Presidente de Honduras vence al coronavirus y recibe el alta

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, recibió el alta médica este jueves (02.07.2020), tras estar más de dos semanas hospitalizado por COVID-19. El mandatario estaba internado en el Hospital Militar de Tegucigalpa desde el pasado 16 de junio, y aseguró haber sentido que estuvo “entre la vida y la muerte”. Ahora seguirá en aislamiento en su residencia.

Le puede interesar: Hospitalizan al presidente de Honduras, un día después que informó que tenía Covid-19

“No le deseo esto a nadie, yo quisiera que ninguno de nuestros compatriotas se contagiara, que ningún ser humano pase por la angustia de estar entre la vida y la muerte, como la pasamos los infectados», expreso el jefe de Estado. Añadió que “definitivamente la visión de la vida cambia cuando uno siente que la muerte le rodea», y que también pensó mucho en sus familiares.

El mandatario hondureño durante la toma de una muestra.

El mandatario fue hospitalizado luego de sentir molestias en su organismo y que las pruebas de laboratorio PCR que le practicaron dieran positivo con infiltrados pulmonares. Además, presentaba un cuadro de neumonía, mientras que su esposa, Ana García, que también contrajo la enfermedad, no fue hospitalizada, porque está asintomática y se le recomendó seguir un tratamiento en casa.

Tomarse la enfermedad en serio

La doctora Alicia Jiménez, del Hospital Militar, indicó que el mandatario ha mostrado en los últimos días una “paulatina y franca mejoría en su estado general, con una disminución en la sintomatología respiratoria e importante descenso en sus marcadores inflamatorios». Añadió que el presidente deberá seguir en casa con medicamentos y esperando su prueba PCR de control.

Hernández recalcó que “esta enfermedad es seria y mientras no le demos la seriedad del caso, seguiremos viendo cientos y miles de contagios y tristemente también muertes (…) Los hospitales están colapsando, los principales de las ciudades más grandes. Eso ha pasado en casi todos los países, se puede decir en todos los países del mundo». Por ello, sostuvo, “al COVID tenemos que respetarlo y hay que aprender a convivir con él, con todos los cuidados necesarios».