¿Por qué agosto será clave para conocer el impacto de la plaga de langosta en Nicaragua? Urge identificar ahora los focos

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

En medio de la alerta de una posible proliferación de langostas que emitió el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa), los productores nicaragüenses se han reunido para establecer un plan de acción ante la ausencia del régimen de Daniel Ortega y los ministerios correspondientes obligados a tratar esta amenaza en el campo.

Aunque hasta el momento en Nicaragua no se ha detectado ningún brote de langostas voladoras, Julio Munguía, gerente técnico de Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), sostuvo que los productores deben estar preparados para hacer frente a la amenaza, pero los instó a no caer en pánico.

El técnico de Upanic señala que si el insecto se detecta ahorita, podría estar en la fase biológica de saltón. “En esta etapa de vida se puede controlar, porque a finales de julio y agosto comienza su fase de volador y ahí el control es un poco más difícil, pero siendo saltón se puede” contener.

“La plaga de la langosta se da todos los años. Nicaragua tiene un programa de vigilancia fitosanitaria y el Organismo Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa) es el que lidera en ese caso junto con el Ipsa todos esos programas, lo que pasa ahorita es que hay un estado de alerta porque en muchos países se ha detectado lo que se le llama mangas, que es una conglomeración de focos”, sostuvo.

Lea además: ¿Está preparada Nicaragua para atacar la langosta voladora en el campo? Temen que país dé mal manejo de plaga como el Covid-19

Munguía expresó que la langosta es dañina en la medida que está se sale del control, es decir si no se ataca a tiempo.

La langosta voladora (Schistocerca piceifrons piciefrons Walker) puede llegar a medir de 6.5 hasta 12 centímetros de largo y ataca cultivos de granos básicos y a unas 400 especies de plantas. Llegando a la etapa adulta, el animal tiene una franja subocular color café oscuro de forma triangular, líneas blancas desde la cabeza hasta por el largo de cuerpo y una línea negra sobre el borde superior externo del fémur posterior.

“Eventualmente aquí los productores deben estar preparados, pero no se debe crear el pánico, porque no es que van a venir las amplias mangas y van a devorar los cultivos del país, eso no se va a dar así. Creo que en ese aspecto técnico hay que ser bastante responsables, y sobre todo orientar a los productores”, explicó Munguía.

Lea también:Bukele alerta del ataque de langostas devoradoras que amenazan “nuestras cosechas” en Centroamérica

Actualmente El Salvador, Guatemala y Panamá ya tienen establecidos planes para atender esta plaga, que hace estragos principalmente en cultivos como maíz, frijol, sorgo, soya, maní, caña de azúcar, ají, tomate, cítricos, plátano, coco, mango y también pastizales.

Prepararse para una migración de langostas

Pero el productor no solo debe estar pendiente de los brotes que se puedan dar en su finca, también deben de estar en alerta ante cualquier migración de este insecto. Según datos técnicos de Oirsa las mangas de langosta centroamericana tienen la capacidad de migrar más de 150 kilómetros diarios, es decir de Ticuantepe a Chinandega o de Managua a Estelí.

Julio Munguía señala que si los vientos son muy fuertes y este animal está en etapa voladora, la migración se puede facilitar.

“Es una plaga que cada año está y debemos estar preparados para una eventual migración que puede haber, pero que no es una migración que cause daños económicos grandes, la respuesta está en el eficiente muestreo y control que hagan los productores”, sostuvo.

Puede interesarle:Ciclo agrícola de Nicaragua favorecido con un buen invierno, pero no hay suficiente financiamiento

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele divulgó fotografías de las langostas que se han identificado en plantíos salvadoreños. LAPRENSA/TOMADO DE FACEBOOK DE BUKELE

¿Los productores están preparados para tratar un plaga fuerte de langostas?

Álvaro Lacayo, productor de maní, admitió que en este momento el cultivo se está estableciendo y que será en agosto que esta plaga puede representar un peligro.

“Aquí en este país estamos sálvese quien pueda en todos los sentidos, entonces si tenemos un ataque de langostas los productores tendríamos que buscar cómo defendernos, aunque si entra un enjambre de langostas, que lo componen miles de millones de saltamontes grandes, y que perfectamente pueden devorar un cultivo entero en cosa de horas, es muy difícil de controlarlo, si no es con una coordinación de agricultores e instituciones de gobierno”, afirma Lacayo.

El productor manifestó que para tratar esta plaga se necesita de un programa integral que incorpore a los productores y al gobierno.“Pero con el gobierno no contamos, esa es la dificultad más grande que tienen todos los sectores económicos de Nicaragua, nosotros no podemos contar ellos”, dijo Lacayo.

De igual forma René Navas, presidente de la Cooperativa Agropecuaria de Productores de Semilla de Carazo, considera que los productores se sienten indefensos sin apoyo del gobierno.

“El gobierno no ha dicho qué se va a hacer con esto, la verdad es que cada productor tiene que prepararse para ver qué hace, pero hay que estar claro que si eso viene va a ser difícil controlarlo, el gobierno debe actuar como lo está haciendo El Salvador, porque en los próximos meses esto podría salirse de las manos”, dijo Navas.

Explicó que en este momento los plantíos de frijoles están tiernos y si viene la langosta acabaría con toda la plantación y las pérdidas serían catastróficas.

“Pero además para combatir la langosta, todos los productores debemos de estar en sintonía, pero si mi vecino no hace nada de qué me sirve que yo trate de controlar la plaga, la verdad es que hay que tomar medidas integrales”, dijo Navas.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele divulgó fotografías de las langostas que se han identificado en plantíos salvadoreños. LAPRENSA/TOMADO DE FACEBOOK DE BUKELE

Piden apoyo a organismos internacionales

Al respecto, los productores de caña de azúcar, ante la falta de un plan de acción del parte del gobierno, cuenta con un grupo de expertos a nivel regional que les dará orientaciones de cómo actuar si se presenta un foco fuerte.

“La verdad es que la langosta es algo que existe y ha existido siempre, el problema es que a veces hay brotes más fuertes, pero es un tema que siempre ha estado pendiente. Actualmente nosotros contamos con el asesoramiento de dos centros regionales de investigación para tratar esta plaga si se llega a presentar”, manifestó Mario Amador, Gerente General del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA).

Recientemente Agustín Moreira, agrometeorólogo del Centro Humboldt manifestó que el país no está preparado para atender la plaga de langostas, lo que podría provocar fuertes pérdidas en el sector productivo si no se actúa a tiempo.