Esto es lo que la Alcaldía de Managua le sacó a sus ciudadanos en concepto de impuestos en el primer trimestre de 2020

La presión ejercida por la Alcaldía de Managua en el cobro de los impuestos, al punto de pasar casos a la vía judicial, se reflejan en el informe del primer trimestre del 2020 al haber un aumento del 33 por ciento, esto en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Es así que mientras entre enero y marzo de 2019 se captaron 1,236 millones de córdobas, en la misma fecha pero del presente año, se llegó a 1,649 millones de córdobas, siendo el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), servicio de recolección de basura e ingresos misceláneos los que más porcentaje crecieron.

A juicio del concejal del Partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), Sellin Figueroa, esta es una prueba irrefutable de la voracidad que mantiene la comuna en contra de los contribuyentes sin importar la crisis económica que se enfrenta desde el 2018.

“Queda de manifiesto como le meten mano a los bolsillos de los ciudadanos porque recordemos que ellos (autoridades de la municipalidad) han implementa una política de judicialización de los impuestos y está evidenciado con claridad en el IBI. Esto también se observa con la cantidad de apelaciones de multas sometidas como puntos de agenda en las sesiones del Concejo y que, te aseguro, el 99 por ciento de estas fallan no ha lugar”, explicó Figueroa.

Managua

El Concejo Municipal es controlado ampliamente por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), así que toda aprobación se logra por la venia de ese partido. El rechazo de los recursos de apelación se dan con los votos de los sandinistas.

Desde finales de 2019, pero con más fuerza en el inicio del 2020, el director de Recaudación, Erick Canales, extendió los cobros del IBI y por servicio de recolección de basura a personas naturales y jurídicas, con periodos que abarcan hasta diez años acumulados.

Abuso con los aranceles

Respecto al cobro de un historial de hasta diez años, en su momento el experto en municipalismo, Manuel Ortega Hegg, aclaró a LA PRENSA que si la Alcaldía no cobró de forma escrita el IBI, basura o cualquier otra obligación tributaria, lo único que el ciudadano debe pagar solo son los últimos dos años. Su aseveración la basó en los artículos 71 y 72 del Plan de Arbitrios, pero recordó que para pagar solo los últimos dos años, en el caso que no se cobró formalmente, el contribuyente debe invocar la prescripción.

“Los rubros de IBI, recolección de basura y misceláneos nos están demostrando la política de no tolerancia y la sed recaudatoria que tiene este gobierno, que se hace proclamar solidario”, añadió Figueroa.