¿Por qué el Madrid es el último grande de Europa en tener equipo femenino y qué gana ahora?

De manera oficial, nació este 1 de julio, el Real Madrid Femenino. Una ilusión que se confirmó desde hace un año, cuando el club de Madrid emitió en un comunicado que asumía la estructura del Club Deportivo Tacón, equipo femenino de Madrid que recién ascendía a la Primera División Femenina en la temporada 2018-19. El acuerdo concluía en que el Tacón, fundado en 2014, pasaría a ser la división femenina del Real Madrid, a partir del 1 de julio de 2020, sin embargo desde la actual temporada, suspendida por la pandemia del Covid-19, ya funcionaba al mando del club blanco, utilizando las instalaciones deportivas de Ciudad Real Madrid y jugando en la misma sus partidos de local. No obstante por temas legales hasta el día de hoy podía ser presentado como el Real Madrid Femenino, utilizando el escudo, uniforme, patrocinios, entre otras cosas.

Puede interesarte: Campeón de la WWE confiesa haber sido “drogado y violado» por una mujer

Pero, ¿cómo es que un equipo con la historia del Real Madrid, se une hasta ahora al futbol femenino? La respuesta es sencilla: el deporte profesional es también un negocio. Para el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, el futbol femenino no era suficientemente rentable para invertir, no sólo en España sino también en todo el continente europeo, un claro ejemplo es que el equipo campeón de la Champions femenina recibe un premio que es el 1.32 por ciento de lo que obtiene el campeón masculino. Además de que en el país ibérico, el presupuesto de Iberdrola, empresa energética que patrocina la liga femenina, es poco más de cinco millones de dólares; cantidad que debe repartirse entre los 16 equipos, sus divisiones inferiores y la selección.

Por otro lado a Florentino le pareció inviable realizar un gran inversión, que no le garantizara éxitos deportivos, de acuerdo al camino de la institución merengue. Puesto que en el futbol femenino ya existen grandes clubes como el Olympique de Lyon, PSG o el mismo Barcelona, quienes llevan un paso por delante; y para poderles igualar o al menos hacerles competencia, la inversión debía ser muy grande: crear un club desde cero y al igual que en el equipo masculino, realizar grandes fichajes cada temporada. Esto llevó al presidente y al club merengue a proponerse la creación de una academia de futbol femenino en su ciudad deportiva, y ahí iniciar a formar jugadoras desde la cantera, con el objetivo de que con el pasar de los años y la experiencia conseguida en ligas infantiles pudiesen crear una plantilla de primer equipo.

No obstante el crecimiento popular del balompié femenino en España, así como el nacimiento de los primeros contactos entre el Tacón y el Real Madrid en 2017, hicieron cambiar la mentalidad de la directiva madridista, quien puso a votación en una asamblea de socio de 2019, la idea de la absorción del club que recién en mayo había ganado la segunda división femenina y con ello el ascenso a la máxima categoría. Con las altas ganancias que dejó los resultados deportivos del equipo masculino en los últimos cinco años, y más del 90 por ciento de votos a favor en la asamblea, el Real Madrid supo que el momento había llegado, la absorción del Tacón les permitiría no iniciar desde cero y de inmediato competir en la Liga Iberdrola, lo cual disminuiría la inversión; y desde la base económica, tenían lo suficiente para asumir una inversión que el primer año, como en todos los rubros, no se obtienen ganancias.

Ahora bien, ¿qué gana el Real Madrid con su llegada al futbol femenino? Primeramente, suma en el tema de responsabilidad social, que la mayor institución deportiva en el mundo se decida por tener un equipo femenino, es una gran noticia para también buscar esa igualdad en el deporte rey, además que era ya una petición de la sociedad y socios madridistas. Su aparición también favorece a la liga y por ende a los demás equipos femeninos de España. La llegada de un club como el Real Madrid repercutirá en beneficios económicos, como siempre sucede con los grandes equipos deportivos, más patrocinadores, mayores audiencias y al mismo tiempo más mujeres que se animen a practicar este deporte de manera profesional.