Todo lo que debes saber de la temporada de las Grandes Ligas: desde el cambio de reglas, hasta las medidas ante la pandemia

La pandemia del coronavirus acortó la temporada de las Grandes Ligas a 60 partidos y además provocó que se adopten nuevas reglas como parte de las medidas sanitarias, además de no retrasar el calendario de juegos. Los jugadores deben reportarse en la primera semana de julio, para que el show comience el 23.

Por primera vez en la historia ambas ligas utilizarán el bateador designado. La Liga Nacional jamás lo había utilizado, excepto en los partidos interligas en territorio de la Liga Americana, lo mismo que en la Serie Mundial.

Lea además: La “burbuja de jabón» de Vicente Padilla, entre los lanzamientos más lentos en la historia de las Grandes Ligas

El bateador designado es algo que se veía venir desde hace algún tiempo, aunque los equipos del viejo circuito se habían resistido a la idea, la que ahora se hará realidad por esta temporada. Si todo vuelve a la normalidad, el próximo año regresan a las reglas antiguas.

No obstante, el cambio más radical es la utilización de un corredor gratis en la segunda base en extrainnings o mejor conocido por nosotros como la muerte súbita.

La idea es evitar que los staffs de picheo se desgasten con partidos kilométricos, pues habrán pocos días de descanso. Y en nuestro país, la muerte súbita ha sido un éxito, al no registrar juegos mayores a 12 episodios desde que se puso en marcha hace un par de años. En las Grandes Ligas es temporal, pero su gusta y convence, pues no duden que podrían adoptarlo por más tiempo.

Por otro lado, como regla universal, los juegos suspendidos por clima antes del quinto episodio, son reiniciados de cero, pero ahora serán continuados, tal como ocurre en las Ligas Menores.

En tanto, fue aplazado el plan de no utilizar a jugadores de posición como lanzadores, excepto en extrainnings o partidos con diferencia mayor a seis carreras. En 2018, el nica Alex Blandino tuvo una aparición como lanzador con los Rojos de Cincinnati y mostró una efectiva bola de nudillos.

Distanciamiento social

Una medida para mantener el distanciamiento social es que los jugadores o coachs que discutan con los árbitros por cualquier motivo, se acerquen cuando mucho a seis pies del oponente.

Lo más difícil será frenar las batallas campales que suelen producirse en el calor del juego, especialmente con los pelotazos, y para ello los árbitros tendrá que estar muy activos y los que quieren provocar este tipo de situaciones, no solo serán expulsados del juego, sino que también serán sujetos a multas económicas.

Para evitar que los lanzadores se lleven los dedos a la boca, como suelen hacerlo, se les permitirá tener un paño húmedo de agua de sus bolsillos, pero no podrán utilizarlo cuando estén preparados para lanzar, sino lo harán antes de tocar la pelota o no estén pisando el box.

Así se jugará

El calendario de juegos será de 60 partidos y solo contra rivales de su misma división, incluyendo los de la liga contraria. Jugarán 40 encuentros frente a los equipos de su misma división (10 contra cada conjunto) y liga, y los otros 20 frente a los de su misma división, pero de la otra liga.

Lea también: De 1945 a 2015, descubre quien fue el primer nica en cada organización de las Grandes Ligas

El formato de la postemporada seguirá igual, como los tres campeones divisionales, más dos comodines, los cuales tendrán un partido de vida o muerte.

Los rosters estarán ampliados a 30 jugadores en las primeras dos semanas, bajará a 28 en las siguientes dos, y luego se establecerá en 26. Este año no habrá la tradicional expansión de rosters de septiembre, pues ni siquiera habrá temporada de Ligas Menores.

Protocolo ante la pandemia

Los jugadores y entrenadores estarán sometidos constantemente a pruebas del Covid-19 y si alguno resulta positivo, será aislado y no podrá regresar al juego hasta que de resultado negativo en las pruebas.

Los jugadores serán sometidos a pruebas de temperatura y síntomas dos veces al día, y una vez al mes se realizarán pruebas de anticuerpos.

Los peloteros que no estén disponibles para jugar, por ejemplo, un lanzador abridor del día anterior, será sentado en las gradas en un lugar destinado para esto en cada estadio.

El personal de apoyo a los jugadores llevará siempre mascarillas.

Se tratará de restringir todo contacto, por lo tanto, están prohibidas los saludos de palmadas, choque de manos y abrazos, no se permitirá escupir, por lo que los jugadores no podrán utilizar tabaco ni semillas, y solo estará permitida la goma de mascar.