Once años sin Alexis Argüello: Las cinco grandes incógnitas que cobijan su muerte

“El ídolo no muere, solo regresó a su gloria… Fue como si de pronto se le hubieran acabado las baterías al sol», dos de las tantas frases de cómo describió Edgar Tijerino la muerte de Alexis Argüello, reflejando el impacto del Flaco Explosivo para este país. Han pasado 11 años desde esa tragedia. En cada programa deportivo se le recuerda, en cada discusión entre fanáticos, en las comparaciones con Chocolatito o en las promociones de grandes peleas en eventos internacionales. “Alexis era otra cosa», dicen sus fanáticos. Otorgan medallas con su nombre como máxima condecoración en el deporte y sigue la misma interrogante de siempre: ¿Suicidio o asesinato?

Aquí LA PRENSA hace una recopilación de las cinco grandes incógnitas que cobijaron la muerte de Alexis Argüello, tomando todas las declaraciones y las publicaciones que se han realizado tras aquella fecha que nadie quiere recordar: ese 1 de julio de 2009, cuando el país amanecía con la noticia del adiós del Caballero del Ring.

Te puede interesar: Un Barcelona para llorar se despide de la Liga y opaca el gol 700 de Messi

1- Durante la conferencia de prensa el Instituto de Medicina Legal (IML) aseguró que Alexis no presentaba otras lesiones. “No hay ningún signo que indique que haya habido violencia, que haya habido lucha o que haya habido defensa, su cuerpo está totalmente indemne de cualquier otro tipo de lesión», señaló Zacarías Duarte, director del IML. No obstante, cuatro meses después, LA PRENSA tuvo acceso a documentos y fotografías de la autopsia en donde se miraba una herida en el tabique nasal y morado en la punta. Una contusión en el labio inferior, otro en el dedo inferior de la mano izquierda y una excoriación rojiza.

Según los especialistas independientes consultados en ese entonces por LA PRENSA, indicaron que en las fotografías de la autopsia reflejaban “múltiples traumas que orientan a lesiones de violencia que muestran que Argüello trató de defenderse”. Las equimosis y edemas evidencian golpes y lucha mientras Argüello aún estaba vivo. Por ejemplo, mencionaron que habían hematomas en los hombros, como que alguien sostuvo a Argüello por detrás.

Los especialistas agregaron que los golpes más notorios son los del hombro derecho, el del tabique nasal, la punta de la nariz y el labio inferior, pero además indican que en el tabique nasal se aprecia hinchazón como si hubiese recibido un golpe de arriba hacia abajo, que le provocó hematoma, con herida y trauma, o sea, una fractura.

2- La duda de la sangre en los calcetines. De acuerdo con los hallazgos encontrados en la autopsia, concluyen que el disparo se hizo sentado en el borde de su cama en una posición inclinada apoyando el arma de fuego sobre la piel del tórax, utilizando las dos manos, la mano derecha con el dedo índice sobre el gatillo y luego la mano izquierda sobre la mano derecha para poder mantener firme el arma de fuego sobre el tórax. Sin embargo, los especialistas independientes estimaron que la sangre en los calcetines bien pudo haber salpicado debido al sangrado que le provocó el golpe que éste recibió en la nariz.

Para los especialistas, el impacto de la bala más bien debió causar que el cuerpo fuera lanzado hacia atrás y que la misma fuerza del proyectil impide que la sangre salpique hacia adelante, mucho menos que gotee, porque de acuerdo a Duarte, Argüello habría caído al piso después del disparo. También quedó la incógnita de los niveles de pólvora en las manos de Argüello.

3- La Policía Nacional cerró el caso en tan solo un día. El disparo se hizo a las 1:30 de la madrugada y a las 4:35 de la mañana ya se estaba haciendo la autopsia. Sus hijos mayores no pudieron mirar el cuerpo antes de la autopsia. Su hija, Dora Argüello, aseguró que solo la dejaron ver a su papá cuando ya estaba maquillado en un ataúd en el IML y vestido en un traje recién almidonado. Según contó la hija, en ese mismo lugar estaba Rosario Murillo y, cuando Dora empezó a hacer preguntas, la esposa del dictador dio la orden de cerrar la caja y enviarlo a Monte de Los Olivos.

4- En 2009 Karla Rizo, viuda de Argüello, dijo a Univisión que su esposo estaba deprimido “porque sufría una grave enfermedad». El médico personal de Alexis. Henry Castillo Briceño, negó que estuviera enfermo, entonces Rizo sostuvo que “sufría de depresión crónica».

5- Días antes de la muerte de Argüello estuvo en Canastota en la ceremonia del Salón de la Fama del Boxeo como invitado especial y se le vio muy contento. Las grandes figuras del pugilismo se sorprendieron con la noticia de un suicidio porque según comentaron cuando conversaron con él miraron a un hombre en buen estado. Su hija, Dora Argüello, señaló que en el pasado Alexis había pensado en el suicidio pero que siempre se detuvo. Indicó que “ni cuando estaba en drogas lo hizo, ahora menos que tenía estabilidad y se había recuperado. Si tanto dicen que mi papá se quitó la vida demuéstrenlo y dejen que lo examine un forense independiente. Lo que se vio de mi papa con sus heridas en el labio, la mano y los golpes no es de una muerte normal. Voy a seguir hasta conseguir justicia», señaló la hija en su momento. Nunca se accedió a la petición de Dora para aclarar todas las incógnitas razonables.