¿Cómo quedarán los nicas ante el nuevo formato de rosters y grupos de reserva de las Grandes Ligas?

La pandemia del coronavirus provocó cambios dramáticos para esta temporada en las Grandes Ligas, partiendo de que solamente se jugarán 60 partidos, además que la Liga Nacional adoptará la regla del bateador designado, también se implementará la muerte súbita en los extrainnings y los rosters de los equipos serán más amplios que en los años anteriores, lo que nos lleva a evaluar las posibilidades de los nicas.

Como no habrá temporada de Ligas Menores, los equipos han ideado la forma para alimentarse de jugadores durante la campaña, debido a lesiones, bajo rendimiento e incluso el contagio del virus. Por tal motivo, cada conjunto tendrá una base de 60 peloteros, incluyendo los del roster de las Ligas Mayores, compuesto por los 40 de la lista de protegidos y 20 de sus mejores prospectos o veteranos firmados con contratos de ligas menores.

Lea además: Jonatha Loáisiga se marcha en la primera semana de julio: “Estoy al cien para reportarme a los Yanquis de Nueva York»

La temporada de la MLB está prevista a iniciar el 23 o el 24 de julio y en las primeras dos semanas los rosters serán de 30 peloteros. En las siguientes dos semanas bajarán a 28 y luego quedarán establecidos en 26, con la opción de agregar a uno más en los días de dobles juegos.

Adicional a eso, cada equipo “cargará” en las giras con tres peloteros de la reserva, los que conformarán las “taxis squads”, con el objetivo de que si algún jugador sufre una lesión, entonces esté a mano el sustituto y así estos jugadores que sean promovidos no serán expuestos a vuelos comerciales o viajes por tren o taxi, como medida de seguridad ante la pandemia. Uno de esos tres que andarán siempre a la expectativa, deberá ser receptor y de paso ayudará en el bullpen. Cualquier de ellos tendrá los beneficios de un bigleaguer hasta que sean subidos al equipo, mientras tanto tendrán un salario diario de 108.50 dólares.

El resto de jugadores que completarán el roster de 60, estarán entrenando en una base cerca a la sede del equipo, que bien puede ser una de sus sucursales en Ligas Menores o bien una universidad o un complejo privado.

Además, existe la posibilidad que se cree un grupo de 40 a 60 jugadores con experiencia en las Grandes Ligas y que estén libres de contrato, para que entrenen en Nashville y estén disponibles como opción para los equipos que los necesiten.

Veamos entonces las posibilidades de los nicas:

Jonathan Loáisiga y Alex Blandino

Son los únicos pinoleros en el roster de 40 de sus respectivas organizaciones. Loáisiga con los Yanquis de Nueva York y Blandino con los Rojos de Cincinnati. Además, ambos dejaron una gran impresión en el primer spring training y tienen un lugar seguro al iniciar la temporada. Loáisiga es candidato a la rotación de abridores y sino estará en el bullpen, mientras que Blandino será un utility del infield en busca de una oportunidad como titular.

Cheslor Cuthbert

Fue el mejor bateador de los Medias Blancas de Chicago en el primer spring training y como en la segunda parte que viene habrá pocos partidos de preparación y serán mayormente interescuadra, le servirá de mucho la primera impresión que dejó y tiene muchas posibilidades de hacer el equipo grande. Si no, seguramente será parte del grupo de reserva y hasta de la “taxi squad” podría ser.

Lea también: Gerrit Cole frente a Max Scherzer en el duelo iangural de esta temporada en las Grandes Ligas

Erasmo Ramírez

Igual que Cheslor, Erasmo tiene un contrato de liga menor y también puso buenos números en el primer spring training con los Mets de Nueva York, pero es un caso diferente porque tiene una cláusula de escapatoria y consiste en que si su equipo le informa que no hizo el grado para estar en las Grandes Ligas, tiene la opción de declararse agente libre y esperar que otro conjunto que tenga necesidad de picheo, lo agregue a su staff. Y como Erasmo ha lucido en gran forma y es un tirador versátil y con experiencia, tiene muchas posibilidades de quedarse arriba, ya sea con los Mets u otro equipo.

JC Ramírez

También tiene un contrato de liga menor, pero en el primer spring no tuvo el rendimiento de Cheslor y Erasmo. Está de nuevo con los Angelinos de Los Ángeles, que es el lugar en donde recibió su primera oportunidad como abridor en las Grandes Ligas y es el sitio en donde quiere reconstruir su carrera, que fue alterada por la operación Tommy John. El segundo spring será su nueva oportunidad de convencer que tiene material para hacer el equipo grande, sino probablemente irá al grupo de reserva.

Jeter Downs

Colombiano de padre nicaragüense, hasta el momento no ha tenido ningún vínculo con el país, pero por sus venas corre sangre pinolera y por eso lo incluimos en esta lista. Aparece entre los mejores 50 prospectos del beisbol, estuvo en el spring con los Medias Rojas de Boston y es candidato a ser parte del “taxi squad”, o sea del trío que acompañará al equipo como primeras opciones de transacciones. Es el jugador de ascendencia nicaragüense más cerca de debutar en las Grandes Ligas.

Leonardo Crawford

Lanzador zurdo de los Dodgers de Los Ángeles, no fue incluido en el roster de 40 protegidos y quedó expuesto a ser tomado en la regla 5, pero no ocurrió. En 2019 fue nombrado el Lanzador Zurdo All Star de la organización y también tuvo cifras llamativas entre Clase A fuerte y Doble A, de modo que es un serio candidato a ser tomado en cuenta para el grupo de reserva.

¿Alguien más?

El resto de jugadores nicaragüenses en las Ligas Menores se mueve de Clase A fuerte hacia abajo, lo que hace difícil que los veamos en el grupo de reserva que tendrán los equipos de las Grandes Ligas para hacer sus transacciones. Una buena opción hubiera sido el tirador derecho de los Medias Rojas, Roniel Raudes, quien se recupera de la operación Tommy John. Alguien que quizá podría llamar la atención es el zurdo Dilmer Mejía, de los Bravos de Atlanta, pero no tiene experiencia en los niveles altos de las Menores, lo mismo que el patrullero de los Gigantes de San Francisco, Ismael Munguía.