Barcelona pasa más apuros de los esperados

El Barcelona evitó que el Real Madrid se proclamara campeón de Liga en Granada. Que ya es mucho con la segunda parte que hicieron. Ganó en Valladolid sin pasar verdaderos apuros y vuelve a encomendarse a que falle el equipo de Zidane. Flojo partido de los de Setién, de más a menos, ante un rival sin urgencias que sólo les complicó un poco la vida en algunos minutos de la segunda parte. Arturo Vidal marcó antes del cuarto de hora y poco más que decir de un partido en el que se cumplió lo esperado. El chileno es el centrocampista con más del equipo y su resolutiva presencia ha sido decisiva en muchos partidos en los que sobraban pases. En la primera media hora ya se habían producido cuatro llegadas claras de los azulgranas pero no llegó el 0-2 que hubiera acabado con las esperanzas pucelanas. Volvió a tener un mal día Griezmann, que falló dos ocasiones y claras y fue cambiado al descanso con molestias. Trámite cumplido y a esperar. No depende de ellos ganar esta Liga.

Puede interesarte:

La temporada liguera del Barça está siendo un continuo carnaval. Cada jornada depende del disfraz que se ponga Messi. Los tiene de todos los tipos, pero el que más gusta a la afición no se lo ha puesto mucho. Me refiero al de D’Artagnan y los tres mosqueteros. Cuando el 10 hace suyo el famoso lema de “todos para uno y uno para todos» no hay quien le pare. Lo vimos en Villarreal con goles repartidos para todos y exhibición ofensiva. Pero en otros muchos partidos ha recurrido al disfraz de Juan Palomo y la cosa no ha salido siempre bien. Leo es el mejor jugador del mundo, puede ganar partidos él solo, pero para ganar el torneo de la regularidad necesita a su lado a mosqueteros. El ‘yo me lo guiso, yo me lo como’ no le llega a este Barcelona para marcar diferencias. La Champions puede ser otra historia porque son menos partidos, pero los últimos años se ha visto también que no le daba. En Valladolid se puso el disfraz del Hombre Invisible y el equipo no le vio. Nueva victoria para seguir en la lucha por el título, pero la situación sigue siendo muy complicada. Esperan que Granada y Villarreal se disfracen de superhéroes y acaben con el Madrid de las ocho victorias seguidas.