La nueva cuarentena de 30 días de Daniel Ortega

Daniel Ortega cumple este viernes 30 días sin aparecer en público, siendo ésta la segunda vez en el año que se ausenta por un tiempo similar. Entre marzo y abril estuvo ausente 34 días, lo que generó bastante expectativa sobre su estado de salud, debido a que el país ya estaba siendo azotado por la pandemia del Covid-19.

Aunque son habituales sus ausencias públicas de más de un mes, el pasado miércoles 24 de junio llamó la atención que su esposa y vicepresidente del país, Rosario Murillo, cancelara de forma tácita una comparecencia de Ortega que ella había anunciado el día anterior. “Estará con nosotros en los próximos días», dijo Murillo para dejar entrever que Ortega no hablaría ese día, lo que puede significar que hablará cualquiera de estos días o hasta el próximo 19 de julio, en el 41 aniversario de la revolución sandinista, la fecha más importante para el partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Este miércoles 8 de julio, Murillo adelantó que las actividades conmemorativas del 19 de julio se harán con conciertos de “Cantos a nuestra revolución», lo que supone que la comparecencia de Ortega podría ser virtual también. Ya la conmemoración del Repliegue táctico a Masaya había sentado un precedente con un concierto virtual y sin convocatoria a la tradicional réplica del repliegue.

Lea también: Del “virus importado» al repliegue virtual: cómo se ha desplomado la campaña de “normalidad» del régimen

Para los críticos, el hecho de que por primera vez Ortega no asista a un acto del 19 de julio –así como por primera vez no se realizó una réplica del repliegue–, es vista como una medida para protegerlo a él exclusivamente, porque sus adeptos no han dejado de ser convocados a actividades recreativas y partidarias, pero supondría una doble moral llamar a sus simpatizantes a participar en la tradicional reunión masiva del 19 de julio, mientras el caudillo aparece a través de las megapantallas desde su casa.

¿Superará su récord de 34 días?

Si Ortega aparece hasta el 19 de julio, habría estado ausente 39 días, lo que superaría su última ausencia de 34 días. Su última aparición fue el miércoles 10 de junio, cuando intervino en la Conferencia Virtual de Alto Nivel del ALBA-TCP sobre la Economía Post-Pandemia, donde se volvió a quejar de las sanciones aplicadas a sus familiares y funcionarios.

Lea Además: Daniel Ortega cumple un mes en cuarentena, siendo el único gobernante ausente en la pandemia del Covid-19

Antes de esa fecha estuvo ausente 22 días, tras haber aparecido el lunes 18 de mayo para conmemorar el natalicio del general Augusto C. Sandino, personaje que le da nombre al partido gobernante Frente Sandinista (FSLN). En esa ocasión, habló del cierre de la frontera de Costa Rica. Ese mismo mes había hablado 14 días antes, el lunes 4 de mayo, en la Cumbre Virtual del Movimiento de Países No Alineados, espacio que usó para insistir en que se suspendan las sanciones.

En los tres meses y 21 día que Nicaragua ha enfrentado sin medidas la pandemia del coronavirus–a partir del 18 de marzo que se oficializó el primer caso de Covid-19 en Nicaragua–, Ortega ha aparecido cinco veces y su discurso ha sido para persuadir a la comunidad internacional sobre el retiro de las sanciones.

Artículo 149 de la Constitución Política de Nicaragua

Aunque las ausencias de Ortega de más de un mes son controversiales, no implica responsabilidad penal ni un efecto jurídico, según la valoración del artículo 149 de la Constitución Política, que hizo el abogado constitucionalista Gabriel Álvarez.

Este artículo, se refiere a los períodos de ausencia del Presidente de la República por salir del país y a las faltas temporales de la esfera pública. El constitucionalista dejó claro que no se puede destituir, sancionar ni juzgar al presidente por privar de su presencia a la ciudadanía.

Lea También: Daniel Ortega recibe por ley un salario de 3,700 dólares de los impuestos nicaragüenses, entonces ¿dónde está? Temen plan macabro

El artículo 149 no establece faltas por no aparecer en público por más de un mes, que es el caso de Ortega. Lo que reglamenta son sus ausencias fuera del país. Por menos de 15 días fuera del país no necesita autorización de la Asamblea Nacional. El Presidente de la República puede estar ausente del territorio nacional más de tres meses con autorización del Poder Legislativo.