El drama que sufren familiares de los nicaragüenses varados en Peñas Blancas en espera de información

A unos metros de la aguja de la frontera de Peñas Blanca, el lugar nicaragüense que sirve como punto divisorio entre este país y Costa Rica, un grupo de mujeres espera, este domingo, noticias de sus familiares retenidos desde hace siete días por las autoridades nicaragüenses.

“Lo que queremos es saber noticias de ellos», dice una maestra de un colegio público, con los ojos llenos de lágrimas. Ella tiene a su madre, una señora de la tercera edad con enfermedades crónicas, y dos hermanos más, pero no dice su nombre porque teme represalias contra ellos.

Lea también: Nicaragüenses varados en Peñas Blancas reciben ayuda humanitaria

Los familiares de esta maestra forman parte de los aproximadamente 500 nicaragüenses que espera, en la frontera de Costa Rica y Nicaragua, la autorización del régimen orteguista para poder entrar al país, ya que les exige una prueba negativa de Covid-19.

Desde hace días que el grupo de nicaragüenses padecen en plena frontera, la cual ha sido reforzada con antimotines para evitar un posible ingreso a la fuerza. LA PRENSA/JADER FLORES

Pero la señora que quiere noticias de su madre no es la única en el lugar, el grupo está conformado por aproximadamente 10 mujeres y tres varones. “Me enoja que seamos tan poquitos en comparación con los que están dentro, no sé cómo las personas que tienen familiares aquí, no vienen para estar pendientes», dice otra mujer.

Lea además: Costa Rica pedirá prueba negativa de Covid-19 para salir hacia Nicaragua

Según estos familiares, están retenidas más de 300 personas. El sábado por la noche, las autoridades públicas anunciaron la liberación de 100 ciudadanos que venían de Panamá. El bus con estas personas se miró a atravesar la aguja de Peñas Blancas entre las 12 y las 1 de la madrugada.

El sábado Corner of Love brindó ayuda humanitaria a los nicaragüenses llevando comida, agua y otros productos. LA PRENSA/JADER FLORES

A las 8:30 a.m. de este domingo una camioneta que transportaba un ataúd forrado con plástico negro puso en alerta a los familiares. Algunos dijeron que era uno de los varados que había fallecido, pero minutos después otra versión señaló que se trataba de un nicaragüense que murió en Heredia, Costa Rica.

Puede interesarle: Régimen orteguista informa que 100 nicaragüenses ingresaron al país procedentes de Panamá

Varios de los varados descartaron que haya habido una muerte. Sin embargo, por las condiciones de hacinamiento y suciedad se mostraron preocupados de enfermarse de Covid-19. Además, han recibido durante varios días lluvia y sol.

En la frontera también están furgones varados. LA PRENSA/JADER FLORES

Los familiares dijeron que los varados realizaron un bloqueo en la frontera que impedía la movilidad de camiones. Sin embargo, fueron conminados por las autoridades nicas, quienes les prometieron sus liberaciones en un par de horas. “Fue una mentira y ahora los tienen más acordonados con más antimotines», dice Hilda Pineda, quien tiene a su dos hijos, una muchacha de 20 años y un varón de 24, que forman la masa de personas atrapadas en la frontera nicaragüense.

Lea también: Nicaragüenses varados en Peñas Blancas cierran paso de tránsito pesado como presión al régimen para que los deje entrar a su país