Régimen orteguista no contempla cambiar su estrategia de manejo de la pandemia en su plan diseñado hasta para diciembre. Médicos advierten de alargamiento de crisis

La dictadura de Daniel Ortega no optará por medidas más drásticas para la contención de la pandemia en lo que resta del año, por lo que se mantendría la curva de contagio hasta que la última persona sana se enferme, consideraron especialistas en salud. La masificación de pruebas, el muestreo y foco de contagio nuevamente quedaron fuera de su plan de lucha contemplado hasta finales de este año, pese a que la propagación del virus se ha acelerado y según investigaciones internacionales sin duras medidas, que incluye la cuarentena obligatoria, ganarle la batalla al Covid-19 es difícil.

El régimen dio a conocer el pasado lunes 22 de junio su plan antiepidémico, correspondiente al periodo de junio a diciembre de este año, en una reunión con el cuerpo diplomático, señaló una fuente médica. El documento en manos de LA PRENSA, expone que “fortalecen» el abordaje de la pandemia en cuanto a las tomas de muestra, criterios de hospitalización, criterios de alta, triage en establecimientos de salud, manejo e información de los casos, control de focos, manejo y envío de pruebas, y las medidas preventivas.

Sin embargo, pese a que el país atraviesa la fase de transmisión comunitaria, el régimen sigue presentando un abordaje de la emergencia sanitaria con poco tecnicismo e inconsistente, según los especialistas en salud; centrándose en las medidas individuales y dejando a un lado las recomendaciones colectivas que ha brindado la Organización Mundial de Salud, OMS, a los gobiernos, como es la cuarentena.

“Creo que ahí hay serios problemas, y desde ahí vamos a seguir en la misma dinámica de desconocer cuál es la realidad de la pandemia porque no incluyen en estos seis meses ampliar la realización de las pruebas a personas que lo necesitan», declaró el infectólogo Carlos Quant.

Lea además: Más de 2,800 actividades para fin de semana en Nicaragua mientras el Covid-19 sigue cobrando vidas

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), ha proyectado que Nicaragua se mantendrá en aumento los casos de contagio del país, por lo que insistió al régimen la importancia de la realización de pruebas de Covid-19, practicar el distanciamiento social y brindar información fehaciente sobre la pandemia que orienten a la población a reforzar las medidas. Hasta ahora, las declaraciones del organismo no han surtido efecto en el país.

Las pruebas, muestreo… los grandes ausentes

Para el especialista en salud, Alejandro Lagos, el régimen presentó el plan como un “protocolo más actualizado», pero no como un protocolo que se adecue a la situación del país. “Estos no son protocolos serios, son rutinas las que ponen. La lucha antiepidémica debe ser seria, máxime cuando el número de muertes es alto», expresó.

El plan antiepidémico del régimen dejó afuera el tema de las pruebas de Covid-19, el muestro o el control de focos, puntos importantes para conocer el estado de la pandemia en el país y con el cual se tomaría las acciones para contener lo más pronto posible el virus.

“Es importante conocer el estado de la epidemia, dónde están los focos, dónde están las fuentes y eso se hace a través de la detección de los casos, de las pruebas PCR. O también a través de la detección de anticuerpos para determinar si la población se contagió en alguna área. Implementar muestreo en los hospitales, centros de salud comunitarios, cárceles, puntos fronterizos y en lugares donde el comportamiento se esté incrementando la mortalidad», aconsejó el infectólogo.

Entre los puntos expuestos sobre a quién se le realiza la prueba del Covid-19, el régimen agregó a la persona con un cuadro clínico y radiológico de neumonía atípica. Sin embargo, los especialistas afirman que este punto queda en el “limbo» por qué no definen este concepto.

“Ellos amplían el criterio cuando alguien tiene neumonía atípica, pero no definen qué es neumonía atípica, creo que ahí queda muy limitado y muy encasillado a quiénes se les debe hacer la prueba (…) No a todo el mundo se le hace un estudio radiológico para neumonía, si vos venís de la comunidad y tenés una forma leve de enfermedad no estarías incluido porque tendrías que hacerte una placa y la placa solo te la hacen si tenés un cuadro más severo, entonces hay gran proporción de personas que no están siendo incluidas, y quedan excluidas para hacerse un estudio», refirió el doctor Quant.

El régimen conserva el criterio de realizar la prueba de Covid-19 a una persona sospechosa, esta deberá haber viajado fuera del país en los últimos 14 días o haber tenido contacto en los últimos 14 días de una persona que ha viajado fuera del país o de un caso confirmado en el país. Asimismo señala que el trabajador de salud que tenga contacto con un caso sospechoso o confirmado y presenta síntoma, se le tomará una muestra. Sin embargo, las denuncias del gremio médico han expuesto que el Ministerio de Salud, Minsa, les niega la realización de las pruebas.

