Por qué el ajuste tarifario en julio es efímero y los nicaragüenses deben prepararse para una fuerte alza en seis meses

La crisis que enfrentan los usuarios en el tema de la tarifa eléctrica es de nunca acabar. Especialistas consultados por LA PRENSA explican que el alivio del 3 por ciento que se aplicó en el pliego tarifario de julio es temporal y en enero del próximo año está reducción se compensaría con una alza exponencial cuando entre en vigencia otro ajuste en el mercado eléctrico y es por eso que los consumidores deben estar preparados para pagar más.

El aumento más fuerte se sentirá en la tarifa social, de manera que en enero del 2021 habrá un incremento del 18 por ciento para quienes consuman entre 101 a 125 kilovatios al mes, donde se encuentran la mayoría de los clientes de la empresa distribuidora de energía. Esto se deberá a cuatro aumentos que se aplicarán en los componentes de la factura eléctrica: 5 por ciento por cargo de energía, 5 por ciento en comercialización, 5 por ciento por alumbrado público y 3 por ciento por el deslizamiento de la moneda.

Para entender mejor el tema y prepararse para el golpe, es necesario que los usuarios conozcan la Ley 971, que modifica las Ley 272, de la Industria Eléctrica y la Ley 898, Ley de Variación a la Tarifa Eléctrica al Consumidor, la cual establece que el ajuste que se va ir dando en el subsidio hasta el 2022.

Por ejemplo para las familias que consumen entre 126 y 150 kilovatios al mes, el ajuste ocasionará un alza de ocho por ciento, luego que el subsidio eléctrico se reduzca cinco por ciento más el tres por ciento por deslizamiento. La ley detalla que este escalafón recibía un 10 por ciento de subvención en comercialización este año, pero el próximo solo tendrá un beneficio del cinco por ciento. A este segmento ya se le quitó el subsidio por alumbrado público.

Lea además: Tarifa de energía bajó sólo un 1.6 por ciento con respecto a diciembre del 2019

De manera que los más afectados serían los que consumen entre 101 y 150 kilovatios al mes. Pero además el sector domiciliar que consume entre 151 y 300 kilovatios al mes, porque hasta este año pagaban el 7 por ciento del IVA y el próximo pagarán 15 por ciento, o sea un ocho por ciento más que se verá reflejado en la factura, incluyendo el deslizamiento.

El economista Javier Mejía del Centro Humboldt manifestó que el primer golpe se sentiría con la aplicación del deslizamiento, el cual se mantendrá congelado entre julio y diciembre de este año y el próximo se comenzará aplicar normalmente.

El segundo punto que plantea Mejía es que la focalización del subsidio está afectando mucho a las familias por el contexto actual, donde muchos trabajadores han perdido su empleo debido a la pandemia.

“La reducción gradual del subsidio va continuar hasta el 2022, y mientras eso sucede la población comienza a resentir ese aumento, porque era un subsidio fuerte, estamos hablando que el cliente solo pagaba la mitad de la factura. Pero también hay que ver que esos ajustes se aplican en enero, no son de forma gradual, lo que causa un gran impacto en el bolsillo del usuario”, dijo Mejía.

La Ley 971 establece que el subsidio del 50 por ciento en la factura eléctrica será solo para quienes consuman de 0 a 100 kilovatios y quienes están en el consumo de 101 a 150 van a ir perdiendo ese beneficio hasta quedar estático en un 25 por ciento en el 2022.

Lea también:gimen anuncia reducción del 3% en la tarifa de la energía eléctrica. Especialistas aseguran que es insuficiente

Para Patricia Rodríguez, especialista en temas de electricidad el anuncio del Gobierno le pone un freno temporal al deslizamiento, pero no a la reducción del subsidio eléctrico, por lo que considera que en enero la tarifa comenzará a incrementarse gradualmente.

Pero además Rodríguez considera que “el 3 por ciento (de reducción) lo que hace es abonar un poco a lo que se pagó de más en el 2019 y a junio 2020”. En el 2019 la tarifa de energía incrementó casi un 20 por ciento y en entre enero y junio de este año un 1.42 por ciento, por el deslizamiento de la moneda.

Puede interesarle: Por qué la rebaja del 3% del Gobierno es una farsa. Especialistas explican cómo se pudo bajar hasta en 20% tarifa eléctrica y a quiénes se está protegiendo

Indec espera otra reducción en la tarifa

Por su parte Marvin Pomares, presidente del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor (Indec) expresó que tienen la esperanza que el gobierno aplique otra reducción en la tarifa.

“Nosotros esperamos que se aplique otra reducción en la tarifa este año, porque eso ayudaría a que la gente que va perdiendo el subsidio no sienta tan fuerte el golpe en enero, de hecho la vicepresidenta (Rosario Murillo) dijo que van a seguir analizando para ver qué posibilidad hay para que continué bajando la tarifa”, dijo Pomares.

A esto se suma que en lo que va del año el Indec registra 19,877 denuncias por alteración en las facturas de energía, es decir 2,954 denuncias más que en el mismo lapso el año pasado. La principal queja contra Disnorte-Dissur es por alteración de la factura de los hogares.

Jubilados también serán afectados

Pero no solo la tarifa residencial se verá afectada, pues según lo expuesto por la ley, los jubilados en el 2021 también verán una alza en la tarifa del ocho por ciento (tres por ciento de deslizamiento más cinco por ciento del ajuste establecido por el INE) para quienes consumen entre 151 y 300 kilovatios al mes y del 13 por ciento, (tres de deslizamiento más 10 de ajuste) para quienes están por encima del consumo de 300 kilovatios al mes.

La Ley 971 establece que las personas jubiladas que consumen entre 151 y 300 kilovatios al mes verán una merma en su subsidio del cinco por ciento, porque “recibirán un subsidio sobre la tarifa de sus primeros 150 kWh de consumo, de un 35 por ciento en 2020, un 30 por ciento en 2021 y a partir del año 2022 un 25 por ciento”.

Pero los jubilados que consuman más de 300 kilovatios al mes verán un aumento del 10 por ciento, porque la ley dice que “recibirán un subsidio sobre la tarifa de sus primeros 150 kWh de consumo, (…) de un 20 por ciento en el 2020, un 10 por ciento en 2021 y a partir del año 2022 se les aplicará la tarifa correspondiente».