Cifras de EE.UU. revelan hundimiento de uno de los principales salvavidas económicos de Nicaragua

Mientras el régimen de Daniel Ortega minimiza el impacto de la pandemia en la economía de Nicaragua y asienta sus esperanzas particularmente en el comercio exterior, los números que están publicando los principales socios comerciales del país arrojan otra realidad: la crisis sanitaria está golpeando con fuerza las exportaciones textiles nicaragüenses que se envían a Estados Unidos. Hasta mayo, en valor estas empresas dejaron de vender a ese mercado 142 millones de dólares en productos, según la Oficina de Textiles y Ropa (Otexa, siglas en inglés).

Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y Confección (Anitec), explica que la situación podría empeorar si con el rebrote del virus vuelven las restricciones en Estados Unidos, donde la pandemia parece salida de control: casi 60 mil casos detectados en un solo día, con tres millones de infectados y más de 132 mil fallecidos.

“Ya en Estados Unidos están volviendo nuevamente las políticas de cuarentena porque hay un rebrote del virus, por ejemplo sabemos que en el estado de Miami ya están pensando en retomar la situación de emergencia y poner toque de queda, eso de alguna manera puede afectar al sector, porque ya no van abrir ciertos sectores que ya estaban preparados, entonces todos esos elementos hay que tomarlos en cuenta», dijo García.

Entre enero y mayo las maquilas que operan en Nicaragua percibieron 526 millones de dólares, 21.25 por ciento menos que en el mismo periodo del año pasado, cuando se captó 668 millones de dólares, según la Oficina de Textiles y Ropa (Otexa, siglas en inglés) de la Administración de Comercio Internacional en Estados Unidos, que registra las importaciones por país en volumen y divisas.

Hasta marzo los números de Otexa indicaban que el sector tenía una leve caída del 3 por ciento en ingresos y volumen, con relación a igual periodo que el año pasado, pero luego con la propagación del virus y la cuarentena muchas tiendas en Estados Unidos comenzaron a cerrar, afectando las órdenes de trabajo en Nicaragua, ocasionado un desplome de dos dígitos.

Lea además: Iván Acosta asegura que Gobierno de Ortega goza de “gran reputación” ante multilaterales

Los cifras de la Otexa y las inquietudes de Anitec contrastan con el optimismo que los mismos funcionarios de Gobierno de Daniel Ortega llevan semanas promoviendo. El último fue el titular de Hacienda, Iván Acosta, que minimizó el choque de la crisis sanitaria en la economía y que incluso espera que esta empiece a revertirse en agosto, cuando empiece a salir la cosecha y varias actividades, actualmente deprimidas, comiencen a dar señales de mejoría.

Comportamiento de las exportaciones en junio

Pero el sector privado no mira en el horizonte una recuperación sólida, principalmente en los mercados internacionales ante la aceleración de la pandemia, que ya afecta a 12 millones de personas en el mundo y ha matado a más de medio millón. Estados Unidos es el principal mercado de los productos textiles nicaragüenses, de ahí la preocupación sobre lo que está sucediendo en ese país.

A criterio de García, los meses siguientes podría verse un comportamiento similar al de mayo. “Los datos de mayo reflejan el verdadero impacto de la crisis en el sector, porque las cifras en abril, todavía no reflejaban el impacto real. Nosotros esperamos una recomposición, entre la reconversión de la fabricación de insumos de protección en Nicaragua y alguna renegociación de contratos, eso nos podría dar un alivio para las cifras de junio, yo creo que en ese mes podría haber una caída menor a la de mayo, puede andar en un 20 por ciento», sostuvo. Es decir, que apenas habría una mejoría de un poco más de tres puntos respecto a los resultados en el quinto mes del año.

El director de Anitec volvió a señalar que este año “ya está perdido» y que el sector está tratando de sobrevivir para empezar a recuperarse el próximo año. “Eso refuerza lo que ya había dicho que este año ya está perdido, pero hay que verlo desde el punto de vista que no estamos esperando un crecimiento del sector, sería realmente ilógico pensar que el sector va a crecer en este 2020, lo que estamos buscando es que la caída sea lo menor posible», dijo.

Indica que hasta el momento no hay proyección de cierre del año, porque la pandemia sigue generando incertidumbre y hasta el momento no se han recuperado en lo mínimo las órdenes de trabajo.

La Organización Mundial advirtió de las perturbaciones que la crisis sanitaria estaba provocando en el intercambio comercial global. En junio, señaló que la contracción del comercio podría situarse entre el 13 por ciento y el 32 por ciento en 2020, y que la recuperación iba a depender de cómo actuaran rápidamente los gobiernos en el campo comercial, fiscal y monetario.

Lea además: Fitch dice que Ortega recurrirá a sus reservas financieras para sufragar el gasto público y pone en perspectiva negativa la economía

Se desploman los envíos y miles siguen sin trabajo

Nicaragua envió entre enero y mayo a Estados Unidos 169 millones de metros cuadrados en prendas de vestir, lo que equivale a una disminución en volumen del 24.88 por ciento respecto a los 225 millones de metros cuadrados exportados en similar periodo del año pasado, según la Otexa.

Esa reducción en volumen significa menos mano de obra en Nicaragua, porque el empleo siempre está vinculado al volumen o cantidad de órdenes que tengan las maquilas.

Al respecto García afirmó que de las 72,000 personas que estaban empleadas a inicios de este año en el sector textil y confección, 35,000 fueron suspendidas con la crisis actual y de esas aún siguen esperando el llamado 7,000 personas, es decir que estas personas podrían quedar en el desempleo si no mejora la situación este año.

Cabe destacar que el 60 por ciento de la produce zona franca está relacionada con las maquilas de textil y confección, siendo uno de los sectores que más genera empleo al país.

El economista y catedrático Luis Murillo señala que las estadísticas de Estados Unidos solo revelan la realidad de la crisis que está viviendo Nicaragua. “Cuando empezó esta pandemia se contrajo la demanda de consumo, sobre todo de bienes suntuarios, recordemos que la zona franca tiene pedidos de tiendas de marcas internacionales, que muchas han cerrado temporalmente, eso provocó una reducción en los pedidos y no quedó más que despedir a gran parte del personal, estamos hablando que en el sector hay más de 10,000 personas que quedaron desempleadas», sostuvo Murillo.

El economista señala que la situación podría afectar fuertemente la economía nicaragüense que se encamina al tercer año de recesión, cuya caída había sido menos pronunciada por el dinamismo que hasta ahora había conservado las empresas que operan en el régimen de zona franca y que el régimen de Ortega había reconocido el impacto positivo de estas en medio de la crisis. Datos de Otexa revelan que el año pasado Nicaragua captó en exportaciones textiles a Estados Unidos 1,806.79 millones de dólares.

Lea también:Ortega queda aislado financieramente. FMI apoya a cinco mandatarios de Centroamérica en lucha contra virus y esto es lo que dice sobre ellos