Movimientos juveniles de la UNAB cierran filas con similares de la Alianza Cívica en pugna dentro de la Coalición Nacional

Los movimientos de estudiantes y juveniles agrupados en la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) propusieron que el sector juvenil tenga cuatro sillas con derecho a voto para formar ser parte de la Coalición Nacional opositora. Esos cuatro lugares serían uno para los jóvenes de la UNAB (que agrupa a 14 organizaciones), uno para los movimientos agrupados en la Alianza Cívica, uno para los movimientos de los partidos políticos y otro más para el sector juvenil del Movimiento Campesino.

La propuesta fue oficializada a los representantes de las siete organizaciones miembros de la Coalición Nacional en la reunión del martes 14 de julio, por lo que los movimientos estudiantiles esperan una respuesta en un breve tiempo.

Los grupos de jóvenes y estudiantes de la UNAB, que participaron en la rebelión de abril del 2018, de esta forma cierran fila junto a los de los movimientos en la Alianza Cívica en rechazar la propuesta de que el sector tenga siete sillas en la Coalición, puesto que en la práctica consideran que así se les reduce su incidencia. Esto mientras que los partidos políticos tendrían doble voto en las decisiones de la oposición, puesto que las asociaciones de jóvenes partidarios responden a los intereses de los partidos a los que pertenecen.

Juventud de partidos no tienen independencia

En una conferencia de prensa virtual este 15 de julio, los jóvenes de la UNAB reiteraron su posicionamiento en que los partidos políticos ya tienen su voto individual en el Comité Nacional.

Lea Además: Movimientos de jóvenes no ceden a propuestas para sumarse a Coalición. Aducen que no aceptarán espacios decorativos

“La juventud que pertenece a la Unidad Nacional, la Alianza Cívica y el Movimiento Campesino pertenecen a la sociedad civil y cuentan con sus principios y autodeterminación. Las juventudes de los partidos políticos se rigen por los lineamientos de sus partidos, por tanto, no gozan con la total autonomía necesaria para decidir por ellos mismos, a diferencia de los jóvenes de organizaciones civiles», expresó el sector juvenil de la UNAB.

Postura del Sector estudiantil y juvenil frente a la Coalición Nacional. pic.twitter.com/YxUYhkWkxP

— Sector Estudiantil y Juvenil U. (@estudiantil_u) July 15, 2020

Lo ofrecido por las organizaciones en la Coalición es que se amplíen siete puestos en el Comité Nacional para que sean ocupados por el sector juvenil, de tal forma que en total el consejo lo integrarían 14 miembros al incluir a los de la Alianza, UNAB, el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), el partido indígena Yatama, el Partido Restauración Democrática (PRD), el Movimiento Campesino y la Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN) de miembros de la antigua Resistencia Nicaragüense.

Ese esquema supuestamente permite que el sector estudiantil y juvenil tenga el cincuenta por ciento de los votos en el consejo de la Coalición, pero los movimientos de la rebelión mantienen que es falso porque ellos ocuparían dos puesto mientras que el resto de partidos se garantizan doble voto, al incluir a los organizaciones juveniles de los partidos políticos.

Lea También: Eliminar el bipartidismo del CSE y la diputación regalada son dos temas claves para los opositores

Los cuatro movimientos estudiantiles participantes en la rebelión de Abril que son parte de la Alianza Cívica han propuesto que sean tres sillas para el sector juvenil, donde una sea para ellos, otra para los de la UNAB y una tercera para los agrupaciones juveniles de los partidos políticos. Lo planteado por los de la Unidad Nacional es dar un lugar independiente a los jóvenes del Movimiento Campesino que también han sido protagonistas en la lucha contra la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Los jóvenes de la UNAB también plantearon que la Coalición Nacional esté compuesta por el cincuenta por ciento del sector juvenil, “para lo cual proponemos que cada partido y estructura de la sociedad civil tenga en sus tres sillas» en el Comité Nacional. Esto significa que de los tres puestos que cada organización ya tiene en el consejo, una sea ocupada por representante de los movimientos juveniles. De hecho la UNAB es la única que cedió uno de sus tres puestos a los estudiantes, mientras que las otras seis organizaciones y partidos tienen a miembros de sus directivas.

Puede interesarle: Sangre, confiscación y persecución. Eso significa para los movimientos campesinos el 19 de julio

Para el sector juvenil en la UNAB también se debe acordar un sistema de votación en el consejo de la Coalición que evite que una sola organización tenga doble voto en las decisiones.

Otro aspecto es que se cree una estructura para el bloque joven en la Coalición Nacional que cuente con principios rectores de ese espacio, “y que los conflictos internos no pesen sobre el trabajo».