Comerciantes advierten que rebaja de 3% en tarifa eléctrica no bajará precios de canasta básica

La rebaja de tres por ciento en la tarifa eléctrica, que entrará en vigencia en julio próximo, es insuficiente para impactar positivamente los precios de los productos de la canasta básica, advirtieron comerciantes de los mercados Oriental, Roberto Huembes e Iván Montenegro. La cesta familiar, de 53 productos, superó el año pasado los 14,000 córdobas.

“Los simpatizantes sandinistas han hecho fiesta con esa tal reducción, pero en realidad, no es ninguna ayuda, porque quienes realmente pagamos luz, sabemos que durante estos últimos meses, la empresa generadora nos ha explotado. Yo vendo carne, mis recibos de la noche a la mañana empezaron a venir de 1,500 córdobas, cuando lo que siempre he pagado son 800, 1,000 córdobas como máximo, no hay nada qué celebrar», dice Xiomara Uriarte, comerciante del Roberto Huembes.

Uriarte refiere que desde que sus recibos empezaron a llegar altos, tuvo la intención de incrementar un poco a algunos cortes de carne que vende, pero se detuvo porque eso no favorecería sus ventas, que se encuentran bastantes bajas como consecuencia del impacto de la crisis sanitaria que azota a Nicaragua y el resto del mundo, que no solo ha arrasado con más de medio millón de vidas sino con millones de empleos. Nicaragua no es la excepción en la destrucción de contratos laborales.

Lea además: Régimen anuncia reducción del 3% en la tarifa de la energía eléctrica. Especialistas aseguran que es insuficiente

“La gente también está golpeada por esta crisis, viene poco, y si nos ponemos a dar caro, es para que todo el producto nos quede, yo tuve que tomar medidas drásticas, cuando me queda poca carne la dejo con hielo, así la mantenedora no pasa enchufada, me ha sido más rentable», afirma la vendedora.

La Prensa/ Roberto Fonseca

En el mercado Iván Montenegro el costo de la energía depende del sector. En un sondeo realizado por LA PRENSA, los comerciantes que ofertan productos de abarrotes pagan entre 80 y 150 córdobas al mes. Los dueños de tiendas pagan entre 500 y 600, pero quienes venden carne y pollo pagan entre 800 y 1,200 córdobas.

“Los recibos de luz aquí son una exageración, más en un contexto como el que estamos atravesando, a veces no sacamos ni para comer, mucho menos que tengamos para pagar luz. Creo que el Gobierno solo se quiere burlar de nosotros, esa reducción realmente no significa nada, es absurdo desde mi punto de vista», indica Sergio Urbina, comerciante.

Lea también: Pobladores con síntomas de Covid-19, siguen evitando hospitales y aumentan consultas telefónicas, señala Unidad Médica Nicaragüense

Pagan por un mal servicio

En el Oriental, el mercado más grande de Nicaragua, los comerciantes también calificaron de irrisoria la reducción, porque dicen que las autoridades primero deberían de preocuparse por legalizar el servicio en muchos sectores y así se evitarían los constantes incendios.

“En este mercado hay gente que paga y otra que no, pero venir a hablar de reducción, cuando no hay un buen servicio también es ilógico, al menos yo creo que esa supuesta rebaja no servirá de nada, mucho menos que ayudará a bajar los precios de los alimentos, si Disnorte-Dissur siempre nos ha robado», expone Julían Salvatierra, comerciante.

La Prensa/ Roberto Fonseca

Algunos pulperos respaldaron a los comerciantes. La disminución en la tarifa “no me da ni frío, ni calor, lo veo solo como palabrerías, es como esas promociones que ponen en los supermercados, donde te dicen que aprovechés y cuando comparás la rebaja es de un córdoba, es absurdo», dice Margarita Telléz.

Telléz indica que ella ya tiene acumulado dos recibos de luz que le vinieron de 3,500 córdobas, normalmente le salían de 1,500, porque ella vende hielo y refrescos.

“Cuanto me puede significar esa rebaja a mí, una nada, yo creo que este Gobierno más bien debería de preocuparse por darnos la energía a un precio justo, sobre todo al pobre, que actualmente se la rebuzca para poder comer», subraya.

El régimen de Daniel Ortega anunció la semana pasada una baja en la tarifa eléctrica, la primera desde el 2016. Sin embargo y pese a que el petróleo se encuentra desde hace varios meses por debajo de los 50 dólares el barril, el Gobierno solo decidió abaratar la tarifa 3% por ciento frente al 17 por ciento que pidió el sector privado y que planteó formas de cómo lograr un alivio de ese tipo.

El anuncio del Gobierno contrasta con los alivios que sus pares en Centroamérica han impulsado como moratorias de hasta tres meses mientras se buscan medidas para frenar el avance de la pandemia, que en Nicaragua golpea desde finales de marzo de este ano. El año pasado, de manera disfrazada el Ejecutivo aplicó un aumento del 20 por ciento en la tarifa eléctrica.

Combustibles más caros

El anuncio en la rebaja de la tarifa eléctrica ocurrió en la semana en que también se informó de un fuerte aumento en los combustibles el domingo.

Según fuentes petroleras la gasolina súper subió 0.92 córdobas por litro; la regular 0.83córdobas por litro; y el diesel 0.38 córdobas por litro. La variación por galón fue de 3.48 córdobas para la súper; para la regular 3.14 córdobas; y 1.44 córdobas en el diesel.

El aumento de precio de los combustibles en Nicaragua ocurrió, pese a que según el especialista en hidrocarburos, César Arévalo a nivel internacional el precio del WTI bajo a 38.5 dólares así como los precios internacionales golfo USA”.

Arévalo había señalado el viernes que la semana pasada la gasolina regular y súper a nivel internacional bajaron 0.07 dólares por galón y el diesel retrocedió 0.06 dólares respecto a los precios promedio de la semana anterior por lo que los precios de venta debían bajar en el país.

Todas estas variaciones precios suelen impactar los costos de la canasta básica, que tampoco ha reflejado el alivio delos combustibles, desde que estos se desplomaron por el impacto de la pandemia en la economía mundial.