano (Edwin Herrera, exseleccionado y jugador de Liga Primera). Pasar este tiempo con ellos y mi suegra (Arelys Díaz) fue muy bueno para mí en ese momento».

El futbolista analizó que la experiencia permitió conocer más sobre él mismo y cómo funciona el futbol en otras partes. “Vi que poseo cualidades para jugar en esa liga u otra. Tenía la misma calidad de muchos de ahí. También me di cuenta de otra parte del futbol: los jugadores que pagan por jugar en los equipos. Esta experiencia me ayudó mucho en diferentes formas», afirma el volante creativo.

Agenor es un futbolista técnicamente bien dotado. A sus 22 años ha sido campeón de Liga y Copa y ha estado en las selecciones Sub-20, Sub-21, Sub-23 y Mayor con la que disputó la Copa Oro 2019. “He logrado muchas cosas, pero tengo muchos sueños por cumplir y uno es jugar en el extranjero. Creo bastante en Dios y Él sabrá porque no me permitió quedar ahí, cosas mejores tendrá para mí», declara.