“No aparece una definición de casos, es un método que todos los epidemiólogos y clínicos utilizan en un brote epidémico para detectar posibles pacientes que tienen la enfermedad. Aquí no definen caso pero establecen a quién se les debe hacer la prueba (pero) la definición sigue siendo muy estrecha, muy pequeña, es decir, no abarca una cantidad de personas que nosotros pudiéramos abordar en la pandemia», declaró el doctor Quant.

Las fuentes médicas resaltaron que el muestreo de pruebas es sumamente importante para para conocer el avance de la pandemia. “Este tipo de ejes que están implementando no va a lograr definitivamente la contención de la epidemia», agregó Quant.

Medidas quedan cortas

El plan antiepidémico también expone las cuatro medidas que estaría llevando el Minsa en el resto de este año: fortalecer la información del lavado de manos, impulsar la medida preventiva de la distancia personal de precaución de 1 a 1.5 metros, uso de las mascarillas y fortalecer el cuidado de los grupos vulnerables».

Pero estas medidas están desfasadas y aún quedan cortas para el país, aseguraron los médicos. Por ejemplo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) actualizó sus medidas de distanciamiento social y ahora apunta que lo mínimo es de 1.8 a 2 metros de distancia. En tanto la OMS, rectificó que el uso de mascarillas ahora debe ser usado por todas las personas que se movilicen en lugares públicos, y no solamente para los pacientes.

Sin embargo, el régimen mantiene que la distancia es de al menos 1.5 metros de distancia y que las mascarillas serán utilizadas por aquellas personas que tienen síntomas respiratorios, personal de salud y personas que cuidan a los enfermos en la familia.

“Vas a investigar para detectar el foco, las fuentes, pero las medidas de contención no son de lavados de manos sino de cuarentena, aislamiento de personas y otras series de medidas más drásticas (…) siguen manejando el mismo discurso antiguo que ya la OMS lo modificó el uso de las mascarillas. Hay cosas que se manejan con un discurso antiguo, no se ha actualizado esa información y no hay medidas generales del gobierno para la contención porque no se habla del muestreo que se va hacer, no dice en qué comunidades se va hacer esto”, cuestionó el doctor Quant.

En cuanto al fortalecimiento de los grupos vulnerables, como el adulto mayor y personas con enfermedades
crónicas, el régimen no expuso qué tipo de estrategias se tomarán para proteger a este grupo de la población. Actualmente se puede ver que los personas jubiladas y pensionadas se aglomeran mensualmente para retirar el pago de su seguro social, sin que hasta ahora la institución pública haya manifestado alguna medida preventiva.

El plan del Minsa además señala que se mantiene y se amplía la desinfección de lugares públicos, como los mercados o parada de buses, sin embargo, las fuentes médicas señalan que estas medidas quedan cortas para controlar la situación del país.

Para el doctor Lagos, la desinfección de los lugares públicos es una buena medida siempre y cuando sean extendidas y reforzadas por las medidas personales, puesto que el principal canal de contagio es la persona. “Ese plan está corto. Hay otros actores importantes que son prestadores de servicio de salud y no los tomaron en cuenta», agregó el especialista en salud.

Lea también: Pobladores con síntomas de Covid-19, siguen evitando hospitales y aumentan consultas telefónicas, señala Unidad Médica Nicaragüense

“Las medidas individuales de protección y educación y distanciamiento, van acompañadas de otras medidas de control sanitario desde la institución pública», enfatizó por su parte el doctor Quant.

Nuevos repunte de casos

El epidemiólogo Rafael Amador dijo si no se toman las acciones recomendadas de hace tiempo por parte de la OMS y sociedad civil peligra que se vuelve a reproducir nuevas y mayores oleadas de contagio. Ante la falta de acciones del régimen, el experto llamó a la población a no relajar las medidas de prevención e higiene.

El Minsa contabiliza hasta este 23 de junio 2,170 casos de contagio y 74 muertes a nivel nacional. Pero el Observatorio Ciudadano contrasta estas cifras, y hasta este 24 de junio reporta 6,775 casos sospechosos de Covid-19 y 1,878 muertes.

Las fuentes médicas coincidieron que la gente ha relajado las medidas por lo que se está viendo una curva sostenida de casos que en algún momento tendrán que bajar, aunque no se puede predecir en cuánto tiempo.

Al respecto, el doctor Lagos refirió que si el régimen sigue sin tomar medidas contundentes, la curva de contagio se mantendrá “hasta que el último sano se contagie y queden vivo los que tienen un sistema inmune bueno». “Lo importante es hacer el control de focos, eso sigue siendo válido, conocer los contactos y nexos que hicieron esta gente (contagiada) es importante», señaló.

“Muy probablemente lo que vamos a ver es aquello de la evolución en la que vamos a tener picos que van a bajar en algún momento, pero vamos a estar teniendo una meseta sostenida no sabemos por cuánto tiempo hasta que se agoten los casos susceptibles, pero esto va quedar a costa de ganar la inmunidad de rebaño (esperar que toda la población se enferme para ganar inmunidad)”, declaró el doctor Quant.