Cepal: un millón dejará de ser clase alta. Economistas creen que recomposición social alcanzará al país

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), advierte que como resultado de la crisis sanitaria que ha generado el Covid-19, habrá “una movilidad económica descendente” en América Latina, es decir que se va ampliar los estratos de la población vulnerable, lo que a juicio de los economistas se verá con mayor intensidad en Nicaragua tomando en cuenta que es la segunda crisis que se vive.

El informe especial de la Cepal, que lleva por nombre “Enfrentar los efectos cada vez mayores del Covid-19 para una reactivación con igualdad: nuevas proyecciones”, detalla que todos los estratos sociales, desde la clase alta hasta la baja pero no pobre se contraerán, ensanchando los escalafones de la pobreza y pobreza extrema.

“Habrá un fuerte deterioro de la posición de los estratos medios: 33.5 millones de personas dejarían de pertenecer a los mismos (13 por ciento del total de personas que pertenecían a estos estratos) e ingresarían a los estratos de ingresos bajos. En particular, 32.8 millones de personas que antes de la pandemia pertenecían a los estratos medio-bajos pasarían a pertenecer a estratos bajos”, advierte la Cepal.

El organismo deja claro que hasta la clase alta se verá afectada, pese a que es la más diminuta y se ha caracterizado por su solidez.

Lea además: Pandemia achica a la delgada clase media de Nicaragua, ya exprimida por el régimen de Ortega

En ese contexto, el economista y catedrático Luis Murillo señala que apenas el 8 por ciento de la población nicaragüense estaría en este estrato de los que concentran mayores riquezas del país, donde están los megacapitales y la alta sociedad, que también se vería afectada por la recomposición de los estratos sociales en Nicaragua como ocurrirá en América Latina.

Murillo aclaró que entre las familias con megacapitales se estima que hay menos del 1 por ciento de la población nicaragüense, lo que son dueños de bancos y otras grandes empresas, que incluiría a los Ortega Murillo y sus testaferros.

El economista explicó que este estrato social hace grandes inversiones, dentro y fuera del país y tienen un fuerte poder político. “La clase alta tiene cimientos fuertes, porque su inversión no solo la canaliza a lo interno, tiene mucha inversión en el extranjero, pero también en este estrato tenés a funcionarios públicos que se han enriquecido ilícitamente, algunos de ellos han sido sancionados lo que los ha afectado”, expresó Murillo.

El análisis de la Cepal deja al descubierto que todos los países de América Latina han sido afectados con la pandemia y que solo del segmento de clase alta un millón saldrán de esa condición y que la clase medio alta también retrocederá tres millones al finalizar este año (Ver infografía arriba).

El economista Róger Arteaga, gerente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) señala que la situación para Nicaragua es crítica para todos los sectores porque el país, a diferencia del resto de la región, ha vivido dos crisis.

Lea también:Funides cree que el régimen de Ortega está haciendo muy poco para proteger el empleo y contener el aumento de la pobreza

“La afirmación de Cepal es muy cierta y en el caso de Nicaragua es todavía más grave, porque ni Honduras, ni El Salvador, ni Guatemala, ni Costa Rica, ni Panamá, estaban viviendo la crisis que pasó Nicaragua en abril del 2018; entonces a Nicaragua indudablemente es a quien más va a afectar esta situación porque se le juntaron dos crisis, que es la sociopolítica y la pandemia”, dijo Arteaga.

De igual forma el sociólogo Cirilo Otero coincide con Arteaga y sostiene que en Nicaragua las dos crisis juntas aumentaron los niveles de desigualdad.

“Ciertamente la Cepal y la FAO se juntaron para ver el impacto económico, y a las conclusiones que ellos llegan es que la pobreza extrema va a crecer, como consecuencia de una afectación en los estratos que están arriba de la pirámide, pero los ricos no se van a ver tan afectado sporque tienen sus ahorros y eso les permite sostenerse, entonces veremos que se va a abrir más la brecha entre ricos y pobres”, dijo Otero, que disiente de lo planteado por Murillo sobre el impacto de la crisis en los estratos más altos de la población nicaragüense.

La clase media se contrae

Pero además el informe de la Cepal indica que la crisis económica que ha generado el coronavirus ha contraído la clase media alta, intermedia y baja de la región.

Puede interesarle:Cepal pronostica que el Covid-19 dejará a más de la mitad de los nicaragüenses en miseria

Según el informe en América Latina antes de la crisis sanitaria había 380 millones de personas en este estrato y ahora solo hay 345 millones de personas, lo que equivale a una contracción de nueve por ciento.

En Nicaragua, una persona es de clase media cuando tiene ingresos desde 12.4 hasta 62 dólares al día, y muchas de esas personas que estaban en este rango de ingresos eran empleadas del sector privado, donde ha habido una oleada de despidos desde el 2018 por dos años de recesión y duras reformas fiscales impuestas por el Gobierno.

Aumentara la pobreza en el país

Y mientras las clases sociales altas y medias se contraen, la pobreza y pobreza extrema se ensanchan rápidamente no solo en Nicaragua sino también en América Latina.

Según la Cepal antes de la pandemia habían 118 millones de personas en pobreza en América Latina ahora se espera que esta se incremente a 135 millones. En el caso de la pobreza extrema esta pasará de afectar a 67 millones de personas a 96 millones, 29 millones más.

Arteaga señaló que en Nicaragua todos los estratos de arriba fueron afectados, y en consecuencia hubo un ampliación en la pobreza y pobreza extrema. “Las personas que están en pobreza extrema son los más vulnerables, los más indefensos, porque esta gente es la más afecta cuando se dan las crisis, sin embargo este gobierno no hizo nada para apoyar a esta gente, que hizo Nayib Bukele, sacó un plan de contingencia, moratoria en los servicios básicos, se le entregó paquetes de alimentos y subsidio, porque esa es una responsabilidad del Estado”, dijo.

De hecho, la Cepal indica que para proteger a los hogares más pobres, vulnerables y precarizados en medio de la pandemia, hasta el 3 de julio de 2020, unos 30 países de América Latina y el Caribe habían adoptado 190 medidas de protección social.

“Estas medidas incluyen transferencias monetarias, transferencias en especie y aseguramiento del suministro de servicios básicos. Las transferencias monetarias y en especie llegan a alrededor de 69 millones de hogares, a los que corresponden 289 millones de personas o el 44 por ciento de la población regional. El gasto previsto durante seis meses correspondería a 67,135 millones de dólares, alrededor del 1.3 por ciento del PIB de 2020”, revela el documento.

Recientemente la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) en su Informe de Coyuntura, dio a conocer que como consecuencia del retroceso de la economía, más de la mitad de la población nicaragüense al término de 2020 estarán sobreviviendo con menos de 1.76 dólares al día, que es la línea de pobreza utilizada por el centro de pensamiento para realizar sus cálculos.

A criterio de técnicos del centro de pensamiento, la pandemia traerá efectos en cadena que trastocarán todo la economía, aumentará el desempleo y en consecuencia el poder adquisitivo, provocando que la tasa de pobreza se sitúe entre 32.2 y 36.9 por ciento al finalizar 2020.

Este mes la Cepal estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) en Nicaragua caerá 8.3 por ciento, una contracción más profunda con relación al 5.9 por ciento estimada en abril pasado.