Sangre, confiscación y persecución. Eso significa para los movimientos campesinos el 19 de julio

Para la lideresa campesina Francisca Ramírez la definición de lo que significa la fecha del 19 de julio es :»Dolor» y el recuerdo, de lo que considera fue la “traición» del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) a los nicaragüenses que lucharon por derrocar a la dictadura somocista, ya que “se instauró otro régimen criminal que ha perseguido y asesinado a los campesinos».

“Los campesinos que hemos sido opositores a Daniel Ortega y al Frente Sandinista por historia, que vivimos la guerra de los años 80 y 90, hemos cargado con todo ese dolor y sufrimiento. Entonces para los campesinos, el 19 de julio siempre fue una fecha que nos repugnaba», afirmó Ramírez vía telefónica desde Costa Rica.

Ramírez lleva 22 meses en el exilio en Costa Rica, país a donde tuvo que huir con su familia por las amenazas de muerte y cárcel contra ella por parte de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, durante el contexto de la represión a las manifestaciones sociales que surgieron en abril del 2018.

Lea Además: Campesinos nicaragüenses exiliados en Costa Rica retribuyen ayudando a pobladores en Upala

El asedio, amenazas y represión ha sido una constante de parte del régimen Ortega y Murillo contra el Movimiento Campesino, que desde el 2013 se convirtió en la gran fuerza de resistencia a la Ley de concesión del Gran Canal Interoceánico, proyecto impulsado por el dictadura representaba la confiscación de las propiedades de los campesinos en la franja donde se supuestamente se instalaría la obra.

Crímenes de guerra, confiscaciones, economía destruida

Los crímenes de la guerra civil, la confiscaciones de propiedades, la destrucción de la economía y la instauración del modelo comunista que significó suprimir los derechos fundamentales, es la herencia del primer régimen de Ortega durante la década de los años 80 del siglo pasado, por lo que el Movimiento Campesino considera que no debe ser celebrado el 19 de julio.

“No debería de existir esa conmemoración. El Frente Sandinista, sus dirigentes, la utilizaron para enriquecerse con la sangre y dolor que ha vivido el pueblo de Nicaragua. La celebración del 19 de julio lo hemos visto como algo que no tiene sentido. Si tal vez hubiesen honrado esa lucha del pueblo contra la dictadura hasta 1979, si el interés hubiese sido garantizar una democracia verdadera en Nicaragua», afirmó Ramírez.

Lea También: Alianza Cívica y UNAB se suman a la contramarcha virtual del 19 de julio

A pesar de la represión orteguista, el Movimiento Campesino realizó más de cien marchas contra el Canal Interoceánico en varios municipios de la zona canalera. Tras el estallido de la rebelión en abril del 2018 de los estudiantes y jóvenes contra las reformas a la seguridad social, el campesinado se sumó a esa lucha logrando trancar la mayoría de los departamentos, aunque sufrieron igual los brutales ataques de los parapolicías y la Policía Orteguista.

Los crímenes de lesa humanidad que han documentado organismos de derechos internacionales y nacionales cometidos desde la jornada sangrienta a las manifestaciones sociales desde abril del 2018, para los dirigentes campesinos confirma que el régimen Ortega y Murillo traicionó la lucha revolucionaria de los años 70.

Este año las actividades de la celebración del 41 aniversario de la revolución sandinista no serán de aglomeración en la plaza Juan Pablo II, sino que serán de forma virtual. La vicepresidenta y esposa de Ortega, Rosario Murillo, quien es la que coordina esas actividades, anunció que serán virtuales, aunque no han admitido son forzadas por la pandemia del nuevo coronavirus Covid-19.

“Es repugnante esa fecha del 19 de julio porque sentimos que todo lo que vendía Ortega era una cortina de humo, con sus mentiras de ser un gobierno cristiano, solidario. Los campesinos estábamos claros de que no era nada de eso, sino que mandó a asesinar a campesinos, en la guerra de los años 80 y 90, y años después con la persecución contra quienes nos opusimos a la Ley canalera», señaló la dirigente campesina.

Puede interesarle: “Un golpe en la boca puede provocar la pérdida de los riñones». Los argumentos de los forenses para justificar violencia contra opositores de Ometepe

Cárcel a campesinos

Varios de los campesinos, incluidos dirigentes como Medardo Mairena y Pedro Mena, fueron encarcelados acusados falsamente de terrorismo y asesinato, siendo condenados a más de doscientos años de cárcel. Mairena y Mena permanecieron once meses en las mazmorras de la dictadura donde, denunciaron, sufrieron torturas físicas y sicológicas.

Ambos campesinos fueron excarcelados en junio del 2019 junto a más de 50 líderes de las protestas sociales, bajo una Ley de Amnistía aprobada por diputados orteguistas que son mayoría en la Asamblea Nacional, pero es una ley denunciada para otorgar impunidad a los responsables de la masacre.

“Ortega es una persona criminal»

“Daniel Ortega ha demostrado ser una persona criminal. En 2013 entregó la soberanía del país a un empresario, (el chino Wang Jing), y siempre dijimos que era un violador de los derechos humanos. La persecución a los campesinos desde el 2013 y la posterior represión desde 2018, hizo que pueblo despertara», afirmó Medardo Mairena, coordinador nacional del Movimiento Campesino.

Para Mairena no hay nada que celebrar el próximo 19 de julio en Nicaragua: “Debería ser una fecha para recordar supuestamente que triunfó la revolución, pero para nosotros los campesinos significó una robolución, porque lo que hicieron fue confiscar las propiedades a productores en el campo», afirmó.

“No fue que se fue un dictador (Somoza), sino que vino el que hoy nos ha sacado de nuestras tierras, asesinado a cientos de campesinos, entonces se volvió a repetir la historia del baño de sangre de hermanos nicaragüenses. Al final el mismo Frente Sandinista es luto y dolor para el pueblo de Nicaragua», agregó Mairena.

Decenas de campesinos tuvieron que exiliarse ante las amenazas de muerte y cárcel. Pero su exilio no ha coartado los deseos de lucha por una Nicaragua en democracia, aseguraron Ramírez y Mairena.