Diputados van de receso durante un mes, pero personal del parlamento seguirá llegando pese al riesgo de contagio de Covid-19

Los diputados ante la Asamblea Nacional iniciarán sus vacaciones intersemestrales la próxima semana. Sin embargo, los trabajadores de la sede parlamentaria estarán obligados a seguir asistiendo con “normalidad» al Legislativo debido a que el presidente, el diputado sancionado Gustavo Porras, se resiste a suspender las laborales durante el mes que durará el receso parlamentario, a pesar de que en esa institución siguen reportando un alto contagio del nuevo coronavirus Covid-19.

El jefe de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Maximino Rodríguez, dijo a LA PRENSA que se había adoptado la medida de “rotar» a los trabajadores mandándolos de vacaciones entre 8 y 15 días para disminuir la cantidad de personas expuestas al virus en las instalaciones de la Asamblea. Según Rodríguez, además las reuniones de las comisiones se están haciendo de forma virtual, “cuando así se acuerda entre los diputados miembros».

Sin embargo tres fuentes de los sindicatos de la Asamblea aseguraron que se suspendieron las vacaciones al personal y se orientó por parte de Porras que en el receso parlamentario, que será del 10 de julio hasta el 10 de agosto, los trabajadores deben cumplir sus horarios de trabajo normal, a pesar de que en ese período los diputados dejan de llegar porque lo aprovechan para irse de vacaciones o hacer gestiones partidarias.

El presidente de la Asamblea, Gustavo Porras, está sancionado por Estados Unidos y Canadá pór violaciones a los derechos humanos por su participación en la represión a las manifestaciones sociales desde abril del 2018.

Lea Además: Más diputados orteguistas ausentes de la Asamblea Nacional. Mayoría ahora sí adopta medidas para evitar contagio del Covid-19

Sindicatos orteguistas complacen a Porras

Más de cincuenta trabajadores del Legislativo se han infestado del Covid-19 y al menos cuatro han fallecido. Entre los contagiados se suman unos diez diputados del Frente Sandinista de Liberación Nacional y dos legisladoras han muerto,sobre quienes aunque oficialmente no se informó que fuese por coronavirus, padecieron problemas respiratorios.

A pesar del miedo que existe entre el personal parlamentario a contagiarse del Covid-19, la Junta Directiva al ser controlada por mayoría orteguista se resisten a adoptar acciones para reducir la cantidad de gente en esa institución, donde laboran 699 personas.

Los trabajadores han pedido a los sindicatos que convenzan a Porras para que permita que el personal se vaya de receso parlamentario como los 91 diputados, aseguraron las fuentes parlamentarias.

Sin embargo, el sindicato afín al régimen orteguista, Germán Pomares, solo propuso que solo las personas con enfermedades crónicas se les permita irse a sus casas en el mes que los legisladores estarán de vacaciones. Porras no ha aceptado reunirse con los sindicatos todavía.

Lea También: Gustavo Porras rechaza planes para reducir exposición de trabajadores de la Asamblea Nacional al Covid-19

“No hay vacaciones para nadie, pero todos los trabajandores están desesperados porque a diario hay varios compañeros que se enferman con el virus. Durante el receso parlamentario no hay nada que hacer, porque la Asamblea trabaja de acuerdo a los diputados», dijo una sindicalista que pidió no ser citada por temor a represalias.

En la agenda no hay temas pendientes de urgencia que amerite que los diputados sesionen, sin embargo el jefe de la bancada del PLC, Maximimo Rodríguez refirió que antes de iniciar el receso parlamentario, por decisión de los orteguistas, se dejó abierta la posibilidad de que la próxima semana haya plenario.

“Porras es caja de resonancia del (dictador) Daniel Ortega. Entonces si manda algo el Ejecutivo que le urge tener aprobado, se convocará a sesión», dijo Rodríguez.

Puede interesarle: Fallece en la madrugada la diputada orteguista Rita Fletes, una de las sindicalistas fuertes del FNT