Coordinadora Universitaria reclama «espacios que se ganaron al enfrentarse al régimen en las calles»

La Coordinadora Universitaria por la Justicia y la Democracia (CUJD) exigen a los partidos políticos aglutinados en Coalición Nacional que dejen de condicionar sus lugares en la plataforma opositora, y les recordaron que fueron los estudiantes y jóvenes quienes se ganaron el derecho de tener las sillas para tener la representatividad que necesitan, al ser quienes se enfrentaron a las fuerzas de choque del régimen orteguista en las calles, lo que dio inicio a la rebelión de Abril del 2018.

“Como estudiantes y jóvenes no pedimos espacios políticos. Nos lo hemos ganado desde el 2018, porque fuimos los actores claves para el estallido social. Hoy vemos todas estas iniciativas de cambios políticos en el sistema de Nicaragua, gracias a que muchos de nosotros decidimos salir a las calles para salir a protestar contra lo que creíamos que no estaba bien», afirmó Katherine Ramírez, de la Coordinadora Universitaria.

El mensaje de los movimientos emergentes de la lucha de Abril fue al conmemorarse este 23 de julio el Día del Estudiante en Nicaragua, cuando se recuerda el asesinato de cuatro universitarios por la guardia somocista en la ciudad de León.

Un día como este jueves hace 61 años sucedió la masacre del 23 de julio de 1959, cuando fueron asesinados los estudiantes Erick Ramírez, Mauricio Martínez, José Rubí y Sergio Saldaña, en el ataque armado de la Guardia somocista contra la manifestación estudiantil que demandaba autonomía universitaria. Más de 60 jóvenes y maestros que encabezaban la manifestación resultaron heridos ese día.

Lea Además: Generación del 23 de julio reivindica el reclamo histórico de los estudiantes por los derechos civiles

Autonomía pasa porque Frente Sandinista salga de las universidades

La Coordinadora Universitaria agrupa a los movimientos de estudiantes emergentes de la lucha de abril del 2018, que ha sido contra otra dictadura, la dirigida por Daniel Ortega, quien en sus 13 años de poder con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), ha impuesto la corrupción en el Estado y la represión contra los sectores que demandan libertad, justicia y democracia.

Los movimientos emergentes, adversarios al orteguismo, presentaron una propuesta de agenda de lo que consideran debe cambiarse en el sistema para que, según dijeron, las universidades sean verdaderamente autónomas, dado que hoy responden al control político partidario del FSLN.

Al menos 328 nicaragüenses fueron asesinados en el contexto de la represión a las manifestaciones sociales desde Abril del 2018, la mayoría jóvenes. La dictadura emprendió una cacería contra los estudiantes al ser los que lideraron el alzamiento ciudadano. Los ha encarcelado, torturado, forzado su exilio por el acoso y amenazas de muerte y cárcel, y también fueron expulsados 144 estudiantes de las universidades públicas por su participación en la revuelta social.

Katherine Ramírez y Ariel Sotelo, de la Coordinadora Universitaria, señalaron que esa lucha en las calles contra la dictadura les da el derecho de demandar los espacios que les garantice al sector juvenil y estudiantil la plena autonomía y representación en la Coalición Nacional.

Lea También: Coalición Nacional y sectores juveniles siguen sin ponerse de acuerdo. Estas son las trabas que enfrentan

Sotelo explicó que las organizaciones en la Coalición no deben pretender aprovecharse de la lucha para alcanzar cargos públicos, puesto que recordó que hay temas más importantes como son liberar a los más de noventa presos políticos aún en las cárceles, lograr el retorno seguro de los más de cien mil exiliados nicaragüenses y reformas electorales que aseguren elecciones democráticas en el 2021.

Sotelo dijo que una agenda diferentes es inaceptable para los jóvenes. La Coordinadora Universitaria reiteró el rechazo a la posición de los partidos políticos, que quieren designar siete sillas al sector juvenil en el Comité Nacional de la Coalición, pero dar solo dos sillas a los movimientos de la rebelión agrupados en la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) y la Alianza Cívica, mientras los cinco lugares restantes serían para agrupaciones juveniles partidarias.

✊?Hoy presentamos la Agenda Común Universitaria, como el instrumento que contruirá la ruta hacia la democratización de los recintos universitarios y el rescate de la autonomía.

Sintonizá el Facebook Live hoy 23 de julio a las 10 am.

#LaCUDJResiste pic.twitter.com/Zsf2Sccqng

— Coordinadora Universitaria – Democracia & Justicia (@CudjNicaragua) July 23, 2020

Los jóvenes de UNAB propuso cuatro lugares que sería uno para ellos, la Alianza, el Movimiento Campesino y la de las agrupaciones juveniles de los partidos. Los de la Alianza piden tres sillas, que no incluye al grupo juvenil del campesinado.

“Nosotros no necesitamos permiso para estar en un espacio. Como sector hemos hecho una propuesta de cuatro votos, y para sentirnos representados en la Coalición Nacional esos cuatro votos deben ser asumidos como tal. Solo un joven y un estudiante puede representarnos, nadie más. Exigimos estos espacios que nos lo hemos ganado, porque le hemos demostrado a la sociedad nicaragüense que somos capaces de asumir responsabilidades y asumir que en este país, los jóvenes vamos a cambiar la historia», dijo Sotelo.

Puede interesarle: 61 años después se repite la historia en Nicaragua: estudiantes enfrentando a otra dictadura

Autonomía secuestrada

La Coordinadora Universitaria denunció que el contexto en Nicaragua no ha cambiado desde hace 70 años, debido a que el pueblo sigue enfrentando a una dictadura, que mantiene “secuestrada» la autonomía universitaria. “La dictadura persigue, encarcela y manda al exilio a estudiantes», denunciaron.

Entre los temas en la agenda de la Coordinadora Universitaria están reformas a la Ley de Autonomía de las Instituciones de Educación Superior (Ley 86), por cuanto actualmente, aseguraron, “no brinda a las y los estudiantes universitarios las garantías necesarias para que los principios fundamentales se cumplan a cabalidad».

“Esto en razón que, desde su aprobación en 1990, los redactores de la misma (académicos y militantes del FSLN) la elaboraron a su conveniencia, bajo intereses personales, para refugiarse en las universidades públicas bajo el escudo de la autonomía universitaria», sostuvo la Coordinadora.

Acabar con el monopolio de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) y el Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN), es parte de la agenda de los jóvenes, por cuanto recordaron que esas organizaciones “responder a intereses del partido de gobierno FSLN, a cambio de permanecer durante largos períodos en cargos públicos; ya sea dentro de las mismas o implementando cargos inexistentes en la planta docente». La agenda de la Coordinadora Universitaria seguirá en consulta con los estudiantes para presentar un documento final en los próximos meses.