¿Qué significa que Ortega haya convertido a Nicaragua en el país más expuesto al lavado de dinero en América Latina?

Nicaragua es el país con mayor riesgo para el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo en América Latina, superando inclusive a Panamá, el corazón financiero de la región, o la misma Colombia, con largo historial de conflicto armado y actividades de narcotráfico y terrorismo. De un puntaje de 10, la economía nicaragüense obtuvo 6.78 en el Índice Anual que publica el Instituto de Basilea, que este año evaluó a 141 economías y ubicó a Nicaragua en el puesto 16 alrededor del mundo como los más expuestos a estas prácticas ilícitas.

A medida que una economía se acerca al máximo de diez puntos, refleja mayor exposición al lavado de dinero e indica cuánto está haciendo cada nación en la aplicación de sus leyes y normas internacionales para combatir estas actividades ilícitas. En la edición del 2019, Nicaragua había mostrado una mejoría y obtuvo 6.53 puntos y se ubicó en el ranking de 125 economías en el puesto 21.

Según el nuevo ranking del Instituto de Basilea si se incorpora al Caribe, a Nicaragua solo le supera Haití, la economía más pobre de la región. Delante de estas dos naciones latinoamericanas solo se encuentran economías tan conflictivas o paraísos fiscales como Afganistán, Myanmar, Laos, Mozambique, Islas Caimán, Sierra Leona, Senegal, Kenia, Yemen, Camboya, Vietnam, Angola, Nigeria y Benin.

No obstante, en la edición anterior, es decir en el 2019, Nicaragua iba detrás de Paraguay y Haití y en seguida se encontraba Argentina. Incluso China era vista con mayor riesgo que Nicaragua, pero ahora el país asiático mejoró su nota y obtuvo un puntaje de 6.76 frente al 6.59 en el 2019 y se ubica en la posición 18 a nivel mundial, es decir en mejor posición que la economía local.

Esto representa otro golpe para Nicaragua, que este año fue incluida en la lista gris del Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi), por considerar deficiente la estrategia de combate del Gobierno en esta materia, luego que el país demostrara en años pasados avances significativos y que le había permitido salir de esa lista en el 2015. Además la Unión Europea la metió en su lista negra de países con los que las instituciones financieras europeas deben tener cuidado al momento de establecer relaciones financieras.

Lea además: Albanisa vinculada a red de lavado relacionada con PDVSA para crear negocios fachada

El impacto económico

Para el expresidente del Banco Central de Nicaragua, Mario Arana, es claro que hay un conjunto de factores que han llevado al país a ocupar esta posición en el índice del Instituto de Basilea. “Lo cierto es que el ranking se basa en información secundaria de varios informes que evalúan riesgos de corrupción, políticos, transparencia y otros elementos relacionados. Lo que sabemos es que en estos informes la posición de Nicaragua se ha venido deteriorando. En Nicaragua la misma transparencia de la información se ha oscurecido y hay mucho que no sabemos de lo que está pasando en la economía en general. Así que es una mezcla de todos estos factores los que están en juego”, explicó.

Además Arana, quien también es presidente de la Cámara de Comercio Americana (Amcham), dice que “las sanciones que se han aplicado por parte de Estados Unidos y países europeos son específicas en señalar problemas de lavado de dinero que afectan a varios individuos que han sido sancionados. Todo eso afecta la calificación que se le da al país”.

Estados Unidos ha señalado explícitamente a varios hijos del presidente Daniel Ortega de estar involucrados en actos de lavado de dinero, así como a altos funcionarios como el presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, Roberto López, entre otros.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri explicó que este resultado en el índice tiene dos impactos económicos: “como son el aumento del costo de obtención de recursos financieros en el mediano/largo plazo porque impone restricciones en el financiamiento externo y debilita la imagen país ante los inversionistas que buscan oportunidades de inversión.
Una muestra de esto es que en relación a nuestros vecinos con los que podríamos competir en atracción de inversiones, Nicaragua está 34 lugares por debajo de Honduras, 70 de El Salvador y 74 de Costa Rica”.

Un planteamiento en el que coincide el analista político y exdiplomático José Pallais, que “afirma que esto es una cuestión muy
negativa para el país porque limita la confianza, limita la disposición de los inversionistas de relacionarse con el país, establece sombras y dudas sobre todas las relaciones, movimiento de dinero que se originan y desde luego restringe las posibilidades de
desarrollo y crecimiento de Nicaragua”.

Lea además: ¿Qué significará para Nicaragua formar parte de la lista negra de lavado dinero de la Unión Europea? UE alista otro golpe contra Ortega

Resto de Centroamérica mejor posicionada

Este año Panamá obtuvo un puntaje 5.96 y se ubicó en el puesto 36 lo que significa una mejora comparado con el índice anterior, cuando le dieron 6.19 puntos y quedó en el puesto 34. A nivel de Centroamérica, Después de Nicaragua y Panamá, Honduras es el tercer país más vulnerable a las prácticas ilícitas, pero este año mostró una mejoría respecto a la edición anterior al registrar un puntaje de 5.54 y se quedó en el escaño 50. En el 2019 obtuvo 5.76 y estaba en el puesto 47.

