Muere entrenador de boxeo forjador de dos campeones mundiales, Salón de la Fama y rival de Alexis Argüello

Cuando Luis Pérez recibió la noticia del fallecimiento de Reynaldo “Ray» Mendoza se quedó petrificado. Batalló contra un derrame cerebral que le provocó la muerte la noche del jueves. El Demoledor Pérez lo había llegado a visitar ocho días antes a su casa, pero ya no estaba, se encontraba internado en el hospital Sermesa y no estaba en condiciones de recibir visitas. Pérez lo recuerda como un padre, más que el entrenador que lo llevó a convertirse en campeón mundial.

El zurdo Mendoza fue un buen peleador a nivel local en la época de los años 60 y 70. En su faceta como amateur logró una medalla de plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1966 realizados en Puerto Rico. Fue su único revés a nivel internacional como aficionado contra el cubano Fermín Espinoza en la disputa por el oro. Una vez en el profesionalismo realizó 89 peleas, perdiendo 14 y ganando 75. Nunca disputó un título mundial pero si se convirtió en campeón nacional venciendo al Ratón Hernández y campeón centroamericano liquidando a Mario Méndez. Ya no estaba para el siguiente escalón.

El 4 de enero de 2003 Mendoza consiguió como entrenador lo que no había podido como pugilista: coronarse al vencer su pupilo Luis Pérez a Félix Machado. “El profesor fue un buen entrenador estuvo conmigo durante más de 20 años trabajando en el boxeo. Desde que comencé en Boxing Star Promotions. Logramos muchas cosas juntos. Recuerdo cuando me coroné que estábamos en la habitación y me repetía que seríamos campeones. Una semana antes de la pelea estaba nevando y le dije: profesor hace frío y me respondió: ‘pero vamos a correr’ y salía conmigo a correr nevando. Cuando me hundía y pasaba malos momentos también estuvo», rememoró el excampeón mundial Pérez.

Te puede interesar: ¿Cuánto ganarán los nicaragüenses en Grandes Ligas con el nuevo acuerdo de la MLB?

Mendoza también se enfrentó a Alexis Argüello como boxeador el 10 de octubre de 1971, perdiendo por nocaut y un año después venció al primer ídolo del pugilismo nicaragüense: Eduardo “el Ratón» Mojica en la recta final de su carrera. Se retiró joven con 26 años decepcionado de no haber podido conseguir una pelea de título mundial. Siempre contó que al vencer al dominicano Natalio Jiménez debía aparecer en el ranking de los 10 mejores, pero no sucedió, luego le pidió a su promotor una pelea hasta de gratis contra el panameño Enrique Pinder pero tampoco ocurrió. Así fue como se desilusionó y se dedicó a entrenar.

“Se enojaba mucho conmigo cuando no llegaba a entrenar y a veces me buscaba en la casa y me hacía entrenar ahí», cuenta Pérez. Según el Demoledor, tenía pensado volver al ring y le había solicitado nuevamente a Ray que lo subiera como su esquina. “Había aceptado y empezamos a trabajar, pero cuando salió lo de la pandemia decidió quedarse en su casa para resguardarse».

En 2008 volvió a entrar a los libros de historia al convertir a Juan Palacios en campeón mundial, tras vencer en Puerto Rico a Omar “el Lobito» Soto por nocaut. Ya el zurdo Ray se había ganado su lugar en el Salón de la Fama en 1999. Y a partir de ahí lo alcanzado con Pérez y Palacios agrandó su legado a nivel local. Mendoza murió a los 71 años, pero su recuerdo estará en cada gimnasio de boxeo.