Este es el antecedente de los nicas en 60 juegos, justo como será la temporada de Grandes Ligas este año

Como todos sabemos, este año la temporada regular de las Grandes Ligas tendrá un corto recorrido de 60 juegos, así que echemos una mirada para descubrir cual ha sido el mejor arranque que han tenido los bigleaguers nicas en un trayecto igual al que se jugará ahora.

El más experimentado de los pinoleros activos en el Big Show es Erasmo Ramírez, quien en 2016 con Tampa Bay, a la altura del partido número 60 de la temporada, tenía balance de 7-4 con ocho holds (juegos sostenidos) en 24 apariciones, 23 de ellos como relevista, más 2.91 en efectividad.

Lea además: Alex Blandino batalla con cuatro jugadores por ser el campo corto suplente de los Rojos de Cincinnati

El rivense estaba construyendo una gran reputación como relevista, porque además de 21 corredores heredados, solamente dos le habían anotado. Prácticamente, llegaba a poner un freno y le daba la oportunidad a su equipo de contragolpear y así fue como tuvo mucho éxito en ese primer tramo de la campaña, hasta el 10 de junio.

La historia fue diferente para Erasmo después, perdió consistencia y terminó la temporada con balance de 7-11 y 3.77 en efectividad en 64 juegos.

Aprovechó oportunidad

Cheslor Cuthbert aprovechó una lesión de Mike Moustakas en 2016 para jugar más a menudo en los Royals de Kansas City y poner sus mejores cifras de una temporada, hasta el momento en su carrera.

Ese año, el costeño subió en las Menores en el partido 29 de los Royals y jugó 28 de los siguientes 31 encuentros del equipo. Así que cuando Kansas City tenía 60 juegos, el nica había puesto cifras de .252 de promedio de bateo, con cuatro dobles, dos jonrones, nueve carreras anotadas y seis remolques.

Apenas tenía 23 años de edad y poco a poco fue ganando confianza, hasta terminar el año con porcentaje de .274, 28 dobles, un triple, 12 cuadrangulares, 49 anotadas y 46 carreras producidas en 128 partidos.

A diferencia de Erasmo en ese mismo año, Cheslor no tuvo un gran arranque, pero luego se calentó. No obstante, el artillero costeño salió de Kansas City el año pasado y ahora está peleando un puesto en los Medias Blancas de Chicago.

Alex Blandino tuvo su mejor espacio de 60 juegos en 2018, justo el año de su debut en la Gran Carpa con los Rojos de Cincinnati. El nica nacido en California, jugó 42 partidos con promedio de .250 (92-23), junto a tres dobles, un jonrón, 10 anotadas y cinco remolques.

Al igual que Blandino, el lanzador Jonathan Loáisiga debutó en 2018, con los Yaquis de Nueva York, pero fue hasta el 15 de junio, cuando los Mulos ya había recorrido 65 partidos en el año.

Lea también: Erasmo Ramírez está presionando por un lugar en el staff de lanzadores de los Mets de Nueva York

En 2019, Loáisiga comenzó la temporada en el equipo grande, pero después de cuatro salidas las lesiones lo atacaron y reapareció hasta en el partido 123 de la temporada.

En esas cuatro apariciones, Loáisiga tuvo balance de 1-1 y efectividad de 4.50 en 14 innings, en tres inicios y un relevo, 13 ponches y ocho boletos.

El hallazgo de JC

Finalmente está JC Ramírez, quien se convirtió en un agente libre al no ser incluido por los Angelinos de Los Ángeles en su roster de reserva y tampoco ser el grupo de 40 protegidos.

JC tuvo un destacado y alentador tramo de 60 juegos en 2017, en su primer año como abridor en Grandes Ligas, luego de más de 100 partidos como relevista en su carrera.

El veloz tirador pinolero respondió al reto con balance de 5-4 y efectividad de 4.11 en 13 juegos, 10 de ellos como abridor, con 50 ponches y 14 bases por bolas en 65.2 entradas. La efectividad del nica se disparó en el juego 58 de los Angelinos, con una salida de ocho hits y siete anotaciones limpias en contra, en 4.1 innings frente a los Mellizos.

De cualquier modo, fue un gran año para JC, quien terminó con 11-10 y 4.15 de efectividad en 147.1 episodios, con todo y que perdió más de un mes en el cierre de temporada, por una lesión que desembocó en la operación Tommy John. Desde entonces, no ha recuperado su forma.