Le sigue Guatemala en el puesto 72 y con un puntaje de 5.10, lo que significa un deterioro respecto a la edición anterior, pero aún sigue lejos de estar a la cabeza en el hemisferio de estas prácticas ilícitas. En el 2019 se ubicó en el escaño 88 y logró 4.75 puntos.

Entre los países con significativa mejora se encuentra El Salvador, que este año se ubicó en el peldaño 86 y se anotó 4.87 puntos. El año pasado registró 5.46 puntos y estaba en el puesto 54.

En tanto, Costa Rica es la economía menos vulnerable al lavado de dinero y financiamiento del terrorismo. Este año se ubicó en la posición 90 y obtuvo 4.76 puntos. En el 2019 el país se situó en el escaño 65 y cerró con 5.23, lo que muestra un avance en la lucha contra estas actividades ilícitas.

Más afectaciones

El analista político Eliseo Núñez manifestó que los resultados del índice de Basilea encarecerá las transacciones que realicen los nicaragüenses en el extranjero. “Lo primero es que el costo transaccional sube, ¿qué significa esto?, que cualquier transacción con una empresa o con una persona natural de Nicaragua es revisada más veces por agentes extranjeros, esto termina reflejándose en una tarifa financiera más alta o una comisión financiera más alta”.

A criterio de Pallais el régimen de Daniel Ortega ha descuidado la lucha antilavado, lo que lo ubica en una posición deshonrosa. “Este índice como se sabe es conformado en base a las informaciones del Gafi, principalmente por informes de transparencia internacional, del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional, entre otros organismos, y básicamente lo que se conoce es que muchas recomendaciones del Gafi no han sido atendidas por el gobierno de Nicaragua, que ha habido un relajamiento en los controles, un descuido, que ha provocado que el país ocupe uno de los lugares más destacados, pero deshonrosos, como un lugar de alto riesgo”.

Aguerri recuerda que el Índice de Basilea proporciona una imagen general del nivel de riesgo de Lavado de Activos de un país. “Para el caso de Nicaragua, ese indicador lo coloca como un país de alto riesgo, por las deficiencias estratégicas en su sistema de prevención ALA/CFT/CFP ( Lavado de Activos, contra el financiamiento al terrorismo y armas de destrucción masiva) así como por otros factores, como falta de transparencia pública, corrupción, derechos y riesgos políticos y un estado de derecho débil”.

Atraerá más sanciones

Al respecto el exgerente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Róger Arteaga manifestó que este informe traerá más sanciones de parte de Estados Unidos y Europa. “Ya Europa declaró que Nicaragua es un país de riesgo, pero con este informe se te afirma que es un peligro porque de 141 país, estamos en la posición 16, y así como vamos, cuidado Ortega nos lleva al primer puesto” a nivel mundial, expresó.

Arteaga señala que ahora las instituciones financieras internacionales van a ver con ojos de cuidado a Nicaragua, “eso en consecuencia va a producir menos financiamiento externo, va haber más recelo de las instituciones financieras para poder otorgar préstamos”.

“Prueba de ello es que ayer (el jueves) Estados Unidos firmó con Honduras, con el proyecto América Crece mil millones de dólares para Honduras, con este programa Mauricio J. Claver- Carone (aspirante a presidir el BID), vetó a que se le diera dinero a Nicaragua de ese programa, o sea que al país se le vuelve cada vez más complicado obtener financiamiento, sino vea lo que dijo Wálmaro en la Asamblea cuando se aprobó un préstamo con el Exibam de la India, que era más complicado conseguir fondos”, dijo Arteaga.

Lea además: Temen que el millonario movimiento de capital de la familia Ortega Murillo haya retornado a Nicaragua a la “lista gris» del GAFI

Todo comenzó con Hugo Chávez

Además de eso, advierte que “cuando vean que instituciones como Basilea esta calificándola a Nicaragua en un sitio de alto lavado de dinero, van a aislar aún más al país, eso a su vez va provocar recesión, que se va a convertir en una depresión económica”

Arteaga señala que la corrupción inició en el tiempo que Hugo Chávez vino al país, desde entonces la familia presidencial tuvo la tarea de lavar todo ese dinero. “Todo esto proviene de un dinero mal habido, hay que estar claro que Nicaragua no es un país rico, el problema surge cuando Ortega se alía con Chávez, entonces se trajo un cantidad de dinero difícil de manejar, por eso entraba al país en maletas que traía Chávez, eso fue un problema porque eran recursos ilegales y fue ahí que surgieron las empresas que comenzaron
a manejar los hijos de Ortega”, afirmó.