Asesinan a un indígena mayangna en la comunidad de Ahsawas, Reserva de Bosawas

Un indígena muerto y uno herido de gravedad fue el resultado de un ataque de colonos invasores armados, ocurrido al mediodía de este viernes 10 de julio en el territorio indígena Mayangna Sauni Bu, Reserva de Bosawas, Caribe Norte. Así lo denunciaron líderes indígenas en un comunicado dado a conocer este sábado.

De acuerdo con la denuncia, a eso de las 12:20 p.m. un grupo de colonos llegó a atacar “a sangre fría y sin ningún motivo» a comunitarios que se encontraban trabajando en sus parcelas, en la comunidad de Ahsawas.

El joven indígena Simón Silva, de 26 años, recibió un impacto de bala de escopeta y falleció de forma instantánea. También fue herido el señor Santos Gómez Pérez, de 50 años de edad, y en este momento se encuentra “entre la vida y la muerte», afirma el comunicado.

Luego del ataque, Gómez fue trasladado a la vecina comunidad de Amak y posteriormente, a las 5:00 de la mañana de este sábado, fue llevado al municipio de Ayapal, departamento de Jinotega.

“Estos tipos de ataques no son nuevos», advierte un líder mayangna que solicitó anonimato. “Solo este año ya contamos con 10 muertos de los comunitarios mayangnas de diferentes territorios y varios heridos en estado delicado».

Lea: ¿Por qué son tan frecuentes las matanzas de indígenas en Nicaragua?

Sepultan a los indígenas asesinados en Alal, en enero de este año. LA PRENSA/ Cortesía

Masacres en enero y marzo

El 29 de enero de este año cuatro indígenas mayangnas de la comunidad de Alal que se encontraban pescando en un río para aportar a la fiesta de acción de gracias, que se realizaría al día siguiente, fueron masacrados por invasores armados. Posteriormente el grupo de alrededor de ochenta colonos incendió 16 casas de Alal y mató unas veinte vacas. Los indígenas huyeron a la comunidad de Musawas, dejando el caserío vacío por varios días.

Lea: Así masacraron a los indígenas mayangnas en la Reserva de Bosawas

Dos meses después, a las 9:00 de la mañana del jueves 26 de marzo, tres indígenas mayangnas fueron masacrados por colonos mientras trabajaban en sus parcelas, en la comunidad de Wasakin, Rosita, Caribe Norte. Según la versión de la Policía, la matanza ocurrió cuando un grupo de miskitos llegó a las tierras de los comunitarios con la intención de desalojarlos y los agredió con armas de fuego.

De 2015 hasta febrero de este año, al menos cuarenta indígenas habían sido asesinados por resistirse a la ocupación ilegal de sus tierras, de acuerdo con el Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (Cejudhcan).

“Mañana no sabemos qué territorio será atacado. Nosotros somos víctimas de estas violaciones y las organizaciones nacionales e internacionales no han hecho nada al respecto», lamenta el líder mayangna. “No han mencionado temas como el Saneamiento Territorial, nunca lo hicieron y no lo harán».

“Tampoco el Estado se preocupa por la vida de nuestros hermanos mayangnas», dice. “En medio de la pandemia en nuestros territorios existe un virus peor que el Covid-19 y son los colonos».

Lea: CIDH condena ataque contra indígenas mayangnas en la comunidad de Wasakin