Banca tiene dificultad para recuperar 485 millones de dólares, según cifras de la Siboif. Se dispara el riesgo y la mora

El impacto de la crisis sanitaria ya se comienza a sentirse con mayor fuerza en el sistema financiero nacional, según reflejan datos de las Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), que revelan que hay un fuerte deterioro de la cartera en riesgo y la mora hasta mayo. Esto habría sido la razón por la cual a finales de junio se sacó un paquete de medidas temporales de alivio a los deudores, que el sector privado ha calificado de insuficiente y que no cubrió a los que ya antes de la crisis sanitaria estaban afrontando dificultades para pagar como consecuencia de dos años de recesión y mayor desempleo.

Datos de la Siboif indican que hasta mayo el indicador de cartera en riesgo alcanzó un 14.4 por ciento, cuando hace tres años se había mantenido en 2.7 por ciento, es decir que ha aumentado en todo este periodo un 433 por ciento y los riesgos apuntan a un mayor deterioro si las medidas de alivios que emitió la Siboif resultan ineficaces.

Lea además: Por qué las medidas que se aplicaron en Nicaragua para dar un alivio financiero no se parecen a las que impulsaron los países de la región

Según cálculos de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) ese 14.4 por ciento equivale a 485 millones de dólares en riesgo hasta mayo del 2020. Si se establece una comparación interanual, se puede observar que en mayo del 2019 la cartera en riesgo ascendía a 374 millones de dólares, o sea ha aumentado 111 millones de dólares, un 29.9 por ciento en el periodo de referencia.

“En términos de cartera en riesgo, ya hay un repunte significativo para el sistema bancario, ya estamos en el 14.4 por ciento al cierre de mayo y los dos últimos meses, tanto abril como mayo han dado unos saltos significativos con lo que se venía mostrando y eso ya es un reflejo de cómo está golpeando la crisis del Covid-19 a nivel de capacidad de pago de los deudores nicaragüenses”, detalla un técnico de Funides.

Puede interesarle: ¿Por qué las medidas del BCN y la Siboif son insuficientes y pocos se podrían beneficiar de un crédito o un periodo de gracia?

Además el índice de morosidad- es decir el dinero que probablemente no se pueda recuperar por completo – se ubica en 3.6 por ciento, lo que significa 120 millones de dólares. Antes de la crisis política y sanitaria, la cartera en mora era del 1 por ciento, lo que implica un salto del 260 por ciento en el periodo de referencia.

Funides expresó que al crecer la mora hay un impacto en los estados financieros de la banca “porque ellos tienen que aumentar sus provisiones, que son colchones que deben tener la banca preparados ante potenciales no pago, estas provisiones son proporcionales a la mora”.

Normativa de la Siboif vendría a mejorar indicadores

La expectativa de Funides es que la normativa temporal de alivio a los deudores tengan un impacto positivo para que esta tendencia de mayor deterioro en los estados financieros del sistema bancario mejore.

Lea además: Funides urge una moratoria de 3 a 6 meses para deudores, el crédito se desploma más, aumentan la mora y el riesgo en bancos

“La moratoria debería tener un impacto sobre esto, pero no el impacto que se debió de haber alcanzado como país si se hubiera aplicado antes, pero sí va a tener un impacto parcial, hay que mencionar que esta normativa es hasta el 31 de marzo y hay créditos que se dieron en abril y mayo que también va a ser impactados y ya no van a alcanzar la normativa”, indica el organismo.

En concreto, la Siboif autorizó para que los bancos puedan modificar los contratos de los deudores con préstamos de vehículos, personales, hipotecarios para vivienda, microcréditos, pymes, agrícolas, ganaderos, industriales, comerciales y de tarjeta de crédito. Pero a este alivio solo podrán acceder los que hasta el 31 de marzo eran clasificados como clientes A y B, es decir que si una persona hizo un préstamo posterior a esa fecha y ahora tiene dificultad para pagar no puede aplicar al beneficio establecido en la normativa temporal.

El ente regulador del sistema financiero dejó a discreción de cada banco la opción de autorizar a cada cliente un periodo de gracia de hasta seis meses, según sea el caso, pero estableció duras condicionalidades que Funides cree las instituciones financieras no se verán animada a otorgar ese alivio.

Lea también: 12 respuestas para entender quiénes pueden acogerse a la normativa de alivio a deudores de la Siboif. ¿Hay moratoria? Acá te explicamos

Cartera de crédito se sigue deteriorando

Y mientras aún está en veremos el impacto de la normativa anunciada el 22 de junio de este año, el sistema financiero también sigue siendo golpeado por una contracción del crédito, cuya cartera bruta en mayo retrocedió 39 millones de dólares, frente a los 134 millones en abril de 2020. En lo que va del año la cartera de crédito se ha contraído 213 millones de dólares.

Funides también explica que en el caso del crédito, en mayo la caída fue menor porque hubo préstamo para el sector de agro exportación. Pero además sucede que muchos clientes se han acercado a pedir prórrogas o reestructuración de deuda, lo que ha influido en los saldos del crédito.

Lea también: ¿Por qué conseguir un crédito en Nicaragua será aún más difícil en los próximos meses? Se empeoran las perspectivas de este negocio

“Si vos no podés pagar un crédito, tu saldo se mantiene, y es lo que está pasando ahorita, es decir, muchos clientes se están acercando a los bancos a pedir un reestructuración, entonces no hay cancelación de crédito, y por lo tanto el saldo de la deuda no se reduce tanto. Por ejemplo en abril no hubo solicitudes de crédito, pero los deudores todavía pagaron”, explicó Funides.

Hasta marzo del 2018 la cartera bruta de crédito ascendía a 5,076 millones de dólares (incluyendo los préstamos en córdobas) y en mayo 2020 descendió a 3,365 millones de dólares, lo que equivale a una reducción equivalente a 1,711 millones de dólares.

Así están los depósitos

Y mientras el crédito sigue contrayéndose, los depósitos se han mantenido estables, según revelan los datos de la Siboif.

Las cifras oficiales indican que entre el 31 de marzo de 2018 y el 31 de mayo de 2020, los depósitos del sistema bancario disminuyeron un equivalente de 1,577 millones de dólares, lo que representa una reducción de 28 por ciento.

En total hasta marzo de 2018, el Sistema Financiero Nacional tenía en depósitos totales 5,495 millones de dólares, pero hasta el 31 de mayo del 2020 habían descendido a 3,918 millones de dólares.